Fútbol > INFORME

Cómo están y cómo se cuidan las canchas del fútbol uruguayo

Una mirada a todos los campos de Primera y a los cuidados que dispensan los expertos 

Tiempo de lectura: -'

27 de agosto de 2018 a las 05:00

Por Marcos Lacaze, @MLacaze
 
Una de las imágenes que se repite y que más llama la atención en el fútbol uruguayo es la de los campos de juegos. Hay de todo, pero en muchísimos casos el mal estado de los terrenos conspiran totalmente con el deporte que se practica.


Los encargados de los estadios, ingenieros, intendentes de clubes, y cancheros, en su mayoría, coinciden en que el problema surge en un tema que es moneda corriente: el factor económico.

Diferentes tipos de tierra, gramillas, fertilizantes y tratamientos pueden variar totalmente el resultado del trabajo realizado en un campo y para eso se precisa dinero.

Las fuertes lluvias en esta época tampoco ayudan, ya que el drenaje en algunas canchas se ve obstruido por diferentes motivos.

Por su parte hay instituciones que pueden apostar de manera profesional a sus pisos y realizan hasta inversiones mensuales de US$ 1.500 solamente en mantenimiento, mientras que otros precisan donaciones y ayudas de directivos y allegados que arriman dinero o hasta combustible para hacer andar las maquinarias correspondientes.

Referí se mete así en la realidad de los terrenos del fútbol uruguayo en este informe a ras de hierba.

 

 

Nacional: Previsión, trabajo e inversión

 

 

Parque Central
 
"El tema de las canchas no es un trabajo diario, sino que es de previsión en donde se tiene una base de gramilla, que ya está instalada en el Parque Central desde hace muchos años. Es un césped que en el verano con las temperaturas entra en dormición y empieza a hacerse amarillo, entonces hay que hacerle una resiembra. Casi siempre se hace en abril o mayo, que es la fecha más indicada. Muchas veces son tardías porque no coinciden con las fechas del campeonato", contó Araújo, especialista en el tema. El Parque presenta en la gran mayoría de ocasiones un piso excelente y para eso hay mucho trabajo y una inversión de alrededor de US$ 1.500 al mes en mantenimiento. "Cuenta con piso de arena, tiene un drenaje impresionante, no precisa nutrientes y se le aporta abonos cada 15 días, fertilizantes, nitrógeno, potasio y hierro. En invierno no se riega tanto y nunca se corta el césped más allá de un tercio de altura, para que realice el trabajo de fotosíntesis".
 

Peñarol: Atenciones especiales

peñarol racing guzmán pereira, cayetano
 
El Campeón del Siglo cuenta con suelo de arena y en estas épocas complicadas con más lluvias va previniendo con la aplicación de una maquinaria especial para que la misma se oxigene y el agua se vaya rápido. "Cuando hay períodos largos se tapa con una lona, pero cuando hay actividad no es conveniente porque no justifica taparlo por dos o tres días con el tiempo que eso lleva", contó Rodríguez, intendente del estadio. Además aseguró que en en últimos días los agarró una racha de heladas, pero se previó con un riego temprano.
 

Pareja, un hombre de cinco canchas

Defensor Sporting Danubio Franzini
Franzini
Franzini
El ingeniero José Luis Pareja se encarga, junto a su socio Alejandro Pellegrino, del trabajo en el rubro mantenimiento del césped de cinco clubes (Defensor Sporting, Liverpool, Racing, River Plate y Fénix) y para cada uno tienen un proceso diferente a causa del factor económico. "Con todos los equipos tenemos diferentes formas para trabajar. A algunos les proponemos un producto que incluye cortes, fertilizaciones, controles de malezas y de insectos durante el año. Mientras que a otros, trabajos mes a mes porque quieren tener un presupuesto más acotado. Dependemos siempre de los presupuestos. Las tierras y los perfiles de los suelos se pueden modificar para ser similares. Por ejemplo, en las que no tienen se les puede hacer un drenaje y eso varía el presupuesto", comentó el profesional, que además agregó que un drenaje ronda en una inversión de US$ 25 mil.
 
Otra acción de Gabriel Fernández ante Hernán Figueredo peñarol liverpool
Otra acción de Gabriel Fernández ante Hernán Figueredo
Otra acción de Gabriel Fernández ante Hernán Figueredo
 
Pareja trabaja para cinco clubes que cuentan con canchas de tierra, a las que se les fue incorporando arena, algunas con más presupuesto y otras con menos. "La textura es lo que varía. Una cancha de tierra tiene mucho porcentaje de arcilla, mientras que a una cancha a la que le venís incorporando 60 metros de arena, se le va cambiando la textura del perfil, y eso hace que tenga mejor performance, que sea menos dura que una de tierra entre otras ventajas".
 
Parque Capurro
Parque Capurro
Parque Capurro
Otro tema a tener en cuenta es la historia de cada terreno y el mantenimiento que tuvo con el correr de los años, además de otros aspectos que siempre recaen en el dinero a invertir. "La tubería de drenaje te cambia mucho, porque son zanjas que se hacen separadas por metros, que captan la lluvia y eso provoca que el agua esté menos tiempo encima del campo de juego. Se va escurriendo, encuentra la zanja y se va más rápido". El único de los cinco equipos en cuestión que cuenta con tubería es Defensor Sporting en el Estadio Franzini.
 
Viatri va por la pelota y González la cubre
Viatri va por la pelota y González la cubre
Viatri va por la pelota y González la cubre
El escurrimiento superficial es un tema importante y para eso existen dos tipos de terrenos: las canchas "mesa de inclinada" y las que tienen "dos aguas". Dentro del ambiente del fútbol siempre se comentó que el terreno del Parque Roberto, perteneciente a Racing, cuenta con una bajada muy marcada con inclinación a uno de los arcos, pero Pareja descartó el mito: "Todas las canchas tienen esa bajada y el Roberto no es de las que tienen más", aseguró.
 
Si bien todos los campos son únicos, hay algunos que tienen mayor uso de entrenamientos durante la semana y eso juega en contra. Además, el ingeniero entiende que uno de los pasos más importantes a dar es el de no equivocarse en el tipo de arena cuando se agrega. "Si es la sucia de cantera, es muy mala para las canchas. Se compra muchas veces porque es la más barata, pero después te cuesta más lograr un buen resultado", agregó. Además agregó que en Uruguay se tiende a tratar de imitar a los clubes europeos, de los cuales se está muy lejos por capacidades técnicas y económicas".
 

Danubio: Mantenimiento diario

Danilo Asconeguy, Danubio Progreso
Jardines
Jardines

Danubio se destacó siempre por el juego al ras del césped y para eso precisa tener un piso en excelentes condiciones. "Hicimos un sembrado después del Intermedio, se les pasó un semillado y ahora se riega dos veces al día, mientras que en verano de tres a cuatro veces", contó Jorge Lorenzo, quien explicó que a la cancha "le implementan 3.000 metros de arena en la superficie para emparejar y que quede bien el piso y después se le pase un rodillo para que quede lisa. Muchas veces se ven canchas bien de gramilla, pero cuando las pisás hay pozos". Jardines cuenta con sistema de riego con fuerte bombeo y buen desagüe. Además, el club franjeado invierte en semillas aproximadamente al año, US$ 3.000.
 

Wanderers: Convenio con la Rural

Sergio Blanco
Sergio Blanco
Sergio Blanco

Hace dos semanas Wanderers cambió a su intendente y el mismo recién se está interiorizando de la realidad del equipo y más específicamente del Parque Viera, recientemente iluminado, el pasado 15 de este mes en un amistosos ante Estudiantes de Buenos Aires.
"El campo de juego está en muy buen estado", comentó un dirigente a Referí.
"El cuidado está a cargo de la Asociación Rural del Prado por convenio y eso determina que no tenga costo el mantenimiento del mismo", agregó. Los dirigidos por Eduardo Espinel entrenan dos veces por semana en el Viera para intentar preservar el estado actual del campo de juego.
 

Cerro: En busca de un toldo

Darwin Torres y Leandro Barcia, Cerro Nacional
Tróccoli
Tróccoli
El encargado de coordinar los trabajos en el Tróccoli contó que hace dos meses resembraron el campo de juego pero que con tanta lluvia no progresa nada. "Algunas veces no podemos hacer entrar el tractor porque sino destroza todo", comentó Ricardo García. Una de las soluciones que hay para aislarlo es realizar una inversión que por el momento está muy lejana de Cerro: "Tener un toldo sería ideal, como tienen en Europa. Que lo tape totalmente y lo pueda alejar de las lluvias y las heladas". Además se tiene que hacer "toda la cañería completa nueva porque los caños se obstruyen. Algunas veces no dan los números ni el tiempo".
 

Progreso: Desagüe con desnivel

Paladino
Paladino
Paladino
"Este año estuvo medio complicado, se hizo un sembrado por mayo y no se sabe si por el problema del tiempo, la semilla o la lluvia hubo que resembrar e insumió un gasto extra de semillas y de mano de obra", contó Manuel Buroni, quien agregó que "para permitir que no llegara tanta agua se hicieron algunos desniveles en los costados del terreno para inclinarlo y que se produzca un desagüe, sino el barro que se forma al pisar el césped queda apretado y para que eso brote de nuevo hay que esperar 20 días". También se le pide al DT que no use la cancha para entrenar más de una vez por semana.
 

Rampla Juniors: Las rocas de la villa

El Toto, como es conocido Luis Ernesto Pérez, socio desde hace 28 años, dirigente e intendente de Rampla Juniors, contó que el estadio Olímpico presenta un gran problema por estar en "la falda del Cerro" y es la superficie rocosa que se encuentra a menos de 30 centímetros debajo del terreno. "En los próximos días una empresa especializada en el tema va a investigar la situación para saber realmente si se puede hacer un sistema de riego por debajo de la cancha. Por las rocas tenemos que ver si se puede hacer una cañería", contó el encargado del área en el picapiedra. Si bien el resembrado es importante y Rampla ya lo tiene organizado para cuando finalice el Torneo Clausura, el Toto entiende que antes de realizar ese trabajo hay que hincarle el diente al tema de los caños. Actualmente el Olímpico cuenta con un nuevo sistema de riego exterior, más allá de que el intendente admite que todavía falta mejorarlo con uno que tenga mayor caudal de agua y bombas de otra potencia. Los dirigentes ramplenses saben perfectamente que para poder cambiar del todo el estado del campo de juego se tendría que contratar una maquinaria impresionante y parar durante varios meses la cancha. "Nos está jugando una mala pasada las lluvias, pero no por el drenaje porque en ese sentido las rocas nos juegan a favor, no se inunda nunca, pero sí para poder entrenar. Nosotros alquilamos las canchas de la Marina pero cuando está el tiempo así no se abren y nos vemos obligados a tener que practicar en el Olímpico", contó el dirigente. Además agregó que hace tres meses la cancha estaba impecable y se fue deteriorando con el clima.
 

Atenas: a puro pulmón

Estadio de Atenas
Estadio de Atenas
Estadio de Atenas
Atenas es uno de los clubes que presenta más problemas en este rubro y va de la mano pura y exclusivamente de la falta de recursos económicos, ya que trabajo honorario le sobra. "Nuestra cancha no tiene drenaje y eso con el clima y las lluvias dificulta mucho el mantenimiento. No se puede ni entrar a cortar el pasto porque se va devastando y hasta acarrea otras malezas", contó Alejandro Cabrera, dirigente de Atenas idóneo en el tema. Pero más allá de los inconvenientes con el agua absorbida por el terreno, la economía del club tira abajo cualquier intención para tratar de mejorar su estado. "Si tuviéramos las maquinarias adecuadas con recogedores, sería más fácil. Tenemos un tractor, pero no es el adecuado. Es una maquina que armamos entre nosotros, juntando las piezas de otras máquinas. No tenemos una de corte helicoidal, que es lo sugerido para las canchas deportivas", aseguró el dirigente ateniense. Además, Cabrera contó que en los últimos 10 años hicieron solamente dos siembras, cuando en realidad los campos precisan entre una y dos por año. "También se compró el pasto más barato, que se ve bueno pero es un pasto de forraje", agregó el asesor. En cuanto a los ingresos para poder realizar inversiones en el campo de juego, aseguró que es todo a pulmón, dependiendo siempre de la ayuda de dirigentes o allegados. "Hay gente que colabora. Muchas veces no hay dinero ni para la gasolina de las máquinas, entonces vamos nosotros y la compramos de nuestro bolsillo. O damos una mano en las canchas, vamos y pasamos los productos, porque hay un canchero que paga el club para los cinco terrenos que tenemos. El hombre es muy hincha y adapta sus licencias para darnos una mano", comentó.
 

El mito de la lagarta y los verdaderos enemigos: gusanos y grillos topo

Hace algunos años el mal estado del campo de juego del Estadio Centenario tuvo un responsable y fue la lagarta, que produjo huecos impresionantes en algunos sectores. Pero según supo Referí, en charla con los profesionales y encargados de las canchas, esa plaga no es la más difícil de frenar.

"La lagarta es una especie fácil de controlar y es normal que siempre estén. Todos los años aparecen y es muy controlable ya que se encuentra arriba del suelo por lo que se comen las hojas, pero nunca la raíz", aseguró el ingeniero José Luis Pareja.

Sin embargo existen otros insectos que se encuentran por debajo del suelo y que son mucho más difíciles de exterminar.

"Los gusanos blancos, el grillo topo y los nematodos son muy complicados para los campos de juego, ya que están muy debajo de la superficie y hay que llegar hasta ahí con los insecticidas. El agua de la lluvia es la que termina ayudando en estos casos para que se llegue hasta donde están estos bichitos. Los equipos que no cuentan con riego dependen siempre de la lluvia", agregó Pareja.

En total hay cinco clubes que cuentan actualmente con estas plagas en sus recintos de juego, y mantienen una preocupación muy grande por lo que puede llegar a repercutir y los gastos que comienzan a generar, más allá que en este caso las grandes cantidades de agua que caen desde el cielo están jugando a favor.

 

Comentarios