Cargando...
Borgen

Espectáculos y Cultura > Nueva temporada

Diez años después, Borgen pone a Birgitte Nyborg en medio de un conflicto internacional que mucho dice del mundo actual

La cuarta temporada del drama político danés volvió a confirmar a la serie como una de las mejores en su género

Tiempo de lectura: -'

23 de junio de 2022 a las 05:04

Birgitte Nyborg (Sidse Babett Knudsen) consiguió, finalmente, no tener nada en su vida que compita con el trabajo. Si tiene suerte no dormirá en la oficina. Pero si pasa la noche en su casa tomará una (o varias) copas de vino con la computadora frente a sus ojos, mientras escucha las críticas de los periodistas de TV2. Birgitte se ha liberado de todo, pero cada vez está más encerrada en su propia ambición. 

Ya no la vemos con el pelo suelto –ahora se hace un moño apretado– ni hace la sonrisa de nariz, su expresión facial insignia que la había llevado a conquistar el corazón de los daneses. Birgitte lo ha dejado todo por su carrera política, incluso hasta sus principios y las ideas que defiende su partido, los Nuevos Demócratas. Desde la soledad del Ministerio de Relaciones Exteriores busca construir un liderazgo en un callejón sin salida junto a antiguos enemigos políticos que ahora se vuelven aliados, mientras la temperatura sube en todos lados. En la dinámica geopolítica, en las aguas que descongelan los polos y también en el cuerpo de esta ¿cincuentona? que experimenta calores insoportables. 

La serie danesa Borgen volvió una década después que concluyera su tercera entrega con una nueva temporada de ocho episodios que están disponibles en Netflix. Era un desafío ancho porque significaba retomar el tren luego de haber dejado el listón alto como una de las mejores en su género. Y en general hay buenas nuevas para compartir. Borgen sigue contando una historia inteligente, con personajes cautivantes y un guion mayormente económico e incapaz de subestimar al televidente.

En esta cuarta temporada el nudo dramático se centra en el descubrimiento de petróleo en Groenlandia, un inmenso territorio de 56 mil habitantes que depende del Reino de Dinamarca. El hallazgo dispara una pregunta que atraviesa toda la serie: ¿es conveniente explotar ese recurso? Y, en tal caso, ¿cómo hacerlo? 

Borgen

Nyborg, que había catapultado a su partido con una agenda verde (moralmente verde), estará en el centro de esa polémica. En este sentido, Borgen vuelve a regalar una lucha intestina de poder dentro del gobierno de coalición danés que lidera otra mujer. Pero en esta cuarta temporada toma mayor relevancia la cuestión internacional con referencias tan verosímiles como adecuadas para lo tiempos que corren: acciones rusas hostiles en territorio europeo, empresas chinas estatales invirtiendo en un espacio de influencia tradicional de los Estados Unidos con fines ocultos, y Washington presionando para que sus aliados respondan de acuerdo a sus intereses. 

Nyborg forma parte de ese juego diplomático y también ejerce su propio poder frente a los groenlandeses, sobre los que la serie relata alguno de sus problemas y desafíos desconocidos para la mayoría de los mortales, además de exhibir el paisaje ártico en todos su esplendor entre citas del explorador y antropólogo Knud Ramussen. Pero ni China, ni Estados Unidos, ni Rusia le hará mayor y mejor frente opositor a Nyborg que Magnus (Emil Poulsen), su propio hijo, que ahora es un adolescente irreverente con conciencia planetaria que acusa a su madre de ser un fiel exponente de la generación que destrozó el edén. Magnus luce como un buen aprendiz y un punto alto de la serie es la relación política entre ellos dos que tiene momentos de tensión en un estudio de televisión.   

Además del debate medioambiental y la peripecia geopolítica, Borgen también vuelve a plantear una mirada sobre el liderazgo femenino y los roles que se asumen en la política, el uso de las redes sociales y la estrategia de comunicación que adoptan los dirigentes para vender su parte humana y lograr una “mayor cercanía” con la ciudadanía y la mentira como la forma más tonta, menos eficaz y más contraproducente de hacer política. 

Borgen

Otra nota alta de esta cuarta temporada es el reencuentro con la inmensa mayoría del universo de personajes de Borgen representados por el mismo elenco, con la excepción del polémico asesor y analista Kasper Juul (Johan Philip "Pilou" Asbæk), que en un apunte marginal se nos comenta que anda por otros lados. 

La nota baja sigue estando en la forma en que están representados los medios de comunicación, con pinceladas de cliché, aunque a decir verdad desconozco la realidad de los medios daneses como para hacer una valoración justa. Como temas actuales y vigentes aparecen el acoso en redes y las dificultades para que prevalezca la libertad de expresión y la independencia frente a los intereses corporativos. Katrine Fønsmark (Birgitte Hjort Sørensen) enfrenta los demonios de dirigir la pata periodística del canal y se apoya en el experiente Torben Friis (Søren Malling), que estuvo en su lugar, y que ahora disfruta de hacer periodismo sin tener que rendir cuentas. No está claro si por resignación o tranquilidad de conciencia. 

Los otros puntos bajos son el personaje de Bent Sejro (Lars Knutzon) que transita cierta indefinición innecesaria y algunos minutos que le sobra a determinados capítulos.

En balance, Borgen trae buenas noticias para los seguidores del drama político y promete nuevas aventuras para la política workaholic de sonrisa de nariz, quizás ya no en Copenhague sino en alguna otra capital europea de particular importancia. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...