Juan Francisco Mulhethaler en la actualidad, viviendo en Ambato

Fútbol > HISTORIA

Cuando se portaba mal lo mandaban con el Maestro Tabárez, fue campeón de América y vende empanadas; la vida de Juan Francisco Muhlethaler

Debutó en Wanderers en la década de 1970, pasó por Peñarol, fue campeón de América con la selección en 1983 y se quedó a vivir en Ecuador
Tiempo de lectura: -'
09 de diciembre de 2023 a las 05:03

Una de las anécdotas que siempre se recuerda de Juan Francisco Muhlethaler, es cuando un periodista le dijo al final de un partido que había corrido como si tuviera tres pulmones y él respondió: "Le agradezco, pero tengo uno, como todo el mundo". Dos por tres le recuerdan esa historia y él sonríe.

Pero el Conejo Muhlethaler fue mucho más que eso. Fue un excepcional futbolista en las décadas de 1970 y 1980, un volante ofensivo que paseó su habilidad por Wanderers, Peñarol, la selección uruguaya y el fútbol de Ecuador

Fue campeón de América, lo mandaban a concentrarse con Óscar Tabárez para que lo aconsejara en Wanderers, Alberto Spencer lo llevó por primera vez a Ecuador y fue el primer futbolista operado por Carlos Suero. Desde 1986 vive en Ambato y durante la pandemia de covid-19, tuvo que salir a vender empanadas.

De la Unión a Las Piedras

Muhlethaler nació en el barrio Unión, en Montevideo, hace 68 años. Luego su familia se mudó a Toledo y cuando tenía 5 o 6 años lo llevaron a vivir a Las Piedras, Canelones. Ahí creció y empezó a jugar al fútbol en un equipo llamado San Lorenzo que armó su padre. Después jugó en Joanicó, en Olimpia y en la selección de Canelones.

Un amigo que era entrenador en River Plate lo llevó a probarse en el club del Prado. No se olvida más de ese día. 

Muhlethaler en su época de niño

"Entrené un rato y estaban Fernando Morena, Ramón Silva, Pepe Da Rosa, Felipe Rodríguez, Raulito Castro... para mi eran unos monstruos. Nunca me olvidé de ese momento", comentó a Referí.

Permaneció un año y medio en los darseneros y lo dejaron libre porque faltaba a los entrenamientos. "Yo no podía ir porque tenía que ayudar a mi viejo en el trabajo. Con 14 o 15 años yo trabajaba en la construcción, pintaba casas".

Entonces lo fueron a buscar de Wanderers, que en 1969 había mudado su sede a Las Piedras por una decisión histórica de la asamblea de socios. "Me dijeron 'dejá de trabajar que te vamos a pagar un sueldo.". 

Así fue que se unió al plantel de Quinta división Especial, ya que Wanderers estaba compitiendo en la Segunda división.

"Entrenaba martes y miércoles en Primera, y el resto de la semana en la Quinta. A veces me tocaba estar como suplente. Mas que nada el primer año, me tuvieron ahí, me concentraban y a la hora del partido me mandaban a mi categoría", recordó.

El bohemio asciende en 1972 y ese año Muhlethaler debutó en Primera división, en un amistoso contra Unión de Santa Fe, en Santa Fe.

En Wanderers jugó ocho años

Aunque dice que la memoria le falla a veces, recordó algunos nombres de futbolistas que tuvo como compañeros durante sus años en Wanderers. "Llegaron Óscar Tabárez, Luzardo, Aníbal Alvez, el Coco Martirena, Manolo Sierra, el Trapo Olivera, Richard Forlán que está acá en Ecuador, en Manabí, y es comentarista de la Serie B".

Durante tres años lo dirigió Omar Borrás, con quien tuvo algunos enfrentamientos. "Cada vez que me portaba mal me lo mandaban al Maestro Tabárez, no me olvido nunca. Una vez tuvimos un problema con Borrás y yo me fui enojado del entrenamiento. Mateo Giri y Castelli fueron a mi casa a buscarme, me llevaron y me concentraron con Tabárez para que me aconsejara. Un fenómeno el Maestro", contó.

Tabárez es ocho años mayor que Muhlethaler. "Yo tenía arranques de muchacho joven y no me daba cuenta que Borrás en ese momento quería ayudarme. Cuando Wanderers me agarró me hicieron un contrato y me pusieron serio; todos los fines de semana concentraba, el martes ya estaba entrenando, lo que hicieron fue correcto", dijo.

En 1975, dirigido por Borrás, Wanderers fue el primer equipo menor en clasificarse a la Copa Libertadores de América.

Muhlethaler y el golero Julio Acuña

Muhlethaler permaneció hasta fines de 1979 en los bohemios. A principios de 1980, José "Pepe" Etchegoyen lo llevó a Peñarol.

El pasaje por Peñarol y la competencia por el puesto

"Me acuerdo que se jugó un torneo contra Boca y Racing, y después de eso nos llevaron a Peñarol con el Ruso (Washington) Olivera, un jugadorazo, con una zurda maravillosa, que tuvo una carrera corta. Jugamos esos dos partidos y nos fuimos a Peñarol".

Fue dirigido por el brasileño Dino Sani, con Alcides Ghiggia y José Palese como preparador físico.

Futbolísticamente no le fue bien, porque la competencia por el puesto de volante ofensivo era dura, ya que estaban Ruben Paz y el Ruso Olivera. "Eramos tres o cuatro para un puesto que ahora no se utiliza tanto, uno mejor que otro".

Trayectoria
Juveniles River Plate y Wanderers
Primera: Wanderers, Peñarol, Técnico Universitario de Ecuador, Rampla Juniors, Cúcuta Deportivo de Colombia, Defensor, Fénix, Macará de Ambato, Técnico Universitario y Deportivo Quevedo.
Campeón de América 1983 con la selección uruguaya

Quedó libre y en 1981, Alberto Spencer lo llevó a Técnico Universitario de Ecuador. "Ese año me fue bien y estuve por irme al Deportivo Quito, que estaba en la Primera A, pero hubo un problema con el arreglo, me fui a Montevideo y me quedé en Rampla".

En los picapiedras lo dirigió el Pocho Brunell, quien lo puso de centrodelantero. "En Rampla estaba Codevila, que era un jugadorazo, pero si yo jugaba en mi puesto, él no jugaba. El Pocho me dijo que me acomodara más arriba y así jugábamos los dos. Ese año fui segundo goleador", manifestó.

Durante su pasaje por Peñarol en 1980

El siguiente destino, en 1984, fue el Cúcuta Deportivo de Colombia. "No logramos buenos resultados, a veces ni en casa podíamos ganar, nos costaba mucho".

Luego jugó en Defensor, en Fénix y en 1986 se radicó definitivamente en Ecuador, donde jugó en Macará, Técnico Universitario y se retiró en Deportivo Quevedo.

En la ciudad de Ambato se quedó a vivir, aunque entre 2000 y 2002 se mudó a Estados Unidos: "No era para mi, mucho laburo a esta altura del campeonato", dijo.

Cuando regresó, fue ayudante técnico de Gerardo Pelusso en Macará.  "Después a Gerardo lo sacaron en un error que cometió la directiva y me pidieron disculpas a mi, pero ya había pasado. Después salió campeón en todos lados. Flor de entrenador, con la misma edad que nosotros".

La etapa de la selección y la primera operación del doctor Suero

Dirigido por Carlos Silva Cabrera, Muhlethaler integró el plantel de la selección uruguaya Sub 20 que en el Sudamericano de Chile 1974 perdió la final contra Brasil.

Al año siguiente, el mismo entrenador llevó a varios de los juveniles a la selección mayor, y participó de un partido contra Chile.

También defendió a los celestes en las Eliminatorias para el Mundial de Argentina 1978, y ese mismo año se rompió el tendón de Aquiles, una lesión que le llevó mucho tiempo de recuperación: "La medicina no estaba avanzada como ahora, me pusieron un yeso desde arriba hasta abajo de la rodilla y perdí toda la musculatura".

Muhlethaler con la selección, el primero de los parados

Recuerda Muhlethaler que fue la primera operación que hizo el doctor Carlos Suero. "Usó una técnica para unir el tendón con fibra, entonces yo no tenía nada que no fuera de mi organismo. Terminé mi carrera sin problemas y recién se me desprendió en el 2000, jugando un partido de veteranos en Estados Unidos".

Cuenta que en 1993, en ocasión de la disputa de la Copa América en Ecuador, se reencontró con Suero: "Me preguntó por la operación y yo le dije que si me hubiera avisado que era la primera que hacía, no me operaba. Se reía mucho".

En 1983, cuando jugaba en Rampla, fue convocado para la selección que terminó ganando la Copa América.

Comentarista, bienes raíces y empanadas

Durante su vida en Ecuador ha tenido altos y bajos. Trabajó como comentarista de fútbol en una radio, pero su principal fuente de ingresos proviene de los bienes raíces.

Sin embargo, durante la pandemia de covid-19 la venta de propiedades cayó y se la tuvo que rebuscar de otra forma. "Salí a vender empanadas como una tabla de salvación porque fueron dos o tres años muy difíciles. Si bien ahora se empezó a mover la venta de propiedades, aún mantengo lo de las empanadas y entrego las que me piden".

Muhlethaler vive con su esposa en Ambato, tiene una hija que trabaja en un Supermercado y otra realizando una maestría en Holanda. "Gracias a Dios estamos bien, cuando hubo que ajustarse nos ajustamos".

Con el sobrino Stiven, jugador de Peñarol y de la selección juvenil

Dice que su carrera futbolística le dejó amigos por todo el mundo: "He tenido una buena vida, algún dinero que se fue en alguna farra, pero estoy tranquilo, conforme con Dios y con el mundo".

Aún hoy es reconocido como uno de los mejores jugadores en la historia de los clubes Técnico Universitario y Macará.

La herencia del fútbol de Muhlethaler

En Montevideo hay dos sobrinos de Juan Francisco que juegan al fútbol. Stiven Muhlethaler lo hace en Peñarol e integra las selecciones juveniles de Uruguay. "Tiene condiciones el pelado", dice el tío. Otro de los sobrinos defiende a Bella Vista.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...