Fútbol > TORNEO INTERMEDIO

Defensor intenta olvidar el pobre Apertura y ponerse el traje de candidato

Mariano Pavone, Matías Malvino y Hernán Menosse son los jugadores que pidió Ignacio Risso, que refuerzan las ilusiones violetas

Tiempo de lectura: -'

11 de julio de 2019 a las 05:03

Ignacio Risso dirigió por primera vez a Defensor Sporting el 7 de abril de este año y se encontró con una situación compleja, “que nunca se había vivido”, según explicó el entrenador a Referí. Los violetas estaban últimos en la tabla de posiciones y Jorge “Polilla” Da Silva había sido cesado. El entrenador, que desde 2016 dirigía las formativas del club, asumió la responsabilidad y consiguió el 50% de los puntos en el resto del Apertura.

Finalmente, los violetas quedaron undécimos en el Apertura e intentarán en el Intermedio, en el que debutan el sábado a las 18 ante Nacional, escribir una nueva historia dejando atrás la mala actuación del semestre. 

Risso pidió tres jugadores, y los tres llegaron: el experiente delantero Mariano Pavone y los defensores Matías Malvino y Hernán Menosse. Son jugadores que se adaptan al juego que quiere desarrollar el entrenador y eran lo que el club necesitaba: futbolistas con experiencia y en puestos claves. 

La idea de Risso es clara: ser intensos en la propuesta, presionar al rival y manejar los tiempos del partido. “Buscaremos ser protagonistas y tomar la inciativa”, resumió el técnico en diálogo con Referí. 

“Jugar con desdoble, proponer el dos-uno por la banda. A la hora de marcar que trabaje el equipo en bloque. Después, con la pelota, debemos buscar tener profundidad y ser agresivo a la hora de llegar al arco”, explicó Álvaro “Tata” González, el volante que desde el semestre pasado está en el plantel, pero que por lesiones musculares no ha tenido los minutos que desea. 

Las bajas que sufrieron los violetas para este semestre son cinco: Emanuel Beltrán, Joaquín Piquerez, Nicolás Correa, Matías Santos, Maximiliano Perg. 

La pretemporada la hicieron en Montevideo y entrenaron en el Complejo Pichincha. Jugaron tres partidos amistosos, ante Torque, Liverpool y Wanderers.

El clic en el campeonato y el sueño de Risso

Cuando tomó la dirección técnica del plantel de Primera, el exdelantero sabía la situación compleja en la que estaba la institución. Aún así, no se lo tomó con presión sino se dedicó a disfrutar. “Si uno está feliz y está en el lugar que quiere, la presión debe servir para estar bien, en buen rendimiento y apostando lo más arriba posible”, comentó. 

Ser el técnico de la primera de Defensor era “el objetivo más cercano” que tenía, y lo que “soñaba”. 

Tata González le encuentra un explicación a ese cambio de pisada del equipo. Entiende que los violetas tienen un plantel con muchos juveniles que, cuando estaba Da Silva, tenían la primera responsabilidad de mostrar sus condiciones al entrenador y después al club. Entonces, si los resultados no llegaban, como sucedió, lo sufrían, entiende el volante. 

“A partir de la llegada de Nacho Risso la primer preocupación no la tenían, estaban tranquilos de saber de que el técnico ya los conocía y por ahí viene el primer clic que considero importante”, analizó González a Referí.

El semestre en Nacional que le pasó factura al Tata

El exjugador de la selección uruguaya dijo que llega bien físicamente para este semestre físicamente. En la primera parte de la temporada Defensor Sporting tuvo que afrontar partidos en la Copa Libertadores, que le pasaron factura con problemas musculares. 

González atribuye esos problemas físicos a que no tuvo ninguna participación en el segundo semestre de 2018, en Nacional. “Me costó el hecho de haber tenido seis meses sin actividad oficial ninguna porque no me habían utilizado en Nacional”, dijo. El técnico de Nacional en ese momento era Alexander Medina. 

“Hasta el día de hoy me duele pensar haber dejado el club sin tener ni una presencia en el semestre y muy pocas en el anterior. Tuve que dejarlo atrás porque soy consciente de que el fútbol es eso: un técnico no te quiere y te puede llegar a complicar como me lo hizo a mí”, contó. 

“El fútbol no se terminaba en Nacional. Estoy muy cómodo en Defensor con todas las posibilidades de volver a mostrar lo mejor de mí. Un técnico nunca te puede condicionar la carrera y yo no voy a permitir que eso pase”, agregó el volante. 

Para González ese trago amargo en Nacional “quedó atrás” y ahora se siente bien. “En los amistosos que hemos tenido me quedé muy contento con mi rendimiento y con el equipo y ojalá que pueda servir para ayuda para este Defensor que necesita sí o sí otra cara de lo que fuimos en el torneo pasado”.

Risso dijo que González levantó su nivel y que siempre puede ser titular. Y sobre la formación del equipo dijo: “Es muy complicado para mí armarlo porque no son once fijos que ya se saben de memoria. Es un plantel muy parejo donde están todos a la altura”. 

De aprendiz a referente

Matías Malvino volvió al club en el que debutó en Primera división. Por lo tanto, no necesita ninguna adaptación a la institución porque conoce a la mayoría. El zaguero estaba esperando volver al lugar en donde se sintió más cómodo y donde estuvo más contento. 

Malvino debutó en 2012 y jugó tres años en una época en la que Defensor tenía tres referentes dentro de la cancha: Ignacio Risso, Andrés Fleurquín y Nicolás Olivera. Ahora llega al club y se siente en ese lugar con sus 27 años porque integra un plantel con muchos futbolistas juveniles. “Me imagino que tengo que tomar el rol de referente, pero intento no ponerme en ese papel y estar a la par de todos”, dijo el defensa.

En el primer partido en la vuelta al violeta, Malvino enfrentará a Nacional, el último equipo en el que jugó en Uruguay. Sin embargo, para el defensor no es un partido especial. “Estoy pensando en que el equipo necesita ganar y no lo tomo como algo personal. No significa nada haber pasado por ahí”, dijo. 

El partido se lo imagina con un Parque Central lleno. “Va a ser un partido trabado en el medio. Como los primeros partidos del campeonato se van a cuidar un poco, pero vamos a tratar de tomar la iniciativa y sacarle el control de la pelota a Nacional”, analizó. 

Otros de los que llega como referente al club es Mariano Pavone, el delantero argentino de 37 años que viene de jugar en Estudiantes de La Plata. 

Risso se enfrentó con Pavone en los dos años y medio que jugó en Argentina. Habló dos veces con él antes de concretar la llegada y, a su vez, pidió referencias “por todos lados”. “Toda la información que conseguimos fue positiva y que él quería venir ayudaba mucho”, dijo. 

Pavone sabe a donde viene: un plantel con muchos jóvenes donde su aporte “es muy importante”. “Él se lo ha tomado así, con muchas ganas”, comentó Risso. 

Defensor Sporting intenta ponerse el traje de candidato en este Intermedio y en el Clausura porque es un club “acostumbrado a estar arriba”. Pero hay algo que está claro: se debe mostrar “muy distinto” a su versión del Apertura. 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...