Cargando...
Archivo. Lugar donde se encontró el cadáver de la adolescente argentina

Nacional > Caso Lola Chomnalez

Caso Lola Chomnalez: ¿cuáles fueron los argumentos para procesar al Cachila en 2019 y por qué ahora el juez entendió que no eran válidos?

El cuidacoches fue procesado por coautoría de homicidio en 2019, acusado de encubrimiento y absuelto este lunes

Tiempo de lectura: -'

21 de junio de 2022 a las 13:24

Después de que estuviera tres años preso, la Justicia absolvió a Ángel "Cachila" Moreira, el primer involucrado por la Justicia en el crimen Lola Chomnalez. Si bien fue procesado en 2019, había sido indagado por primera vez en 2015, pocos meses después del asesinato. 

En abril de ese año, declaró haber visto morir a la adolescente argentina. Sostuvo que vio cómo se desvanecía y caía de rodillas.

De todas formas, pese a ser sospechoso, en ese momento el Cachila fue dejado en libertad. Su testimonio siempre había sido confuso y cambiante, y su ADN no coincidía con el hallado en las pertenencias de Chomnalez, por lo que pasaron tres fiscales en Rocha y ninguno pidió su procesamiento. Sin embargo, en febrero de 2019 asumió la causa un nuevo fiscal, Jorge Vaz, quien después de analizar todo el expediente, y con la hipótesis de que varias personas habían participado del asesinato, volvió a citarlo como indagado y pidió su procesamiento

Entre otras cosas, Vaz tuvo en cuenta dos relatos sobre la vida del cuidacoches inmediatamente después del asesinato de Lola: una denuncia anónima y otra de la pareja del implicado. 

Según consta en una denuncia anónima realizada al 0800 5000 en el mes de diciembre de 2014, el Cachila había llegado a su domicilio en Barros Blancos, Canelones, y, según los dichos del denunciante, arribó a la vivienda, en forma desesperada, rompiendo la puerta donde vivía y “vendió todas sus cosas rápido”. Le dijo a un hombre que lo acompañaba que se tenía que ir porque “había tenido un problema grave en el departamento de Rocha con una muchacha y que tenía que desaparecer, borrarse, que no lo encuentren”. En ese momento se mudó a Rivera.

Por otro lado, la pareja del Cachila había declarado que en febrero de 2015, cuando volvió a verlo, lo encontró “raro”. “Está más quieto, no se junta con nadie. Antes él no era así (…) Él antes era violento, ahora está muy diferente. Cuando él estaba violento empezaba a gritar, y nos golpeábamos mutuamente”, dijo.

Además, Moreira reconocía haberse encontrado con la adolescente. “Me peché con ella. Ella venía por la playa caminando, yo iba para Valizas y ella iba para el otro lado. Yo venía de Aguas Dulces”, había declarado ante la Justicia. Incluso llegó a dar una descripción de cómo iba vestida la joven. “Venía caminando normal, con la mochila. Tenía un short y una blusita fina”, dijo.

Según el relato del fiscal en aquel entonces, el Cachila, junto con acompañantes, obligaron a la joven a salir de la playa en dirección a un bosque, probablemente con un móvil sexual.

Vaz se basó en un informe de un policía de la unidad científica. “Ella no llega de forma voluntaria, la llevan hasta allí con algún tipo de amenazas, los cortes de los brazos pudieron haber sido intimidatorios, y no fue llevada por una sola persona, tal vez dos (…) La vieron sola en un lugar bastante aislado, capaz la idea no fue matarla, sino pretender tener algo con ella y derivó a la muerte”, sostuvo el policía en su declaración.

El Cachila reconoció haber llevado a la joven hacia los árboles, aunque negó que haya sido por la fuerza. Según declaró, la acompañó debajo de la sombra de un árbol porque se sentía mal. “Lo cual es a todas luces ilógico y contrario, no solo a la evidencia que surge del cuerpo de la víctima, sino de la situación en sí”, señaló Vaz.

“Nos preguntamos, ¿es lógico y acorde a las reglas de experiencia que Chomnalez hubiera ingresado 140 metros adentro del médano, hacia una zona boscosa, para reponerse, si se sentía mareada? ¿Acompañada de un extraño? ¿En una zona recóndita y totalmente desconocida para ella? Definitivamente no”, argumentó en su dictamen.

Asimismo, el fiscal señalaba que “la precisión con que (el Cachila) describe el lugar adonde estaba el cuerpo es sorprendente”.

El 22 de mayo de ese año, la jueza Rossana Ortega lo procesó con prisión como coautor de un homicidio simple agravado por alevosía. Como el caso es investigado con el código del proceso penal anterior (previo al nuevo CPP), el procesamiento implica el inicio de la investigación. Luego el fiscal acusa y el juez decide si condenarlo o absolverlo. 

La defensa apeló el fallo, pero, en diciembre, el Tribunal de Apelaciones de 4º Turno confirmó el procesamiento. Los ministros admitieron en esa instancia que faltaban elementos de prueba importantes para lograr la condena del imputado. Entre otras cosas, no podían comprobar si las heridas que presentaba la menor habían sido en consecuencia del accionar de Moreira. 

De todas formas, de acuerdo con el Tribunal, el imputado “descartó que hubiera sido presionado, inducido o que hubiera declarado por temor o bajo amenazas” y “dio detalles de la víctima y de las circunstancias que enmarcaron el hecho que solo puede relatarlos quién participó de los mismos, quien vivió la situación”.

Es decir, tanto la jueza que lo procesó como el Tribunal de Apelaciones coincidían en que los detalles dados por el Cachila solo podía darlos alguien que hubiera estado en el lugar de los hechos. 

En la sentencia, los ministros evaluaron que el caso había tenido "una duración muy lenta, sin hilo conductor y continuidad, aunque contando las partes con las garantías del debido proceso".

Luego de esa confirmación, el caso cambió de fiscal y fue Jessica Pereira la que reemplazó a Vaz. Fue la fiscal la que llevó adelante la acusación de Moreira, pero en este caso fue por encubrimiento y no por la coautoría del homicidio, delito por el que había sido procesado. 

La absolución tres años después

Sin embargo, este lunes 20 de junio, el juez Juan Giménez Vera resolvió no dar lugar a la acusación y absolver a Moreira, porque entendió que la teoría de la Fiscalía respecto al caso se basaba principalmente en sus propias declaraciones, a quien una perito diagnosticó tendencia a la mitomanía. El magistrado además criticó el proceso al que fue sometido el imputado.

Según la sentencia a la que accedió El Observador, el Cachila contestó afirmativamente a varias consultas “en un estilo de interrogar similar a la absolución de posiciones del Código General del Proceso, en donde el interrogado ve limitada su posibilidad de contestar”.

De esa forma, muchas de las respuestas eran erróneas. “Estoy hablando por hablar. Nunca estuve con ella, pero me ponen la presión. A la muchacha nunca la vi. No la encontré muerta”, declaró Moreira en una oportunidad.

"Las declaraciones que hizo son erráticas. Van para atrás y para adelante. Las declaraciones no concuerdan. Los detalles que él tendría que haber dado para que yo le pueda creer tendrían que coincidir con lo que pasó y eso no se dio. No dio ningún detalle que solo pudiera saber estando ahí", aseguró el juez a El Observador, contradiciendo lo que planteó la jueza Ortega y el Tribunal de Apelaciones. 

Asimismo, puso ejemplos: "Moreira dijo que ella tenía novio y ella no tenía. Moreira dijo que ella estudiaba en el liceo, y sí, ¿dónde va a estar? Normalmente en el liceo. Moreira dijo que la mochila era negra y la mochila en realidad era rosada. Moreira dijo que Lola lo invitó con un cigarrillo y Lola no fumaba. Moreira dijo que el cigarrillo era Coronado o Nevada, pero esos son uruguayos. No hay en Argentina. El cigarrillo argentino era tres veces más barato, no iba a comprar en Uruguay".

"Él dijo que Lola estaba vestida como en la foto que conocemos todos de ella bajándose del ómnibus de Rutas del Sol, pero ella salió a caminar de short de jean corto. Cuando se le muestra la foto del cuerpo de Lola, cambia la versión. ¿Para qué va a cambiar la versión?, ¿para hundirse?", continuó.

Además, señaló que Leonardo David Sena, el hombre cuyo ADN coincide con el hallado en la mochila de Lola, no reconoce a Moreira.

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 345 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 345 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...