Nacional > EL TISA EN LA PICOTA

Argumentos para quedarse o irse

Los técnicos presentan razones a favor y en contra de la firma de un acuerdo que genera incertidumbre en el sistema político

Tiempo de lectura: -'

24 de agosto de 2015 a las 05:00

Hace dos semanas el presidente de la Cámara de Comercio y Servicios, Carlos Perera, y el de la gremial de las Zonas Francas, Orlando Dovat, admitieron en una evento con empresarios que desconocían el alcance real del TISA (acuerdo global sobre servicios). La incertidumbre también llega a académicos, economistas, actores sociales y políticos.

Mientras el Frente Amplio se apresta a rechazar el acuerdo, El Observador se propuso consultar actores relevantes del ámbito universitario, empresarial, político o sindical sobre qué efectos tendría en el mercado uruguayo firmar o no el acuerdo en base a argumentos técnicos. De los diez consultados la mitad rechazaron hacer declaraciones al admitir que desconocían en profundidad el tema.

El TISA es una negociación que hasta ahora integran 24 naciones, incluida la Unión Europea, Australia, Canadá y EEUU. De la región están Paraguay, Perú, Colombia y Chile. Los estados que negocian representan a su vez 70% del comercio mundial de servicios.

El tratado busca establecer un conjunto de reglas para el comercio mundial de servicios, entre las más relevantes la libre competencia entre firmas nacionales y extranjeras y el no establecer un límite de proveedores. Como diferencial de los acuerdos multilaterales realizados en el marco de la Organización Mundial del Comercio, el TISA, un acuerdo plurilateral, permite a todos los países excusarse de liberar áreas que consideren sensibles por motivos técnicos o políticos.

La apertura comercial como una política necesaria, el peso de los países negociadores del TISA en el comercio mundial de servicios, la posibilidad de ser discriminados por las naciones que sí firmen el acuerdo y la pérdida de una oportunidad para mejorar la calidad de los productos en base a la competencia fueron los argumentos de quienes se manifestaron a favor.

Del otro lado fue puesto sobre la mesa el riesgo de cambio de reglas de juego para sectores como el financiero y las telecomunicaciones, la minoritaria presencia de los servicios en la balanza comercial como sector beneficiario en detrimento de las áreas que se abren, el desconocimiento de los medios de regulación y que socios comerciales como China, Brasil y Argentina no están participando.

El TISA es una negociación que hasta ahora integran 24 naciones, incluida la Unión Europea, Australia, Canadá y EEUU. De la región están Paraguay, Perú, Colombia y Chile.

En un evento organizado en abril por la Cámara de Comercio Uruguay Estados Unidos, el ministro de Economía, Danilo Astori, sugirió que quedar fuera del acuerdo generará desempleo.

"El 40% de las exportaciones de la informática Uruguaya van a EEUU, y eso es empleo, producción, ingresos. ¿Qué pasa si nosotros no participamos de esta conversación y países competidores de Uruguay hacen acuerdos entre ellos ventajosos y desplazan a Uruguay del mercado? Sería gravísimo. Por eso creo que tendríamos que estar en las conversaciones", dijo.

El integrante de la Red de Economistas de Izquierda, Antonio Elías, que rechaza incluso integrar las negociaciones, desestimó ese impacto y además sostuvo que, en caso de existir, sería insignificante para el mercado uruguayo. "La exportación de servicios globales es solo 6% de la balanza de pagos de Uruguay en 2014 de los cuales solo 2% sería de informática y call center. O sea, eso es todo lo que hay para ganar. Uruguay no es un exportador de servicios, es un país exportador en un 77% de bienes y no de servicios", dijo. "Si es un área tan pequeña de nuestra economía no sé cuál es el desempleo que pueda generar. Además, de todas maneras, la mayor parte de esto se hace en zonas francas y no tiene ninguna limitación. Cualquier cosa puede generar desempleo pero el espacio es tan pequeño que no tiene significado", agregó.


Plazos

El Ministerio de Relaciones Exteriores estima que la negociación del TISA se extienda al menos 18 meses, según dijo hace dos semanas el vicecanciller, José Luis Cancela.


Los argumentos

Sergio Abreu


Excanciller blanco

"Una de las posibilidades es que entre ellos se van a hacer concesiones y preferencias y esto puede complicar incluso el acceso nuestro a terceros mercados. Hay una gran crítica de la izquierda sobre el trato nacional en los servicios monopólicos, pero no es tan así. Hay listas negativas. Acá es un problema de apertura. ¿Cuál es el problema que tiene la apertura para mejorar la competitividad y la productividad?".


Franciso Ravecca

CEO de Aguada Park

"¿Todo el mundo se arrepintió de dejar pasar el tren la primera vez y se va a dejar pasar de vuelta? No tiene sentido. Creo que tenemos que tratar de buscar acuerdos con la mayor cantidad de países posible, como ha hecho Chile, y estar en buenos términos con el mundo y trabajar con el mundo, y no enceguecernos con el Mercosur que se está cayendo a pedazos. Dejar pasar la segunda oportunidad sería un crimen".


Marcel Vaillant

Dto. Economía de Udelar

"Hay muchas incertidumbres todavía como para decir hay que firmar o hay que suscribir el acuerdo. Eso sería totalmente irresponsable. No es eso lo que está en discusión. Lo que está en discusión es participar o no participar en la negociación. Por eso no se entiende en estas circunstancias una posición que diga no negocio o no participo porque anticipo que no me va a servir".


Antonio Elías

Economistas de Izquierda

"Plantea un conjunto de desregulaciones de la economía que no es para nada conveniente, porque además es a cambio de nada. La exportación en informática y call center son 2% de la balanza de pagos. Entonces, los países negociarían entre ellos algo que para nosotros es absolutamente insignificante en nuestras exportaciones y se abren sectores muy sensibles como el financiero y las telecomunicaciones".


Leonardo De León

Senador de la Lista 711

"Este tratado busca desregular algunos sectores para dar la participación en igualdad de condiciones a corporaciones internacionales. No quiere decir que no puedan participar en Uruguay, pero que lo hagan en base a políticas del país y no en base a normas internacionales. Además, geopolíticamente nuestros principales socios comerciales no están dentro de la negociación y también es un elemento a considerar".


REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...