17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
28 de noviembre 2022 - 18:44hs

El Mundial de México 1986 es recordado para la selección uruguaya por la histórica amarilla a Charlie Batista, por un plantel lleno de estrellas que llegaban al segundo mundial azteca con la vara alta y la expectativa de estar en las instancias decisivas, y la determinación del entrenador Omar Borras de postergar a Ruben Paz, quien podía cambiarle el partido en ese momento, al banco de suplentes.

El Mundial de Qatar 2022, que tiene a Uruguay aún en competencia en el Grupo H, aunque con su clasificación seriamente comprometida tras empatar con Corea del Sur y con la calculadora en la mano, luego de perder este lunes frente a Portugal, será recordado porque Diego Alonso, el entrenador dejo sentado en el banco de suplentes a Nicolás de la Cruz, una de las figuras del fútbol argentino en River Plate y uno de los revulsivos que tenía en el plantel, cuando necesitaba ir por el triunfo ante Portugal.

La imagen que la televisión devuelve en los últimos minutos del partido del banco de Uruguay, con el volante surgido en Liverpool desconcertado por la situación que le tocó vivir, sin tener minutos aún en Qatar 2022, mientras el equipo de Alonso se apaga en la cancha cuando tenía la necesidad y la urgencia de pisar el área rival, es la cara que muestra la selección en Doha.

En el partido ante Corea del Sur lo mandó al campo a los 78 minutos y se vio un Uruguay más ofensivo. Pudo llegar al gol en ese final, pero el palo rechazó un remate de Valverde.

En el último ensayo que hizo Alonso con la selección en la fecha FIFA de setiembre ilusionó con el rendimiento que mostró el mediocampo que integró con Valverde, Bentancur y De la Cruz.

JEWEL SAMAD / AFP De la Cruz ingresó a los 78 minutos ante Corea del Sur

La formación que planteó en el partido ante Canadá le dio a los celestes un ritmo y dinámica que no había logrado en los partidos anteriores.

Valverde elogió el funcionamiento de aquel equipo.

Ese Uruguay jugó con una profundidad y una intensidad que generaba grandes expectativas.

El juego de los celestes invitaba a creer que Alonso había encontrado un funcionamiento que tenía equilibrio en su propuesta.

Sin embargo, en el Mundial 2022, como en 1986 con Borrás, el entrenador dejo sentado en el banco al futbolista que era capaz de generar un revulsivo, y hace 36 años lo mandó al campo cuando las opciones de dar vuelta aquel partido ante Argentina eran escasas.

Temas:

Uruguay vs Portugal Diego Alonso Nicolás De la Cruz

Más noticias de Referí

Te Puede Interesar