Fútbol > EL ANÁLISIS

La apuesta de Munúa le dio resultado a Nacional, con goles y mucho sacrificio

El tricolor obtuvo un importante triunfo en Belvedere, aprovechando el gran momento de Bergessio, con un gran trabajo defensivo y muy buenos rendimientos

Bergessio, el poder del gol

Tiempo de lectura: -'

03 de octubre de 2020 a las 20:56

El Nacional de Gustavo Munúa tomó la punta del Torneo Apertura y a falta de dos fechas quedó muy bien posicionado para conquistar el título. En Belvedere, ante Liverpool, que le había ganado la final de la Supercopa Uruguaya en el verano, los tricolores se quedaron con los tres puntos con una victoria por 3-1.

Fue un triunfo marcado por los goles de Gonzalo Bergessio, el goleador y capitán que sigue en racha y en un excelente nivel, quien encaminó el trámite con un tanto a los 4 minutos de juego, al ganar de cabeza una pelota quieta de Gonzalo Castro. Y también por el gran esfuerzo defensivo realizado.

El partido que Munúa tuvo que preparar dos veces, porque el pasado sábado no se pudo jugar por el caso de coronavirus en su plantel, arrancaba de la mejor forma para Nacional, que había apostado fuerte a ir a buscar el triunfo a Belvedere para llegar a la cima de la tabla.

Como se esperaba, el técnico salió a la cancha con sus mejores hombres, los que reservó el miércoles en el partido ante Racing en el que, con un once alternativo, cayeron en el Gran Parque Central por la Copa Libertadores.

Guzmán Corujo, solvencia

Claramente, el objetivo estaba en Belvedere y en ir por lo más próximo y al alcance de la mano: el Apertura.

El equipo tricolor tuvo como novedad la presencia de Mathías Laborda en el lateral derecho por la sanción de Armando Méndez y la ausencia de Mathías Suárez, quien estuvo aislado por el contagio de Felipe Gedoz, su compañero de habitación.

Luego, fue el once de memoria de los últimos partidos, con Luis Mejía volviendo a la titularidad y demostrando bajo los tres palos por qué es la primera opción en el arco.

La acción de Nacional comenzó por la zona izquierda, con el Chory Castro como el más claro a nivel ofensivo. Con 36 años recién cumplidos, el trinitario mostró estar en un gran nivel físico, encarando y hasta ganándole a rivales más jóvenes, quienes parecieron respetarlo demasiado. De su pie, llegó la asistencia para el 1-0 con un centro que se remontó en la ventosa tarde en la cuchilla.

El gol tempranero comenzó a pintar cómo sería el partido. Nacional se replegó y cuidó la ventaja ante un rival peligroso, con jugadores rápidos por las bandas y con el Colo Ramírez en el área. Y con un técnico, Román Cuello, que tenía en su historial dos triunfos en sus dos enfrentamientos ante los albos.

Por derecha, Ezequiel Escobar, puso a prueba a Agustín Oliveros, el lateral izquierdo tricolor que este viernes fue convocado por primera vez a la selección uruguaya mayor. Por momentos lo complicó, pero el ex Racing supo resolver, esperándolo y retrocediendo para marcarlo.

Bergessio, el poder del gol

A la hora de pasar al ataque, el zurdo albo se está soltando cada vez más, pasando los tres cuartos y llegando a la línea del área rival, donde solo le falta dar asistencias a los delanteros o habilitar al Chory.

En la otra banda, a Laborda le costó contener las cargas de Martín Correa. Alfonso Trezza bajó unos metros para colaborar y cubrir más esa zona, y por momentos se paró como lateral, lo que hacía parecer que el fondo tricolor tenía una línea de tres con Laborda, Guzmán Corujo y Paulo Vinicius.

Nacional se defendía, pero no estaba anclado en su zona. Presionaba arriba, con un desgaste enorme de Santiago Rodríguez, siendo el primero en salir a buscar la pelota y tapar a los volantes rivales. Visualmente, sin tener en cuenta lo que dicen los GPS, dio la sensación de que fue por lejos el que más corrió para recuperar pelotas.

El tricolor también tenía llegadas por las bandas. En una de ellas, Trezza recibió el balón y remató rápido, sorpresivamente. Su tiro dio rebote de Sebastián Lentinelly y Bergessio la empujó para poner el 2-0, suyo y del partido, en 17 minutos.

Bergessio, descuidado, infalible

Se le hacía cuesta arriba a Liverpool, que intentaba por las bandas y recién tuvo la primera situación de peligro por los 30 minutos, con una llegada de Correa, que le ganó en la salida a Mejía. Pero Nacional se defendía. Corujo y Vinicius tuvieron una gran actuación con buenos cierres, algunos más ajustados que otros, y reventando el balón cuando la situación lo ameritaba. La voz del brasileño fue una de las que más se escuchó para ordenar y animar a sus compañeros.

En el medio, Claudio Yacob hizo su juego defensivo, al igual que Gabriel Neves, de gran partido, a quien se lo vio muy aplicado en la marca, yendo al piso y peleando pelotas, como también con su habitual precisión a la hora de armar la salida.

En el segundo tiempo, Nacional mantuvo su plan, un poco más replegado y con dos líneas de cuatro bien definidas.

Laborda se afianzó en su sector y redondeó un gran partido, lo que le permite a Munúa saber que cuenta con otra opción para el lateral derecho en situaciones en las que debe defender, si bien el juvenil hizo algunas subidas en el primer tiempo.

Liverpool tuvo la pelota, pero le costó entrar. Nacional hasta tuvo algo de fortuna en un remate que se desvió y por centímetros no se metió en el arco cuando Mejía iba al otro palo. ¿La suerte del campeón? Tras esa jugada, en un trio de equina, Federico Pereira ganó por arriba con un cabezazo muy cerca del arco y el panameño reaccionó en gran forma para tapar.

Tras varios intentos, los negriazules llegaron al gol luego de un gran pase de Hernán Figueredo para Escobar, quien avanzó y definió cruzado.

Iban 65 minutos y parecía que el partido se volvía a abrir. Pero la expectativa duró poco, porque inmediatamente, luego de otra corrida del Chory por izquierda, asistió a Santi Rodríguez y llegó el 3-1 a los 66’, con un golazo de taco.

El tamto cortó la ilusión de Liverpool y dio respiró a los tricolores, que siguieron con su plan defensivo, cerrando espacios y con mucho orden. Munúa movió piezas. Puso a Thiago Vecino, a quien sus compañeros lo orientaron para tapar las salidas, por Trezza, luego a Felipe Carballo por Gonzalo Bergessio, para tener más control del medio, y ya en el final a Brian Ocampo por un exhausto Rodríguez, mientras que Castro completó los 90 minutos como si nada.

Nacional se fue de Belverdere con la punta del Apertura, lo que fue a buscar y en lo que se enfocó en las dos últimas semanas, en la que en los dos partidos por la Libertadores reservó a sus mejores jugadores.

Con 26 unidades, dos más que Rentistas, los albos irán el miércoles al Paladino para enfrentar a Boston River. Jugarán con el resultado visto de los “bichos colorados”, que recibirán a Defensor Sporting, y que, si no ganan, dejarán a los tricolores con la posibilidad de ser campeones una fecha antes de la finalización del torneo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...