Cargando...

Economía y Empresas > Señales positivas

Cámara Pesquera reivindicó estado de sus barcos y tendió la mano al sindicato: “Hay que dejar de vernos como enemigos”

El presidente de la CIPU respondió a las críticas del Suntma sobre las condiciones laborales de sus trabajadores y criticó "actitudes de tiranía" del gremio 

Tiempo de lectura: -'

16 de junio de 2022 a las 10:27

La Cámara de Industrias Pesqueras del Uruguay (CIPU) respondió a las graves denuncias del Sindicato Único de Trabajadores del Mar y Afines (Suntma) respecto a las malas condiciones de trabajo, reivindicó el estado de la flota y llamó al gremio a “trabajar en conjunto” y “dejar de verse como enemigos”.

El pasado lunes, el Suntma denunció que las condiciones laborales que les dan las empresas son “del siglo 18” y criticó a la CIPU por un “ataque mediático continuo” hacia el gremio.   

El presidente del Suntma, Alexis Pintos, dijo, entre otras cosas, que los trabajadores del sector pesquero “no están en caja, no tienen baño y no tienen ropa adecuada”. A su vez, sostuvo que los barcos tienen más de 60 años y que “la realidad de los pescadores” es que están “en condiciones del siglo 18”.

Juan Riva-Zucchelli, presidente de la CIPU, respondió, en diálogo con El Observador, a los diferentes puntos planteados por Pintos. Según el empresario, la flota pesquera industrial se compone de 50 barcos operativostodos con los certificados de navegabilidad al día emitidos por la Prefectura Nacional Naval (Prena)”.

“Para contar con esos certificados los buques son inspeccionados y entran a dique siempre que así lo determine la autoridad competente para el mantenimiento correspondiente. El barco con más antigüedad respecto a su última inspección o entrada a dique es de 3 años”, aseguró. 

El empresario también específico que la edad y condiciones de los buques varían según la empresa y el tipo de actividad. En ese sentido, ejemplificó que los buques que pescan merluza negra en aguas internacionales son de última generación mientras que los de mayor antigüedad están en la flota industrial de mediana altura (costera).

“Es importante destacar que, en tema buques, la edad no es sinónimo de obsolescencia. Hay barcos que tienen varias décadas y han tenido importantes inversiones con reformas y mejoras, quedando muy poco del buque original. Nuevos sistemas de navegación, cambios de chapa, de motor, mejora en la habitabilidad, son solo algunas de las mejoras que las diferentes empresas van realizando, ya que de no hacerlo, es inviable lograr una eficiencia operativa y por lo tanto la necesaria competitividad”, dijo.

Riva-Zucchelli también negó la afirmación de Castro en cuanto a que los barcos no tienen baño, que los trabajadores “no están en caja” y que no tienen ropa adecuada. En ese sentido, afirmó que “todos los barcos cuentan con baños con ducha” y que además, con los años, los barcos “se han ido adaptando a las condiciones de confort de la vida moderna” donde destacó que poseen televisión, microondas, música, freezer y telecomunicaciones.  

Respecto a la informalidad, expresó que “no existe en las tripulaciones de los barcos ni en las plantas procesadoras de las empresas de la Cámara”. “Si hay alguna situación de ese tipo, esperamos que el sindicato haga la denuncia concreta”, puntualizó.

En lo que tiene que ver con la ropa utilizada por los trabajadores y la denuncia de que “no es adecuada”, el presidente de la CIPU calificó de “insólito” el planteo teniendo en cuenta que “el año pasado hubo días de trabajo perdido porque una empresa no encontró en plaza tres pares de botas talle 48 y por ese motivo se impidió el zarpe de barcos”.

“Además, algunos de esos trabajadores que calzan 48, se certificaron durante los días que los barcos no pudieron salir por las medidas sindicales por ese motivo. El personal que trabaja en nuestros barcos y en nuestras plantas lo hacen con las condiciones adecuadas”, señaló.

Los tiros en el puerto y los permisos de circulación

El pasado 29 de mayo, la CIPU denunció tiros y amenazas en el puerto de Montevideosegún constató El Observador. Además, advirtió que la Administración Nacional de Puertos (ANP) está incumpliendo tratados internacionales referidos a la protección de buques e instalaciones portuarias y la intimó a prohibir la circulación de integrantes de organizaciones sindicales no vinculados a la actividad.

La principal demanda de los empresarios refiere a los carnés de acceso y circulación al recinto portuario que la ANP otorgó en 2009 al Suntma (en el marco de la Resolución de Directorio 722/3512 de 2009). Según la CIPU, no debiera autorizarse el ingreso de personas vinculadas al sindicato que no tengan relación con la actividad portuaria.

Ante esto, el presidente del Suntma respondió que este tipo de incidentes en el puerto “no son moneda corriente” y se refirió al video compartido por la CIPU. “Es un video del 2020. El que efectuó los disparos es un efectivo de Prefectura y el problema que hubo ya fue resuelto por la Justicia. La persona que ingresó al puerto pagó con cárcel y el funcionario de la Armada también fue sancionado por su accionar, entonces nos sorprende que usen ese video”, sostuvo. Además, aclaró que el gremio sí tiene personería jurídica.

Según Riva-Zucchelli, la mención que hizo la CIPU al hecho concreto, ocurrido en 2020, “fue para ilustrar y demostrar la falta de controles de la autoridad y el riesgo que implica que se permita al sindicato otorgar carnés de acceso”. “Aunque tengan personería jurídica. Lo que quisimos decir fue que el sindicato no es ni una autoridad ni un operador portuario, por lo que no debe tener esa potestad de otorgar pases”, añadió.

El presidente de la cámara pesquera sostuvo que en ese hecho de 2020, una persona autorizada por el sindicato “generó un problema grave que terminó a los tiros. Si no hubiese sido por esa potestad ilegítima otorgada al sindicato, nada de eso hubiese ocurrido”.

El patoterismo es contrario a la libertad de trabajo y eso es lo que se vio. El propio Alexis Pintos reconoce que ‘ha habido problemas con otros trabajadores’. Las agresiones y amenazas existen y todos lo sabemos”, afirmó.

Riva-Zucchelli aclaró que la cámara no está en contra del sindicato sino que está en contra de la resolución del Directorio de la ANP en 2009 ya que “le otorga al sindicato un poder que no le corresponde”.

No es admisible que un sindicato sea responsable de los accesos al puerto, pudiéndolos otorgar indiscriminadamente. El único responsable debe ser la autoridad correspondiente, en base a la información que los diferentes operadores le proporcionan”, puntualizó.

Para pedir a la ANP que quite los permisos de circulación al sindicato, la CIPU toma como base el Código Internacional para la Protección de Buques e Instalaciones Portuarias (PBIP). El mismo se encuentra comprendido en el Capítulo XI – 2 del Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar, ratificado en Uruguay por la Ley Nº 14.879 de fecha 23 de abril de 1979, que fue enmendada por la Ley Nº 17.504 del 18 de junio de 2022.

Pintos afirmó que el código PBIP “está hecho para terrorismo en los puertos”. “La visión de los empresarios es que los trabajadores somos terroristas y yo creo que es una visión muy obtusa y muy parcial de las cosas”, dijo.

Riva-Zucchelli, por su parte, dijo que los trabajadores son “parte esencial” del trabajo y que “lejos de considerarlos terroristas” se les da “trabajo y condiciones para hacerlo”. “Son nuestros socios. Cobran un porcentaje de lo que capturan. Nunca podríamos considerarlos terroristas, lo que sí consideramos es que el sindicato ha tenido actitudes de tiranía o de dictadura sindical que atentaron contra la libertad de trabajo y de contratación de las empresas, suscitando situaciones violentas con personal ajeno a la operativa portuaria, algo que expresamente prevé el PBIP y que es consecuencia de ese acceso ilegítimo”, agregó.

El sueldo de los marineros

Pintos había manifestado que la “alta sindicalización” – que es un “problema” para los empresarios – responde a que el Suntma es “un sindicato de desempleados” porque tiene “650 puestos de trabajo para 1.500 maquineros”.

El presidente de la CIPU, respondió que “lamentablemente” podrían existir “muchos sindicatos de desempleados”. “De cada sector que disminuye la cantidad de puestos de trabajo podríamos tener uno, pero es muy injusto achacar esa responsabilidad a las empresas que logramos sobrevivir, porque entonces seguiremos desapareciendo como ya ha pasado con otras industrias”, alertó. 

El empresario indicó que a día de hoy, un puesto de trabajo de marinero puede tener un ingreso de más de US$ 2 mil mensuales pero que ese puesto, por decisión del sindicato, “se comparte entre dos o tres personas”. A su vez, los patrones de pesca pueden llegar a cobrar el doble o el triple de esa cifra.

Pero estos valores se alcanzan si la flota opera con continuidad, con los barcos operando normalmente y no con 70 días de conflicto por año. Si en lugar de 180, trabajáramos 280 días por año, generaríamos 100 jornales más. En una industria donde el salario es directamente proporcional a la captura, ese incremento de jornales trabajados se traduce en más empleo. Eso no precisa mayores inversiones, sino un cambio en el relacionamiento laboral que es lo que estamos tratando de promover”, expresó.

Riva-Zucchelli también criticó que desde el Suntma se diga que se trabaja solo en una zafra de seis meses ya que enero “una empresa tenía lista toda su flota para trabajar y estuvo de paro simplemente por querer cambiar de proveedor de servicios de estiba”.

“Más allá de la voluntad, sacar un barco supone invertir en combustible, suministros y un montón de costos que hay que cubrir, y en los meses de verano, la mayoría de las salidas no alcanzan a cubrir esos costos, por eso es importante aprovechar al máximo los meses de invierno. La zafra no la define la voluntad de los empresarios sino los ciclos naturales y la viabilidad económica”, argumentó.

Las perspectivas del sector pesquero

El presidente de la CIPU expresó que en las últimas semanas se han recibido “señales positivas” tanto desde el gobierno como del sindicato por lo que están “convencidos” de que el sector “puede crecer y mejorar

Tenemos que trabajar todos en conjunto, también sumando a otros subsectores como la pesca artesanal, los servicios a pesqueros extranjeros y la acuicultura. Tenemos que ser más eficientes, defender la pesca sustentable, ser competitivos y siempre ir a más apuntando a crecer y recuperar lo perdido”, señaló.

Por otro lado, dijo que si hace 20 años se exportaban US$ 200 millones y hoy se exporta la mitad “el potencial está” pero que es necesario “poner el hombro todos, cada uno cumplir con lo que le toca y hacerlo bien”.

Hay que dejar de vernos como enemigos y asumir que si a uno le va mal, perdemos todos. Los empresarios lo tenemos claro. Tan claro que el sistema de pago a las tripulaciones es variable en función de lo que pescan. Somos socios y si a ellos les va bien es porque a nosotros nos va bien”.

No obstante, Riva-Zucchelli llamó a “sincerar” la realidad del sector. “Que el sindicato resuelva quién trabaja y quién no, o cuánto, y que tenga la potestad de hacer entrar a quien quiera en el puerto para patotear a quien no acata sus decisiones, eso no es aceptable. Por eso intimamos a la ANP a cumplir con la norma que debe cumplir. Cada uno debe hacer su parte y así a todos nos va a ir mejor”, concluyó.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...