Fútbol > NACIONAL

El amor detrás de la leyenda: Santamaría y el apoyo de su esposa

Junto a Nora Le Pera, la mujer que lo acompaña desde niños, Santamaría bautizó su cancha en Los Céspedes

Tiempo de lectura: -'

08 de marzo de 2018 a las 17:50

El discurso sin papeles, con la memoria del corazón de Hernán Navascués (asesor de la Comisión de Historia y Estadística de Nacional) fue seguido con atención y los ojos vidriosos de varios de los asistentes al homenaje que Nacional le hizo el jueves a José Emilio Santamaría, cuyo nombre engalanará para siempre la cancha número 3 perteneciente a Formativas, del complejo deportivo Los Céspedes.

Santamaría creció como futbolista en Nacional y en la vida lo hizo junto a Nora Celia Le Pera, la mujer que lo acompañó desde niños y que el jueves estaba en Los Céspedes, tan emocionada como todos.
"Los años me han ayudado a entender lo que él sentía y a que mi sentimiento coincidiera con los suyos respecto al fútbol", dijo Nora a Referí. Para ella, el fútbol era algo ajeno a pesar de que había jugadores en la familia: "Mi hermano fue portero de Central, pero para mi era un pasatiempo , nada más. Pero lo he visto (a Santamaría) cómo se lo tomó tan en serio que me fui acostumbrando y darle la razón a que tenía un futuro grande".

Se conocieron en el Parque Batlle cuando ella tenía 13 años y él 16. Nora vivía en 14 de Julio y Pepe en Llambí y Ricaldoni. "Mi hermano empezó a jugar con él en la calle y se hicieron muy amigos y nos conocimos. En esas edades estábamos un rato muy entretenidos charlando y otro rato discutiendo, todos nos sentíamos un poco gallitos. Tardamos en hacernos novios hasta los 18 años a pesar de que me lo pedía cada año y yo decía, pero dónde vamos con esta edad".

Nunca tuvo dudas en acompañarlo: "Cuando me ofreció para irnos a Europa yo estaba trabajando en el Clínicas y tuve que renunciar por segunda vez, porque ya tenía dos hijos y había pedido permisos. Me dijo: 'Vamos cuatro años, ¿te vienes?', y le dije: 'Cuatro años sí'. Imaginaba que no iba a jugar más y fíjate lo largo del recorrido".

Santamaría fue contratado en 1957 por Real Madrid y desde entonces vive en España, siempre con el apoyo de su esposa: "Desde casa, él estaba más tranquilo si yo no asistía a los partidos porque decía que iba a oir cosas que no me iban a gustar, que iba a pasarlo mal y mejor que no fuera a los partidos. Además la prole iba aumentando, ya con siete hijos los domingos era la única salida de los chiquilines yo tenía que estar con ellos".

El sostén de la mujer es clave en una carrera tan difícil como la del futbolista: "Tienes que sacrificar los fines de semana, las vacaciones muy breves, la luna de miel fue una semana y cosas así. Pero hoy día veo que ha merecido la pena, estamos muy contentos y felices ,y los hijos muy orgullosos" contó Nora.

Mientras tanto, Navascués recordó lo que fue Santamaría como jugador y lo que significa que una cancha de Los Céspedes lleve su nombre: "Va a permitir que los jugadores que empiecen a practicar en estas canchas, empiecen a dar sus primeros pasos, sientan curiosidad por saber quién fue Santamaría y cuando sepan quién fue, sentirán un gran impulso para proyectarse en el futuro".

Frases

"Hoy es uno de esos días de gloria que todo ser humano tiene a veces. Es alegría, llenar el corazón y transmitir al resto de la juventud que viene luchando en las canteras del club, que se les inyecte el cariño a Nacional y que lo defiendan a más no poder".

"En mi casa de Madrid hay una camiseta y una bandera de Nacional y de la selección uruguaya, porque esto fue mi vida. Agradezco al presidente y a la directiva". (José Emilio Santamaría)

Comentarios