Agro > EXPOACTIVA NACIONAL

Aprender a cosechar carbono, meta vital para el agro uruguayo

El país ante dos actitudes clave: rediseñar sus sistemas productivos y sus políticas comerciales

Tiempo de lectura: -'

23 de marzo de 2019 a las 05:00

En Uruguay “tenemos que acostumbrarnos a cosechar carbono”, actitud que suena “algo raro”, pero que implica concretamente “meter el carbono debajo del suelo”, contemplando un reclamo mundial “ que es urgente” y “que significa en realidad contemplar la necesidad de hacer manejos que incorporen materia orgánica y den más fertilidad a los suelos”.

Ese concepto fue expuesto a El Observador por el consultor Eduardo Blasina, de Blasina y Asociados, uno de los expositores en el ciclo de conferencias que se desarrollaron en la 24ª Expoactiva Nacional, quien abordó en la Sala de Conferencias el tema “Agroecología y competitividad, una agenda de corto, mediano y largo plazo”.

Considerando esa demanda, una de las actitudes clave a incorporar en el ámbito productivo nacional es “empezar a medir todo eso, algo que no estamos haciendo”, un aspecto tan relevante como “empezar a mostrar que lo estamos haciendo y que es algo que nos preocupa porque los consumidores ya lo están exigiendo”.

Blasina, tras exponer en un auditorio colmado, incluso con gente que atenta a la charla pero fuera del galpón, afirmó que con celeridad se viene una época en la cual los temas ambientales van a ser mucho más importantes que lo que lo han sido hasta ahora.

Eso, remarcó, “va a llevar a un rediseño de los sistemas productivos, para lo cual hay que estar preparado, tanto como para al mismo tiempo “evaluar un rediseño de las políticas comerciales”.

Eso implica la existencia de amenazas, pero también oportunidades.

 

 

Entre las primeras están eventuales decisiones de mercados que exijan algo que no se cumpla. Entre las segundas, el Uruguay agrícola-ganadero, la agricultura con base en pasturas, que puede ser algo que le otorgue al país, a su producción de exportación, un posicionamiento distinto al de los países vecinos, con quienes se compite directamente, dado que ellos practican una agricultura mucho más contínua y que se hace mucho más sobre zonas que eran de vegetación nativa que se ha ido desmontando, lo que se irá viendo cada vez con mayor preocupación.

Blasina, reanudando la consideración del valor que tiene todo lo relacionado con el cambio climático, señaló que en tanto se desarrollaba la Expoactiva se manifestaba en Estados Unidos, en una zona clave de ese país, en su corazón agrícola, la mayor inundación de la historia, en un claro ejemplo de fenómenos climáticos adversos cada vez más frecuentes, inesperados y de mayor porte.

Reitero que, dada la mencionada demanda, especialmente desde mercados consumidores de alto valor, Uruguay tiene una ventaja en el marco de la lógica del Uruguay Natural, “pero hay que darle contenido a eso, respaldo, porque sucedió todo lo de las cianobacterias y de inmediato generó en la población alarma y la percepción de que la agricultura es la culpable cuando en realidad evitar eso es una tarea de todos, en la que la agricultura no puede estar ajena a revisar cómo se produce y demostrar que se hace una agricultura ecológicamente responsable”.

“Uruguay tiene en sus manos un potencial de revalorización de sus productos extremadamente interesante”, concluyó Blasina.

 

 

 

Las perspectivas para los mercados

Consultado sobre lo que puede suceder a corto plazo básicamente en dos segmentos clave, la producción y comercialización de carne y granos, Blasina dijo que avizora “muy firme a la carne y muy flojos a los granos”.

Esa realidad, adelantó, “debería ayudar a meter más las pasturas en los campos”.

Expresó que se viene una cosecha muy grande de soja, teniendo como marco una guerra comercial entre China y Estados Unidos con final incierto, sin que se vea cómo puede en la oleaginosa un salto de precio que la lleve a los US$ 330 o US$ 340 por tonelada que los productores siguen esperando.

Puntualizó como factores a tener en cuenta que en Argentina, Brasil y Uruguay se cosechará más que en la zafra pasada, lo que señaló como “un cosechón”, en tanto los chinos diversificaron su uso de alimentación con base en un problema sanitario relacionado con la producción porcina que ha moderado la demanda del grano, “lo que establece un juego de ajedrez en la que la gente espera una chance de mejora de precio que demora en aparecer”.

En el caso de la ganadería, tenemos una escasez muy fuerte de novillos, con China prefiriendo carne vacuna a la porcina por lo ya mencionado, siendo un mercado “tremendamente firme”, dijo.

Por lo tanto, concluyó, “en esos dos grandes sectores el panorama es muy diferenciado” y eso “debería aprovecharse, como dije, para darle paso con más importancia a las pasturas con todo lo que eso implica”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...