Nacional > MIRÁ EL VIDEO

Educación desinfectada y recreos con distancia social: así fue la vuelta a clases en una escuela rural

Este miércoles reabrieron 344 escuelas rurales tras la suspensión de clases el 13 de marzo ante la confirmación de los primeros casos de coronavirus en Uruguay

Xiomara Bejeres en clase

Tiempo de lectura: -'

22 de abril de 2020 a las 20:28

Faltan veinte minutos para las nueve de la mañana. El viento acaricia suave el Pabellón Nacional mientras la directora de la escuela vuelve a izarlo después de un mes en cuarentena. Hoy no es un día cualquiera: es el primer día de clases. 

Aunque técnicamente es el segundo primer día de clases, la ansiedad de las maestras de la escuela N°62 de Puntas de Laurel, en el departamento de San José, es la misma que al comienzo del año lectivo. Este miércoles volvieron a recibir a sus alumnos después de 40 días en los que sólo podían verlos a través de una pantalla o escuchar sus voces en los mensajes de audio que les enviaban sus padres, pero no habrá abrazos de reencuentro. 

 

Antes de que lleguen los niños las maestras despliegan una tela roja en la entrada de la escuela, sobre este fondo pegaron algunas letras blancas para darle un mensaje a los alumnos: “Contagiemos solamente alegría”. 

Las maestras colocaron un cartel de bienvenida

Sandra Guadalupe es la directora del centro educativo, además es la maestra de los alumnos de tercero a sexto. Lucía Ponce de León es la maestra que tiene a su cargo a los alumnos más pequeños, desde nivel inicial hasta segundo de primaria. Para ambas es el primer año que trabajan en esta escuela y por ahora la tarea fue algo “diferente”, como para todos los maestros del país. Atrás de los tapabocas sonríen expectantes. 

Llega la primera alumna, baja del auto y en el portón saluda a la maestra con un choque de codos. El coronavirus instaló nuevas formas de saludo entre los uruguayos, el beso ya no corre. “No podemos darnos beso pero podemos saludarnos con el codo”, le recuerda la maestra a la segunda niña que llega en cuatriciclo al centro de estudios. La tercera entra rápido en su bicicleta y las hojas de otoño que estaban en el piso vuelan a su alrededor. Ya está. Ellas tres serán las alumnas del día: Fiorella, Xiomara y Yailén.

Yailén Chacón con un tapabocas que llevó desde su casa

Para Ponce de León no es una sorpresa. ”Los padres me habían comentado que no los iban a mandar todavía, que iban a esperar a mayo para ver si cambiaban las condiciones y no me mandaron a ningún niño”, dice la maestra y explica que habitualmente en su clase hay 12 alumnos. “Los padres dijeron que iban a esperar un poco más porque son muy chicos y por más que les expliquen ellos empiezan a tocar todo, la distancia de un metro y medio capaz que lo cumplen al principio pero después se olvidan. Es más difícil con los chiquitos”, explica. 

La maestra Lucía Ponce de León, quien en la jornada no recibió alumnos

En cuanto llegan al centro educativo las niñas empiezan a poner en práctica el protocolo. Se limpian los championes con un trapo empapado en hipoclorito a la entrada de la escuela y el siguiente paso es ir directamente al baño para lavarse las manos. Después llega el alcohol en gel. Dos de ellas trajeron tapabocas, aunque no los usen a la llegada tímidamente los sacan en medio de la primer actividad y la maestra les enseña cómo colocarlo. 

Jacinta Melo es la auxiliar de la escuela. En este momento tiene una de las tareas más importantes en orden de cuidar la salud de todos: la limpieza de los espacios. El lunes le enviaron el protocolo elaborado por la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y tiene claro que la higiene de la escuela con hipoclorito y alcohol debe ser más frecuente, especialmente en las superficies de contacto. Melo trabaja en la escuela 62 hace siete años, cuenta que no tiene temor a volver a la escuela si toma las precauciones necesarias y dice que está “tratando de cuidarse para cuidar a todos”.

Jacinta Melo desinfecta con alcohol los bancos de la clase

Entre lo previsto y lo razonable 

Finalmente este miércoles comenzaron las clases en 344 centros educativos y se alcanzó un 32% de asistencia en todo el país, según datos del Consejo de Educación y Primaria (CEIP). 

Héctor Florit, consejero del CEIP, informó a El Observador que había 546 escuelas en condiciones de abrir sus puertas, pero 202 no lo hicieron. Según indicó el principal motivo fue que no llegaron los resultados de los hisopados de algunos funcionarios que viven en localidades donde hay circulación de Covid-19, por lo que no pudieron reintegrarse y las escuelas permanecieron cerradas.

En tanto en 88 escuelas no hubo asistencia de niños.  Según Florit se habían excluido por criterio todas las escuelas que tenían más de 30 niños. “Estamos hablando de las escuelas más chicas”. El departamento que registró una mayor concurrencia fue Artigas, con un 57%, mientras que Río Negro fue el departamento con menor adhesión con un 7%. 

“En términos generales este primer día respondió en los términos previstos”, dijo Florit a El Observador y acotó:  “Parece razonable que haya mucha cautela sobre que decisión tomar, en otras personas hay temor y una actitud expectante”.

Aula virtual 

Estos cuarenta días fueron un desafío. La suspensión de las clases presenciales fue un cambio abrupto en la dinámica de la escuela de un día al siguiente. 

“Me hice un pizarrón en casa y me grabo dando los contenidos de la forma más clara posible para que los niños los entiendan, hasta el momento ha dado resultados”, dice la maestra directora y asegura que todos los niños de la escuela cumplen con las tareas y siguen las clases remotas, aunque la adaptación a la herramienta virtual no fue sencilla. “La primer semana te sentabas a las 6 de la mañana en la computadora y terminas a las 12 de la noche, no querías (ver) más una pantalla pero el celular sonaba. Fue muy estresante, a tal punto que llega un momento que vos decís ‘que arranquen ya las clases personales’”, recuerda Guadalupe.

El caso de los niños más pequeños es un poco diferente. “Ahora vengo trabajando por Whatsapp”, dice Ponce de León y explica que hace la planificación en la computadora, le toma fotos a la pantalla con las consignas y se las envía a los padres a través de la aplicación junto con algunos videos que puedan facilitar el aprendizaje. “A muchos de los padres se les hacía difícil acceder a la plataforma CREA, entonces seguí con esta metodología y venimos bien porque el 100% de mis alumnos hacen los trabajos y los padres son sumamente responsables”, dice la maestra y señala que también hace uso de las videollamadas para que los niños puedan verse entre ellos. 

El aula virtual continúa abierta. Después de las clases presenciales las maestras trabajan en línea con el resto de los alumnos que no vayan a la escuela para que sigan el temario de clase. 

La noticia llegó a Puntas de Laurel 

“Estamos previendo para el 22 de abril la posibilidad que 973 escuelas rurales, fuera del departamento de Canelones, empiecen las clases con un componente de asistencia voluntaria“, así lo informó semanas atrás el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, desde Torre Ejecutiva. El anuncio llegó de forma inesperada a Puntas de Laurel y el teléfono de la directora empezó a sonar. 

“Los padres tienen un poco de miedo a exponer a sus hijos, es su tesoro más preciado. Sienten temor a exponerlos, prefieren traerte el cuaderno ellos, venir a buscar algo o a ayudar a la escuela, pero no exponer a sus hijos. Es normal de cualquier padre sentir esa impotencia, inseguridad e incertidumbre”, dice la directora.

Xiomara Bejeres en clase

“Escribe en tu cuaderno el significado de la palabra pandemia”

Fiorella, Xiomara y Yailén se ubicaron en un semicírculo, con dos o tres bancos de distancia entre ellas. Guadalupe empezó la clase con la bolilla cantada: el coronavirus. Agarró un marcador y escribió en el pizarrón: “¿Cómo no cuidamos?”. Las alumnas son aplicadas y tienen claro cuáles son las precauciones. 

Están contentas de que pueden volver a la escuela para ver a sus compañeros, parece que el aburrimiento hogareño es la cura para una niña que no quiere ir a clases. 

La directora identifica que los niños tienen mucha información sobre la pandemia, quizás “demasiada”. “Los niños lo que retienen y han comentado en los foros es "no voy a poder ver más a mi familia", "no vamos a poder salir más de casa", "vamos a tener que estar siempre encerrados"; y uno trata de suavizarlo explicando que va a ser un por tiempo y que tenemos que cuidarnos”.

Luego las chicas pasan a la siguiente tarea: calcular el perímetro de la bandera de los treinta y tres orientales, hasta que por fin llegó el recreo, pero con distanciamiento social.

Muchas dudas. Las niñas no tienen claro qué es lo que pueden hacer y qué no. Tienen prohibido tocar las hamacas y los juegos del jardín. Se soluciona con dos actividades: tirarse hojas otoñales una a la otra y sacar la pelota para jugar al fútbol. Las dudas no son solo de las alumnas. Los padres llamaron a la directora para informarse de la situación y decidir qué hacer son sus hijos. 

Yailén Chacón busca en el diccionario la definición de pandemia

“Acá vinieron tres niñas que me llamaron y consultaron, pero es una escuela donde no faltan nunca. Son niños que asisten siempre, bajo lluvia, no tienen dificultad para llegar a la escuela y les encanta. Es como su segunda casa, la tienen como un lugar de referencia, tienen ganas, quieren venir, pero el miedo gana”, dice la directora que espera que cuando todo pase los niños aprendan a dar otro valor al afecto, el cariño, el abrazo y el beso.

Vuelven al aula y el procedimiento se repite: hipoclorito, agua y jabón, alcohol en gel, tapabocas y distanciamiento social. La escuela N°62 de Puntas de Laurel está otra vez en marcha. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...