Básquetbol > EL EQUIPO EN LLAMAS

El cerebro del éxito del básquetbol de Nacional

Gonzalo Fernández, un técnico joven y de proyección, metió al tricolor en su primer playoff en la Liga Uruguaya

Tiempo de lectura: -'

16 de febrero de 2018 a las 05:00

Volvió con el objetivo de zafar del descenso pero de inmediato se transformó en la gran revelación de la Liga Uruguaya de Básquetbol. Contagió a una hinchada que llenó todas las canchas. Y tiene a uno de los mejores extranjeros del certamen. Nacional protagoniza la mejor Liga de su historia y ya está en la Liguilla. Este presente soñado tiene un nombre y apellido clave: Gonzalo Fernández.


Pero el Larra no se presentó a jugar la Liga para priorizar el crecimiento de sus infraestructuras. Así Nacional fue por Fernández.

"Me contactaron por Facebook. Como no conocía el contacto pensé que era un chiste, pero contesté y me hicieron saber que era uno de los candidatos para dirigir a Nacional", contó Fernández a Referí.

Cuando llegó a un acuerdo con los dirigentes Martín Nicolini y el presidente Martín Elgue el primer jugador que pidió para armar el equipo fue el estadounidense Anthony Danridge, figura en el Larrañaga campeón en 2016.


"Muchos me dijeron que estaba loco por traer al extranjero antes que a las fichas nacionales y que una cosa podía ser Danridge en el Metro y otra en la Liga, pero yo lo quería como líder y capitán. Creo que fue el mejor jugador del torneo en el puesto en esta primera fase y respondió a la confianza con conducción y liderazgo. Además potenció a todo el equipo", explicó el entrenador.

Con Danridge llegaron otros dos ex Larrañaga: Mateo Sarni y Santiago Álvarez. Sarni robó el martes la pelota clave para que el bolso le ganara a Aguada 82-80 y sellara su pase a la Liguilla, por primera vez desde el Federal 1998.

Nacional solo había jugados dos Ligas Uruguayas. En la primera, en 2012-2013, se salvó del descenso a duras penas y en la siguiente, 2013-2014, bajó junto a Tabaré y Unión Atlética.

"Fue una complicación el armado del equipo porque no abundan los jugadores nacionales de calidad y los costos son elevadísimos, pero surgieron los nombres de Santiago Moglia y Nicolás "Tico" Delgado que cubrían los roles y las expectativas que necesitábamos", recordó.

Luego se sumó Leandro Taboada y finalmente llegaron Mateo Sarni y Pablo Macanskas que "nos dieron una rotación más larga y un plantel más profundo".

Para Fernández hubo dos factores claves que hicieron elevar el nivel del equipo. La llegada del segundo extranjero, Callistus Eziukwu, y la preparación física a cargo de Pablo Carlevaro, quien trabajó con las formativas de Wanderers en el fútbol.

Además de Carlevaro completan el staff tricolor el fisioterapeuta Federico Fagúnez, el doctor Fratelli, y los asistentes Sergio Mancebo y Santiago Sequeira. "También quiero destacar al canchero Juan Carlos que nos facilita todo en el club, un fenómeno", dijo el técnico.

"De Callistus no teníamos idea del salto de calidad que nos iba a dar en defensa y luego se fue soltando cada vez más adelante hasta terminar promediando 15 puntos y 10 rebotes. En lo físico estábamos finos en el arranque cuando los equipos que pelean arriba estaban en etapa de formación. Ahí tuvimos una gran ventaja, ganamos muchos partidos de arranque y nos dimos cuenta que éramos rivales para cualquiera. Le ganamos a Trouville por 20, nos hicimos fuertes de locales (en Unión Atlética) y también le ganamos a Macabi sobre la hora bajándolos a 60 puntos", dijo.

"En la Liguilla queremos posicionarnos en un lugar que no sea de los últimos para no cruzarnos con los más fuertes y dependiendo del cruce podemos llegar a semis. No vamos a aflojar porque somos rival para cualquiera. Ganamos un premio y vamos a aprovecharlo", explicó aún tenso por el agónico triunfo a Aguada, un partido que lo vivió en su cabeza por 10 días. "Había que ganar porque sino había que ir a buscar la clasificación en cancha de Malvín".

"Me encataría dirigir en el Palacio Peñarol, nunca dirigí ahí. No soy experto en seguridad para saber si la hinchada de Nacional puede ir ahí, pero si así es debe garantizarse que sea en paz para todos", comentó.

Fernández firmó un contrato de exclusividad con Nacional que se renovó automáticamente por haber llegado a la Liguilla. Pero en su cabeza está volver a dirigir a Larrañaga en el Metro 2018. "Se tendrán que sentar a conversar los dirigentes", expresó. "Me gustaría volver a dirigir a Larrañaga, es mi casa", agregó.

Licenciado en educación física, el joven DT le puso fichas el año pasado a su carrera en el básquetbol. Por las dudas mantuvo su trabajo como entrenador en las formativas de Aguada.

"El básquetbol te permite agarrar algún peso, pero no es un disparate y en un trabajo seguro me tenía que quedar", concluyó Fernández, el entrenador revelación de un Nacional que sorprendió a todos.

Las cifras

13 partidos ganó Nacional en la Liga contra 10 derrotas. Salvo a Olimpia con el que perdió dos veces, venció a todos en por lo menos un encuentro.

583 puntos de valoración tiene Atnhony Danridge, el segundo mejor en la Liga tras Esteban Batista. Fue el primer jugador que buscó el entrenador.

La hinchada

"La hinchada de Nacional es impresionante en cada partido por lo que alienta y por lo que influye, siempre juega a favor pero a veces juega en contra cuando toca jugar sin público visitante. He sido criticado por esto, pero a veces no llego a disfrutar ese aliento porque mi cabeza siempre está en el equipo y en los detalles de cada partido", expresó el DT de los albos.

Una carrera con maestría

Gonzalo Fernández empezó en minis en Urunday Universitario, luego se fue seis años a Biguá y defendió a Bohemios, Yale, Larrañaga y Albatros. Debutó como entrenador en Yale y luego pasó por Larrañaga, 25 de Agosto, Verdirrojo y tuvo una única experiencia de Liga Uruguaya con Sayago en 2008 donde fue cortado luego de 10 fechas. Fue tres años ayudante de Pablo López en Malvín: "Fue un curso intensivo, aprendí muchísimo del mejor entrenador del básquetbol uruguayo". En 2014 subió a Larrañaga de DTA al Metro y en 2016 sacó campeón del Metro al equipo de la calle Francisco Simón. Ahora hace historia en Nacional. Y tiene solo 39 años.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...