Rusia 2018 > MUNDIAL

Cinco claves para seguir la batalla final de la Copa

Francia y Croacia se medirán en un choque inédito para la instancia en la que se encuentran

Tiempo de lectura: -'

15 de julio de 2018 a las 05:00

El choque no será inédito, pero sí la instancia en la que se encontrarán. Una final no es para cualquiera, y aunque a Croacia no lo esperaba nadie, llegó en base a la inteligencia de su planteo.

Los franceses saben de qué se trata este momento, y varios jugadores de esta generación tendrán una revancha al perder la final de la Eurocopa 2016, en su mismo país.

El equipo balcánico no cayó en ningún partido de Rusia 2018. Para llegar a este cotejo tuvo que superar a Nigeria, Argentina e Islandia, en fase de Grupos, y luego, correr de la competencia a Dinamarca y Rusia por penales, y a Inglaterra en la semifinal.

Un camino auspicioso, que hasta el último encuentro parecía con rivales "ganables". Aprovechó la suerte del fixture y cuando tuvo que superar a uno con más credenciales, lo hizo.

Por su parte Francia tuvo un recorrido bastante diferente. En el Grupo le costó todo. Primero vencer 2 a 1 a Australia, luego superar 1 a 0 a Perú y por último sobrepasar a los daneses. No pudieron y empataron sin goles. En octavos el trámite frente a los argentinos no tuvo sobresaltos, le metieron cuatro y más allá de los tres tantos recibidos, dieron muestras de equipo fuerte y sólido. En cuartos llegó Uruguay y más allá de que los celestes llegaban de gran manera a este partido, no sufrieron mucho y supieron resolver el resultado en dos jugadas.

En la etapa de semifinales llegó otro duro escollo para el equipo de Didier Deschamps: Bélgica. Si bien en los primeros instantes se las vio fea, luego pudo hacer pesar el gran equilibrio que tiene entre sus líneas y tumbó a su rival por la mínima diferencia.

El favoritismo es del equipo galo, que llego en la previa de esta competencia con ese mote. Pero Croacia sabe lo que es el sacrificio y le queda pintado el traje del "equipo menor". Se cierra una competencia que dejó muchas emociones y que mostrará en su final un choque inédito para estas instancias.

La creación croata

El mediocampo de los balcánicos es de lujo y lo pone por encima del resto de los participantes del Mundial. Los volante de elite, Modric y Rakitic, le dan a Croacia un estilo de funcionamiento único, con creación, generación y técnica admirable. A ellos se les suma el trabajo sacrificado del jugador de Inter Milan, Marcelo Brozovic, quien recorre muchos kilómetros por partido para hacer el trabajo sucio y que sus compañeros brillen. El sustituto de los tres es Mateo Kovacic, un jugador completo que puede hacer las veces de marcador como de conductor.

Carrera de galos

La velocidad de los extremos francés asusta y más cuando a ella le agregan agresividad a la hora de atacar. Tanto Antoine Griezmann como Kylian Mbappé tuvieron un Mundial excelente y lograron sacarle lustre al balón, con jugadas y goles que pusieron a su equipo en la final. Con o sin pelota dominada, los atacantes juegan y hacen jugar. Suman seis tantos entre los dos y conducen anímicamente a su equipo.

La fuerza de sus atacantes

Los delanteros de Croacia no se destaca por su juego estilado, pero la fuerza física y psicológica la llevan como bandera. Las características de Mario Mandzukic están a la vista desde hace varias temporadas, ya que su sacrificio lo llevó a triunfar en equipos como Bayern Munich, Atlético Madrid y actualmente Juventus. Lo de Ante Rebic es más reciente. Tosco y entreverado, es capaz de tirar a dos defensas de un envión, como de convertir un golazo al ángulo, inatajable para un arquero. Juntos se transforman en un arma difícil de controlar por los rivales, ya que por afuera muestran velocidad y por adentro te aniquilan.

Todoterrenos

El tridente central de Francia combina lo que todos quisieran para sus equipos, marca y creación. Pero la principal característica mostrada por Kanté, Pogba y Matiudi durante Rusia 2018 fue la destrucción. La defensa en zona de volantes, mostrada por el equipo de Didier Deschamps, rompió con esquemas agresivos como el de Uruguay, que se había afianzado en esa zona en el juego previo ante Portugal.

Experiencia Final

Mientras que Croacia jugará su primera definición de este tipo en Copas del Mundo. Lo más cerca que estuvo fue en 1998, cuando justamente Francia no lo dejó la última instancia. Ahora tienen una revancha aún más apetitosa. Los galos, por su parte, van a disputar su tercera final, de las últimas seis en mundiales. Además llega luego de disputar el cotejo definitorio en la última Eurocopa, que le arrebataron de su casa.



Comentarios