Nacional > PELIGROS DEL INVIERNO

Bronquiolitis, la enfermedad que amenaza a los bebés con la llegada del frío

Los nacimientos prematuros son los más vulnerables a padecer complicaciones respiratorias con desenlaces severos 

Tiempo de lectura: -'

17 de mayo de 2019 a las 05:00

Los meses más fríos del año llegan acompañados de enfermedades que suponen una amenaza para la salud de la población, especialmente para quienes tienen un sistema inmunológico delicado. Y aunque la gripe es la patología más famosa del invierno, en esa estación también circulan otros tipos de virus capaces de ocasionar severas complicaciones respiratorias. La bronquiolitis, por ejemplo, es una de las dificultades más graves que ataca a los niños y bebés.

Se trata de una afección que obstruye las vías pulmonares. Se contagia fácilmente por el aire y las manos sucias. En concreto, la transmisión se produce de una persona a otra al estar en contacto directo con las secreciones nasales infectadas. Y cuanto más pequeño es el niño expuesto, mayor es el riesgo de padecer complicaciones severas, hasta el punto necesitar hospitalización intensiva con asistencia de respiración mecánica.

“El Virus Sincicial Respriatorio (VSR) es la causa más frecuente de infección respiratoria aguda en los menores de dos años. En el 30% de los casos provoca bronquiolitis y neumonía, siendo especialmente grave en los menores de 12 meses”, explicó a El Observador Gabriela Bazán, pediatra-neonatólga, coordinadora del equipo del prematuro severo de Médica Uruguaya. Incluso, según detalló la especialista, la patología pude llegar a ser mortal.

Los bebés prematuros -aquellos que nacieron antes de la semana 37 de embarazo y/o hayan pesado menos de 1.500 kilogramos- son el grupo de mayor vulnerabilidad, aunque la alerta también incluye a bebés nacidos a término menores de seis meses, y todo niño menor a dos años. “Todos los chicos están en riesgo, pero la amenaza es mayor para los prematuros porque tiene una capacidad pulmonar inferior al resto y pueden acabar hospitaizado en CTI”, aclaró Bazán.

La pediatra indicó que la bronquiolitis representa una riesgo para la salud pública por el gran número de internaciones que conlleva en los bebés. Cuatro de cada diez niños que ingresan al Hospital Pereira Rossell durante el invierno entran con el registro positivo del virus VSR, informó.  

Indicadores

La bronquiolitis se caracteriza por la acumulación de mocos dentro del pulmón, lo que puede provocar, a su vez, broncoespasmo. Por eso los niños que enferman necesitan medicación broncodilatadora o corticoides para poder abrir las vías respiratorias que están cerradas y así, entonces, movilizar las secreciones, explicó Bazán.

Es importante recordar, dijo, que los bebés no saben expectorar, ni tampoco pueden destaparse ni sonarse la nariz voluntariamente. “El moco  que queda acumulado hay que sacarlo de alguna manera porque está tapando los bronquios y eso genera problemas”, agregó la médica. Sucede que los bebés respiran únicamente por la nariz porque no saben hacerlo por la boca, y si no tienen despejadas las vías respiratorias puede quedarse sin oxígeno. 

La principal señal que se salta a la vista es la presencia de mocos. Primero en forma de agua y luego más espesos. Puede aparecer, eventualmente, algo de fiebre, pero pocos grados. El niño manifiesta, además, falta de apetito y pasa dormido más tiempo que el habitual. “También es probable que tenga tos o que esté incómodo. Cualquier tipo de cambio en su comportamiento habitual puede servir como señal”, afirmó la pediatra e insistió en que, ante cualquier duda, hay que consultar al médico.

“Todo empieza por un resfrío pero puede evolucionar a un cuadro mucho más complejo y riesgoso”, acotó. La respiración ruidosa con silbidos es otro indicador, que va acompañada también por un color de piel azulada o muy pálida.

Vacunas

Actualmente no existe una vacuna para prevenir el virus VSR, pero el Fondo Nacional de Recursos (FNR) administra un anticuerpo intramuscular que protege contra la bronquiolitis. Este beneficio lo reciben, únicamente, los bebés prematuros nacido antes de la semana 29 de embarazo o aquellos que hayan desarrollado broncodisplasia o algún tipo de cardiopatía congénita compleja.

Aunque la vacuna antigripal se aplica para combatir otra enfermedad, Bazán aclaró que ese compuesto puede colaborar a prevenir complicaciones. “Insisto, todo empieza por un resfrío. La vacuna de la gripe, en ese sentido, ayuda. Es importante que los padres tengan la conciencia de vacunar a sus hijos”, remarcó la pediatra.

Prevención

Al no existir una vacuna para combatir el virus, el único camino para prevenir el contagio es mediante hábitos que permitan cuidar el entorno del bebé. Entre ellos se destacan cumplir con el calendario nacional de vacunación, tanto del niño como el de los adultos que interactúan con él, concurrir a los controles médicos rutinarios, evitar el humo de cigarrillo en los hogares y mantener los ambientes de la casa ventilados.

Los especialistas también aconsejan mantener la lactancia materna todo lo que se pueda, ya que ese alimento proporciona los anticuerpos que necesita cada niño. Asimismo, se sugiere adquirir la costumbre del recurrente lavado de manos.  

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...