Espectáculos y Cultura > Políticas culturales

Cine nacional: más de 700 mil espectadores y 200 premios internacionales a diez años de la ley

Si bien el sector se ha potenciado desde su implementación en 2008, los productores creen que es necesario reajustarla al contexto actual

Tiempo de lectura: -'

10 de julio de 2018 a las 05:00

Durante muchos años, el cine uruguayo fue un conjunto de esfuerzos desperdigados por el mapa cultural del país. 25 Watts, En la puta vida y El viaje hacia el mar se erigieron como tres obras primarias que funcionaron como propulsoras del moderno cine nacional e inauguraron una corriente que, con dificultades que se han mantenido hasta la actualidad, ha crecido de manera lenta año a año. Para cobijar a una industria que en los primeros años del siglo XXI se proyectaba en ascenso, en 2008 el Parlamento uruguayo aprobó la Ley 18.284, conocida mayoritariamente como la Ley de cine.

Fue a partir de aquella normativa que se creó el Instituto de Cine y Audiovisual Uruguayo (ICAU), se habilitó la instalación de un fondo de fomento para las realizaciones locales y se trazaron directrices para que el mundo audiovisual uruguayo encontrara las vías que lo llevaran a distintos festivales y certámenes de prestigio internacional. A diez años de la creación de aquella ley, el cine uruguayo ha crecido en cuanto a la cantidad de películas que se estrenan por año, así como en la taquilla de estas realizaciones locales y su proyección internacional.

Según números del ICAU, en el año 2009 se estrenaron 10 películas uruguayas en cines locales, mientras que en 2017 lo hicieron 18. En términos de cantidad de espectadores los números también son ascendentes, con un pico particular en 2011, año en que se estrenó la película uruguaya más taquillera: Artigas, La Redota. A aquel film protagonizado por Jorge Esmoris lo vieron 45.013 personas, y contribuyó a que el conteo anual quedara en 167.422 espectadores y fuera el mejor año (en términos económicos) de los estrenos uruguayos. Apartándose de este particular éxito en venta de entradas, el cine nacional logró su segunda mejor marca el año pasado, con 101.048 espectadores, contra los 73.274 del año 2009. En 2017, la película más vista del año fue Mi Mundial, con 42.885 espectadores. En total, desde la implementación de la ley, las películas uruguayas han sido vistas por 727.369 personas.

Según números del ICAU, en el año 2009 se estrenaron 10 películas uruguayas en cines locales, mientras que en 2017 lo hicieron 18.

Además de destacar estos números, Martín Papich, director del ICAU, se refirió a la importancia del Fondo de Fomento que habilitó la ley, a través del que se han beneficiado 2.148 proyectos desde 2008. Este fondo está constituido por una partida anual fija de $25 millones. "Hoy es el principal fondo, la principal fuente de financiamiento a la creación, y no solo del punto de vista de la cantidad, sino de la atención a diferentes eslabones a la cadena de producción audiovisual", aseguró a El Observador.

Una ley anclada al pasado

Estos números son vistos con cautela desde la Asociación de Productores y Realizadores de Cine del Uruguay (Asoprod). A pesar de que coinciden con que la ley de cine ha cumplido, creen que quedó anticuada y que necesita de una actualización para poder seguir respondiendo a las demandas del sector.

"La ley de cine ha cumplido una función muy buena, pero hoy necesita de una actualización urgente. Creció la industria y llegó a un techo. Se desarrollaron muchísimo las carreras a nivel estudiantil, pero no hay cabida porque es una industria que no ha terminado de consolidarse y de ampliarse", explicó Javier Palleiro, presidente de Asoprod. Palleiro, que es parte de una directiva que asumió funciones a fines de 2017, comentó a El Observador que desde la asociación se pretende impulsar la actualización de la ley en la próxima Rendición de Cuentas.

"Buscamos impulsar la corrección de un defecto que tiene la ley desde su creación, y es que no tiene una clausula de actualización. El fondo es un monto fijo en pesos y se ha mantenido así durante todos estos años a pesar de la inflación y todas las variables de los salarios del rubro. Hace tres años hicimos una actualización para el monto, pero no se aprobó en el Parlamento su actualización regular. Y el monto del fondo cada vez vale menos. Tenemos que pelear ahora por lograr que en esta Rendición de Cuentas se genere esa cláusula, queremos que la actualización del monto se haga en unidades indexadas y no en pesos. Eso sería un primer movimiento para que la industria pueda fluir", explicó el director de la película Respirar.

En 2017, la película más vista del año fue Mi Mundial, con 42.885 espectadores. En total, desde la implementación de la ley, las películas uruguayas han sido vistas por 727.369 personas.

Con la actualización que Asoprod pretende, el monto del Fondo de Fomento de la ley de cine quedaría en 13.961.800 Unidades Indexadas. "Sabemos que antes hay un montón de cosas a discutir en la Rendición, pero en comparación con el resto de los montos que se manejan, no es nada. Sería enmendar un error", dijo Palleiro.

El directivo también explicó que desde la asociación se está buscando modificar los Fondos de Incentivo Cultural –que no forman parte de la ley de cine– que ubica a la producción audiovisual en el mismo sector que las demás expresiones artísticas. "El problema es que el audiovisual tiene montos de producción mucho más altos y eso genera que se llegue al tope estipulado muy rápido. Estamos proponiendo que haya una rama especial para el audiovisual, con distintos montos y topes, y que las empresas que aportan a los proyectos audiovisuales puedan deducir el 80% de los impuestos. En otras industrias consolidadas y prósperas, las empresas que aportan a proyectos declarados de interés reciben una deducción de impuestos por lo menos igual al valor. Nosotros pretendemos acercarnos, no con un 100% pero si un 80%, que es lo que rige para el deporte"

La proyección internacional

Otro de los elementos que Martín Papich destacó de la ley fue la proyección internacional de las realizaciones uruguayas, que también está amparada por una parte del fondo de fomento que cubre el dinero de los pasajes y las estadías de los equipos cuando estos tienen la oportunidad de participar en un festival en el extranjero. "El posicionamiento internacional es uno de los focos estratégicos para el ICAU. La internacionalización juega un rol importante, no solo por un asunto de escala, de mercado, sino que por nuestra estructura el aspecto internacional es de primer orden. Hay una necesidad de salir a presentarse al exterior", comentó.

Según un comunicado del ICAU, 259 proyectos audiovisuales y películas nacionales estuvieron presentes en eventos y festivales internacionales como Cannes, Berlín, Venecia, San Sebastián, entre otros. En estas presentaciones se han conseguido más de 200 premios y distinciones en diferentes rubros.

Desde Asoprod se reconoció este apoyo para que los proyectos no queden "enlatados" y puedan exhibirse fuera de fronteras, pero también se aseguró que este es otro punto más donde la ley necesita actualizarse. "Si bien salimos al exterior y vamos a festivales, ha costado mucho entrar en los grandes. Y sucede porque en Uruguay los proyectos son chicos o muy chicos. Eso te ubica en una diferencia presupuestal que hace que sea muy difícil competir internacionalmente. Existe un apoyo a los pasajes, la estadía, que esta bueno para un proyecto incipiente, para un proyecto pequeño. Ahora, no resuelve el problema", dijo Palleiro.

Según un comunicado del ICAU, 259 proyectos audiovisuales y películas nacionales han estado presentes en eventos y festivales internacionales como Cannes, Berlín, Venecia, San Sebastián, entre otros. En estas presentaciones se han conseguido más de 200 premios y distinciones en diferentes rubros.

Uno de los espejos en los que Asoprod quiere mirarse es Chile. El país trasandino desembarca regularmente en los festivales con más de 10 películas bajo la marca de su país, lo que hace que la presencia sea más pesada. "Uruguay no tiene presencia de país, tiene presencias muy particulares, individuales y muy escasas. Es verdad que hay un tema de escala, pero Chile llega a Berlín, por ejemplo, con una presencia estatal muy fuerte, que acá se podría reforzar", concluyó el directivo.

Comentarios