Cargando...
Lionel Messi, el campeón más merecido de la historia del fútbol

Qatar 2022 > OPINIÓN

Así se sale campeón del mundo: liderazgo, talento, dientes apretados y alguna manito también

De ver a la Generación Dorada en Río 2016 a ver a Messi campeón del mundo: las grandes razones (y las accesorias) que hicieron a Argentina el merecido rey

Tiempo de lectura: -'

18 de diciembre de 2022 a las 18:51

En los Juegos Olímpicos de Río 2016 vi a Argentina ganarle en básquetbol a Brasil a cancha llena y me salieron estas palabras. La selección de fútbol acumulaba por esos años tres finales perdidas. Y parecía que entonces nada servía. Los hinchas le hacían memes a Gonzalo Higuáin, que era una bestia del gol en Europa, le endilgaban a Ángel Di María que era un pecho frío porque se había lesionado en un par de finales y le enrostraban a Lionel Messi que con la selección no podía jugar al mismo nivel que en Barcelona. 

Pasar del cielo al infierno siempre ha sido una extraña habilidad de nuestro hermano pueblo. Hoy parece todo haber cambiado radicalmente. Pero lo que cambió fue la siembra que se hizo en el camino rumbo a la consagración en Qatar. 

Con Lionel Scaloni, Argentina logró un liderazgo silencioso y sin estridencias. 

Se tuvo que bancar las críticas de sus colegas, de Diego Maradona y de la mayoría de la prensa. Pero armó un equipo para salir campeón del mundo y lo sacó campeón del mundo. No cualquiera. 

¿Cómo lo hizo? Logró el compromiso de sus jugadores, los convenció de una idea futbolística y los convirtió en una máquina de ganar. 

Un compromiso que varios años después los hermanó con la Generación Dorada del básquetbol. 

Ganar un Mundial no significa necesariamente jugar mejor o más lindo. Esa es una discusión banal. Seguramente la mejor expresión futbolística del Mundial fue el 7-0 de España a Costa Rica. Pero España no estuvo a la altura de nivel campeón mundial, cuando los rivales jugaron sobre su potencial buscando maniatarlo. 

El festejo argentino: digno campeón

Para ganar un Mundial se necesita lo que tiene este equipo de Argentina. Solidez defensiva, mentalidad ganadora, buen pie, capacidad física y talento individual. Pero Argentina tiene algo que las demás postulantes verdaderas al título (Francia, Portugal, Inglaterra, Brasil) no tenían: al mejor jugador del mundo. 

Lionel Messi necesitaba su Phil Jackson. El hombre que sacó la mejor versión de Michael Jordan haciendo mejor a sus compañeros en Chicago Bulls. 

Y Scaloni lo rodeó de futbolistas que juegan la pelota redondita, que corren por él y que saben cómo encontrarlo en la zona del campo donde es determinante. 

Como con un solo talento no alcanza, Argentina tuvo al mejor golero del torneo, lo que equivale a decir que es el mejor golero del mundo (Emiliano Martínez), tiene a uno de los mejores centrales del mundo que es Cristian Romero, quien había comenzado flojo, tuvo al mejor lateral derecho del certamen junto con Achraf Hakimi que fue Nahuel Molina y tuvo al mejor mediocentro que fue Enzo Fernández. Además de Messi, claro. 

El Dibu Martínez, golerazo

También tuvo profundidad de plantel: Fernández no arrancó de titular, Alexis MacAllister terminó disimulando la ausencia de Giovani Lo Celso, y Julián Álvarez le ganó el puesto a un Lautaro Martínez peleado con el gol.  

Hay que morder al rival para ganar. Como en la final de la Copa América 2021 en Maracaná. Pierna fuerte sin regalarse. Personalidad para jugar las divididas. Amor propio. Y ese valor está en el ADN del fútbol argentino. Tanto como la obsesión por el pase corto como forma de sentir y construir el juego. 

Por último, la influencia de los arbitrajes también tienen su peso específico en la definición de un certamen. Ojo, por debajo de los componentes futbolísticos. Pero tienen. 

Dentro de una lógica absurda de cobrar penales ante contactos mínimos en el área, que hace jugar a los defensores en puntas de pie en el área, que divorcia al fútbol de su calidad natural de deporte de contacto, Argentina se vio favorecida de varios penales dudosos, finos, polémicos discutibles. Para quien esto escribe, no hubo penal de Wojciech Szceszny sobre Messi en el partido ante Polonia y sí lo hubo en semis, en Argentina - Croacia, de Dominilk Livakovic sobre Julián Álvarez.

Si todo contacto mínimo es penal, entonces que lo sean todos. Los de Darwin Núñez y Edinson Cavani (este tuvo poco de contacto mínimo, fue de los más evidentes) en Uruguay - Ghana, el de Sofyan Amrabat sobre Josko Gvardiol en el tercer puesto o el de Enzo Fernández sobre Marcus Thuram cuando la final estaba 3-3. Tan fino como el de Jules Koundé sobre Ángel Di María que sí se sancionó. 

Enzo Fernández, la revelación del torneo

Pero FIFA no da explicaciones, las repeticiones de las jugadas se esconden (todavía estamos por ver si hubo córner a favor de Croacia en la jugada previa al penal a favor de Argentina ante Croacia) y los jueces están totalmente desorientados entre fueras de juego imperceptibles, manos que necesitan de 200 interpretaciones para ser sancionables o no. y roces que se sancionan como patadas por el capricho de los burócratas de saco y corbata que se sientan en la IFAB, escocés en mano, para forzar y desnaturalizar las reglas del juego.

No por eso ganó Argentina. Los arbitrajes dan y quitan. Ganó porque tuvo al mejor y a varios de los mejores, porque sintió la camiseta de la forma en que la sentían los Ginóbili, Scola y Nocioni, y porque tuvo la enorme fortaleza mental de sobreponerse a los momentos más complejos en que los pusieron los Arabia Saudita, Holanda y Francia. Salud campeones. Y que la FIFA le devuelva al fútbol el hermoso valor de su simpleza.  

 

 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...