Fútbol > PADRES E HIJOS

Canobbio y González, la historia al revés

Hace 24 años los padres llegaron a Nacional, ahora sus hijos son de Peñarol

Tiempo de lectura: -'

11 de enero de 2018 a las 05:00

Osvaldo Canobbio y Juan González no solamente llegaron el mismo año a Nacional y jugaron juntos en la década de 1990. También se hicieron amigos inseparables. Y son compadres: Osvaldo es el padrino de Bruno, el segundo hijo de Juanchi y éste es el padrino de Joaquín, el segundo de Osvaldo.

Pero hay más: Agustín y Giovanni, los primeros hijos de ambos, son futbolistas y este año se incorporaron al mismo equipo. Pero al contrario de sus padres, lo hicieron a Peñarol; Agustín desde Fénix y Giovanni desde River Plate.

Una historia inédita contada desde el punto de vista de los padres, que hoy están felices con el paso que dieron sus hijos en sus carreras deportivas, más allá de los colores de las camisetas y de los malhumores que se generan en las redes sociales.

Canobbio dijo a Referí que controlar la ansiedad de Agustín fue uno de los temas más complicados previo al pase. "Todo lo que está viviendo desde que debutó en Primera en 2016 es muy dinámico. A fin de año finalizó su contrato con Fénix y quedó en libertad de acción, entonces veía que todos los equipos empezaban y él no tenía equipo; estaba con esa ansiedad que muchos la vivimos".

Agregó que a los 20 años es difícil transitar por esa realidad y por eso "tratamos de calmarlo; gracias a Dios su cabeza está muy bien puesta y cuidó su físico al máximo. En ese sentido uno cree que la labor de padres estaba bien hecha", pese a que "hemos confrontado mucho con mi hijo, en una buena. No hay que olvidarse que uno tiene que hacer el rol de padre y hay que poner algunas normas dentro de la casa que son normales".

Por su parte Juan González también está feliz por su hijo, por el logro que consiguió: "Le dije que ojalá sea un largo camino, porque es muy importante con la edad que tiene, con el año que tuvo, llegar a un equipo grande", contó a Referí.

Añadió que habló mucho con Giovanni, "pero yo estuve al lado de Gio desde chiquito cuando jugaba en Danubio, alentándolo porque veía que tenía condiciones, aunque el fútbol a veces es injusto y dependés de otra gente. Él pudo llegar y siempre le damos consejos, estamos a su lado y a medida que fue creciendo veía que él maduraba muy rápido, ahora con 23 años está hecho un hombre".

Canobbio recordó cómo llegó de River a Nacional en 1994: "Cuando me presenté en Los Céspedes el técnico no sabía ni quien era yo. En ese momento estaba Eduardo Luján Manera y no me conocía. Yo me presenté con mi bolso, mi ropa y él no sabía quien era. Pero se dio de esa manera. Lo de Agustín es diferente, lo conocen por el Sudamericano y llegó un poquito más tranquilo en ese sentido. Yo me tuve que hacer mi lugar y él se va a tener que hacer su lugar dentro de un equipo grande porque en Peñarol hay excelentes jugadores y le va a venir bien para su crecimiento".

Juanchi, que llegó a Nacional desde Basáñez en 1994, recordó una anécdota de Giovanni: "Él ama el fútbol, vive para el fútbol desde chiquito, desde que tenía tres añitos y nos fuimos para España. Una vez se nos perdió en un supermercado muy grande y no me olvido más. Recorrimos todo el Super con la mamá y lo encontramos en la góndola de las pelotas de fútbol. Eso me marcó y dije 'no sé si va a llegar, pero el fútbol le encanta'".

Una foto que circuló en Twitter de Agustín junto a Antonio Pacheco delató su simpatía futbolística y Osvaldo no lo ocultó: "Es simpatizante de Peñarol porque el abuelo por parte de madre lo incentivó mucho, fue su primer nieto y siempre lo acompañó. El año pasado falleció y fue una pérdida muy grande para Agustín".

Juanchi no tiene redes sociales y le quita trascendencia a los comentarios porque su hijo "está muy ilusionado, por el valor que es estar en un grande y ahora depende de él; lo tiene que demostrar en la cancha, no es solo el pase, tiene que dar todo".

Después de 24 años, la historia se escribió al revés. De padres tricolores, hijos aurinegros.

LAS FRASES

"No tiene nada que ver el tema de las camisetas, es por la gloria de él y no llegó ahí por ser el hijo de, sino por las condiciones que tiene. Giovanni está ilusionado por el entorno que tiene y cumplió un sueño que va a disfrutar", Juan González, padre de Giovanni.

"Mi hijo no vivió lo mío en Nacional. Nació en 1998 cuando estaba en Talleres. Tengo una foto que salió conmigo en brazos el día de su primer año y jugaba en Racing. La tiene en su cuarto. Se hizo de Peñarol por el abuelo", Osvaldo Canobbio, padre de Agustín.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...