Tecnología > Clásico virtual

El clásico ahora es virtual: Nacional y Peñarol intentan hacerse más grandes con los e-sports

Las instituciones más importantes de Uruguay compiten para hacer más grandes a sus equipos en los deportes electrónicos. Los jugadores lo hacen de manera amateur y “por la gloria”

Tiempo de lectura: -'

20 de agosto de 2019 a las 05:00

Por Joaquín Pisa - Especial para Cromo

El clásico del fútbol uruguayo entre Nacional y Peñarol se juega desde principios del siglo XX. En más de 100 años han disputado más de 500 partidos. Cada uno de estos encuentros hace que la pasión de sus hinchas llegue al límite en estadios que explotan de público. Pero hace pocos meses Nacional y Peñarol llevaron el clásico a un nuevo terreno. Es una actividad que hace años viene creciendo a nivel mundial y hace dos llegó de manera oficial al país: el fútbol virtual, también conocido como e-sports (deportes electrónicos).

Su debut se dio en la categoría más baja. Si bien ambos equipos nunca quisieron ni imaginaron que podrían jugar en una segunda división, lo hicieron por obligación: el pasado 30 de mayo Nacional y Peñarol se enfrentaron por primera vez en una competencia organizada por la Federación Uruguaya de Fútbol Virtual (FUFV). La victoria quedó en manos de Nacional por 1-0, que al final de la temporada se consagró campeón. El aurinegro también logró ascender.

Las redes, antes y después del partido, explotaron ante la novedad de estar en presencia del nacimiento (otra vez) del clásico en un deporte. No tardaron en aparecer las chicanas en Twitter luego de la victoria tricolor.

Desde ese día, ya se han jugado cuatro clásicos oficiales. Hay dos victorias y dos trofeos por lado. Más parejo imposible.

Con tan poca historia en este deporte, ya se discute quién es más grande. 

Un bolso experto

Mathías Helal tiene 16 años y está en cuarto de liceo. Juega al FIFA desde los 7 años, y “profesionalmente” lo hace desde el FIFA 13. “Paso muchísimas horas jugando, soy un experto”, se jacta. En verano, lo hace 10 horas diarias. Ahora, como tiene que ir a clase, solo cuatro.

Con ese currículum en sus espaldas, Mathías presentó su proyecto de Nacional e-Sports a la directiva alba en enero y, tras algunas conversaciones, se transformó en realidad un mes más tarde. Es el fundador y capitán tricolor en la nueva disciplina.

Su salto a la fama en el mundo tricolor se dio tras ganarle a un jugador profesional del Seattle Sounders en la modalidad uno contra uno (1vs1 en FIFA) por 5-3, previo a un amistoso entre Nacional y el conjunto estadounidense disputado en la vida real.

El capitán y entrenador de Nacional –las dos funciones se ejercen al mismo tiempo– considera que hasta ahora las temporadas del club vienen siendo positivas. En su primera participación ascendieron a Primera y ganaron el torneo (con la primera victoria ante Peñarol incluida). 

Y la segunda, debutando en la máxima categoría, les dio su primer título de nivel: la Copa Uruguaya, que ahora comenzará a disputarse en el fútbol real.

Un manya orgulloso

Cuando Nacional e-sports surgió, se sabía en el ambiente que Peñarol estaba por crear su equipo. Es que uno no existe sin el otro. Se necesitan. 

Peñarol e-sports nació de un convenio entre el club y la FUFV, en el cual el aurinegro le pidió a la Federación que eligiese entre sus jugadores a un capitán y entrenador. El elegido fue Marcos Gobel.

Marcos tiene 26 años, es de Canelones, trabaja en el tambo de sus padres y es dueño de un gimnasio en Las Toscas. Pero, sobre todo, representa al club del que es “fanático hincha socio rabioso”; en ese orden.

Su relación con el FIFA nació luego de una lesión que lo quitó del rugby. “No sabía qué hacer en el día, y ahí encontré al FIFA”, dice Gobel. Comenzó jugando en clubes chicos y llegó a Wanderers en la FUFV. Un día, lo invitaron a ser el técnico y capitán de Peñarol. “Siempre tuve ese anhelo, se me dio a mí entre tantos jugadores”, recordó.

Arrancó contra reloj, ya que tenía una semana para armar el equipo antes de arrancar la primera temporada. Con parte del equipo de Wanderers y Nicolás Canedo, su mano derecha, lograron armar un plantel. ¿El objetivo? Ascender a primera. Y lo lograron: segundos, atrás de Nacional. 

Tras ese logro, se presentaron nuevos desafíos en Primera división. “Ajustamos con más tiempo cosas en el equipo, formamos un plantel que salió campeón de la liga. Fue increíble. Salir campeón y llevar un título al palacio es mágico”, afirmó Gobel.

El clásico

El 1-0 de Nacional por el campeonato de Segunda abrió un historial clásico que lleva cuatro partidos, con dos victorias –siempre ajustadas– por cada lado. ¿Se sienten igual?

Mathías no duda en afirmar que los clásicos de carne y hueso y los virtuales se sienten de la misma manera. “Te das cuenta cuando los nervios te juegan. Cuando jugás contra Peñarol sentís esas cosas, esos nervios, sabés que es el clásico, que si ganás estás feliz pero si perdés vas a estar triste todo el día”, afirmó.

Gobel piensa parecido: “Se siente ese nerviosismo, esa euforia que está genial. Te estimula a salir y dar todo en la cancha, como Peñarol te pide. Si representás a Peñarol, tenés que salir a ganar, tenés cierta presión, la hinchada lo pide”.

El estilo rústico y cortado que suele darse en los encuentros de la realidad se repiten en el mundo virtual. “Es trabado como todo clásico”, contaron los protagonistas. Helal se refirió a las dificultades de imponer su modo de jugar: “Nosotros nunca pudimos demostrar nuestro estilo de juego en el clásico, ellos tampoco. Son partidos muy bien planteados”. “Es un partido aparte, llegás al clásico y es totalmente distinto”, agregó Gobel.

El referente aurinegro cree que el encuentro mejor jugado por Peñarol fue el último, cuando perdió 2-1 por Primera división. En tanto, Helal se queda con el de la Supercopa por el nivel de juego, aunque en esa ocasión le haya tocado perder a su equipo.

Al preguntarle por su clásico favorito, para el capitán tricolor el primero fue el más lindo: “Yo les dije a mis jugadores que se podrán jugar 1.000 clásicos más, pero el primero quedó en casa, el primero lo ganamos nosotros”. El capitán aurinegro reconoce que Nacional venía con más tiempo de preparación y que por eso fue el vencedor. 

El que más disfrutó Gobel fue el de la Supercopa. “Personalmente fue el más importante que jugué, fue una final, llevar la segunda copa al Palacio Peñarol”, agregó.

Planteles no tan separados

Ambas instituciones observan que es una industria a incentivar. Por eso, ambos capitanes han sido invitados a varios eventos del club. De hecho, tanto Helal como Gobel, aseguran que futbolistas del plantel principal han defendido los colores de sus amores en partidos virtuales.

“Hay una muy buena relación, algo que como hincha es un sueño hecho realidad”, comentó. Hoy está jugando con Santiago Rodríguez, el volante albo que debutó este año y es una de las principales promesas tricolores. “Me hablo con cinco o seis jugadores. Son todos muy buena onda y humildes. Siempre nos felicitan cuando ganamos y nos mandan palabras de ánimo si perdemos”, agregó.

Gabriel Neves llegó a anotar un gol, en un partido que terminó 9-0 contra Florida. Se podría decir el primer jugador de la historia en hacer un gol en campeonatos reales y virtuales con un mismo equipo.

Del lado de Peñarol, Gobel dice que fue un orgullo para él llevar la copa de Primera división a la directiva carbonera, un acto que todo plantel de Peñarol realiza luego de salir campeón. 

Luego de obtener esa liga, el plantel virtual fue invitado a un almuerzo en el Centro de Alto Rendimiento. Luego, fueron visitantes “de honor” en el Campeón del Siglo, donde saludaron a los jugadores y pudieron entrar a la cancha para sacar una foto del equipo.

Además, agrega que en estos días saldrá un video oficial del club en el cual Nicolás Canedo y Gobel se enfrentan al jugador del plantel Agustín Cannobio y al profesor Fernando Piñatares, con el objetivo de promocionar al fútbol virtual carbonero.

Agustín Canobbio también juega en la FUFV, pero en otro equipo: el Huevotes, junto al ex Peñarol Ramón “Cachila” Arias. Se enfrentarán con el mirasol la próxima Copa Uruguaya y Canobbio será el primer jugador en enfrentar a su propio club jugando actualmente en él, aunque en otra actividad.

La importancia de tener una federación

La FUFV nació hace dos años y fue el resultado del crecimiento de la comunidad virtual de jugadores de FIFA en Uruguay, que se viene dando en paralelo al crecimiento y profesionalización de los e-sports en el mundo. Desde su nacimiento, ya existen tres competencias, varias temporadas y más de 1.000 jugadores.

La liga comenzó en 2017, y su primer ganador fue Racing (ahora Racing Microfín, por motivos de patrocinio). Hasta el momento, se juegan también Copa y Supercopa (que enfrenta a los campeones de las otras dos competiciones).

Racing Microfín es por ahora el más laureado, posee dos ligas y dos copas. Lo siguen Torque, con dos ligas y una copa, y River, con una estrella por competencia. Wanderers, Sudamérica y Peñarol completan la tabla de la liga con una cada uno, mientras que Danubio, Albion y Nacional cuentan con una copa.

Hay tres divisiones, con 16 equipos en las primeras dos categorías y 18 en la última. Al principio, la gran mayoría eran los clubes que también jugaban en el Campeonato Uruguayo (en la primera división aún lo son), pero el espectro se ha abierto a todo tipo de nombres, desde Ocean Kush, La Pausa F.C., hasta Florida, representante del departamento en la competición.

Las redes sociales son muy importantes para el desarrollo presente y futuro de la FUFV. Además, las transmisiones son por YouTube y Mixer, una red de transmisiones streaming muy usada por los gamers. 

Fútbol virtual ¿y profesional?

Algo interesante de la FUFV es que (por ahora) los fichajes no se hacen por dinero, por lo que la igualdad de oportunidades en este modo de juego es muy distinta a la que ocurre en el fútbol de carne y hueso. No obstante, ¿es posible un fútbol virtual profesional?

Marcos Gobel desea que así sea. Cree que en un año la liga ha mejorado bastante, tanto en competencia como en notoriedad. “A este ritmo ojalá se profesionalice porque hay varios países que lo han hecho y les ha ido bien”, afirmó.

Por su parte, Mathías Helal cree que Uruguay está bastante lejos del profesionalismo, por más que se esté intentando. Agrega que tampoco se ha hablado mucho al respecto sobre qué va a pasar si se decide profesionalizar a los jugadores.

Según palabras de ambos capitanes, el fútbol virtual tiene una carga de aproximadamente cuatro horas diarias, lo que profesionalmente equivale a un trabajo de medio tiempo. Si a esto le sumamos el tiempo de práctica, estamos hablando de un trabajo de seis o más horas.

“No es algo tan sencillo como se ve de afuera, la gente no se da en cuenta del trabajo que hay atrás, no tenemos una remuneración, lo hacemos porque nos gusta. Dejamos reuniones con amigos, familia, salidas, para representar al equipo del que somos hinchas, y de afuera no se ve”, agregó Helal.

Darío Buonomo, relator de las transmisiones oficiales desde los inicios de la liga, y parte de la organización de los torneos, cree que ha habido una creciente profesionalización.  “Hay  un reglamento, estamos amparados por abogados. Nos importa muchísimo la organización”, opinó.

Darío no cree que todos los clubes lleguen a tener jugadores profesionales, contratados por la institución a la que representan, pero que algunos sí. Y esto está “mucho más cerca de lo que se piensa”, agregó.

La FUFV tiene varios convenios con clubes de primera, como River, Danubio, Cerro Largo, Progreso, además de Nacional y Peñarol.

¿Cómo se juega?

Es un partido de fútbol, pero online. Un clásico encuentro del FIFA 19. La liga utiliza el modo de juego Clubes Pro 11vs11 para desarrollar la competencia, en la que juegan 22 jugadores simultáneamente, cada uno desde su casa, chateando con auriculares, con su Playstation y el wifi encendido. 

Los partidos duran 17 minutos y durante la temporada se disputan dos por día: de 11 a 12 de la noche. Y los campeonatos no duran un año entero dividido en tres competencias como el Campeonato Uruguayo, sino que se desarrollan en apenas un mes y medio.

Es muy importante tener buen servidor de Internet, sobre todo para los partidos internacionales. “Uruguay va creciendo, pero le falta. El tema de los servidores para los e-sports no es muy bueno. Argentina y Brasil vuelan y a nosotros nos rebotan las pelotas”, opinó Marcos Gobel.

En los relatos de fútbol los nombres raramente son complicados, pero en el fútbol virtual para el relator oficial Darío Buonomo son un dolor de cabeza. “Es distinto. Las transmisiones de fútbol son mucho más largas, acá son 30 minutos y es muy intenso”, afirmó. 

Los jugadores se ponen apodos, conocidos como sus “id”, nombres de sus cuentas personales de Playstation. Por eso, hay nombres tan dispares como TNS_cricricri14, Fran9kei5tein, o Corsario723rudo. 

Las transmisiones tienen público, pero se encuentra presente solo en Internet, presenciando el encuentro a través de las plataformas YouTube Live o Mixer. Los cánticos y los gritos se hacen presentes desde el Livechat de cada uno de los programas, que comparten la misma transmisión para ambos.

En el fútbol virtual los hinchas podrán cruzar palabras, pero solo a través de una pantalla, como siempre se hizo desde que llegaron las redes sociales. Sin dudas, es una ventaja con respecto a la violencia física que ocurre en el fútbol real.

La obsesión copera

Ante tanta imitación del fútbol real, la Copa Libertadores no podía quedar afuera. Se juega una vez al año, por lo que solo clasifican los campeones de las temporadas que se jueguen entre una edición y la próxima. A veces ni eso. “Acá hay cinco temporadas al año. Si hay cinco campeones, pasan. Si no dan los cupos, pasan los equipos con mayor puntaje, y los demás van a la sudamericana”, nos cuenta Helal.

En la edición de este año, jugada en julio, los clubes uruguayos virtuales no se distanciaron mucho de los tradicionales: Todos se quedaron en octavos, ante el poderío de los brasileños y argentinos. Sin embargo, los dos capitanes anhelan algún día alcanzar el objetivo de ser campeones de América.

Ambos destacaron a Can You With Us, un conjunto argentino de estrellas del FIFA –entre ellas Nicolás Villalba, tercer mejor jugador del mundo– que viene de ganar las últimas dos Libertadores.

El historial clásico

1-0 Nacional (30/5/19) - Segunda división (ThyagoR23) (Campeón Nacional) 
1-0 Peñarol (6/6/19) - Primera división (Mate) (Campeón Peñarol)
1-0 Peñarol (30/7/19) - Supercopa (Muniz1891) (Campeón Peñarol) 
2-1 Nacional (7/8/19) - Primera división (Rodrii1891 e/c, EmiJR99- Muniz1891) (en disputa)

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...