18 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
8 de octubre 2023 - 5:04hs

Tras siete años de poder dictatorial, Augusto Pinochet dictaminó una Constitución sin el más mínimo debate ciudadano. Los sucesivos gobiernos constitucionales inaugurados con el triunfo del demócrata cristiano Patricio Aylwin realizaron agregados a ese texto manchado de sangre. Sin embargo, aquella Carta Magna mantuvo normas de claro corte autocrático.

Tras las protestas de 2019, Chile se encaminó a un proceso de profundo debate para tener un nuevo texto constitucional y borrar los vestigios dictatoriales. Una primera asamblea constitucional no logró apoyo en las urnas. En efecto, a principios de setiembre de 2022, el 62% optó por el “rechazo” contra el 38% que votó “apruebo”.

Una nueva asamblea constituyente se puso en marcha, esta vez con apenas 50 miembros, y el 17 de diciembre, los chilenos deberán votar si apoyan o rechazan el texto que ahora están intentando consensuar los constituyentes.

Más noticias

A menos de dos meses, los distintos partidos políticos chilenos intentan salvar el nuevo proceso constituyente pero la última encuesta de la consultora Cadem, una de las más serias, midió los consensos y las cifras obtenidas muestra el débil apoyo: un 54% de los encuestados dice estar “en contra” y un 24% “a favor”.

Al contrario de lo que sucedió con el primer proceso que resultó rechazado, esta vez el consejo a cargo de redactar la propuesta está integrado en su mayoría por sectores de derecha, siendo el partido Republicano, de extrema derecha, el que cuenta con más representación.

La asamblea comenzó a trabajar en junio sobre la base de un texto creado por una comisión de expertos que reunió el apoyo de los distintos sectores aunque con el sello de la derecha, que sí logró cambios en el contenido del texto.

Los constituyentes intentan negociaciones para modificar los aspectos más polémicos del texto. De esta forma, esperan hacer crecer el apoyo ciudadano para que se apruebe en el plebiscito que se realizará el 17 de diciembre. El miércoles 4 de octubre, el consejo terminó de votar las enmiendas y ahora el texto volverá a las manos de la comisión de expertos, quienes tienen la oportunidad de proponer algunas variaciones.

El lunes 13 volverá a la asamblea que puede aprobar o rechazar las recomendaciones. El plazo final es el 7 de noviembre, cuando deberá estar lista la propuesta constitucional que se plebiscitará.

El texto de la comisión de expertos es cuestionado por la derecha que se opone a la necesidad de consagrar en la Constitución que Chile se organiza bajo un “Estado social y democrático de derecho”.

A juicio de la izquierda, este concepto es el que aseguraría que el sistema genere mecanismos de solidaridad para apoyar a aquellos que tienen menos recursos, una demanda histórica de este sector político y que surgió con fuerza del estallido social de octubre de 2019.

Otra de los puntos álgidos es el que establece la frase “la ley protege la vida de quien está por nacer”, lo que para el oficialismo de Gabriel Boric podría afectar la aplicación de la ley de aborto bajo tres causales que rige en Chile desde 2017.

Grupos feministas se han opuesto a este artículo así como también a la decisión del consejo de eliminar la paridad en las próximas elecciones parlamentarias, lo que, dicen, configuraría un "retroceso" para los derechos de las mujeres.

Además de los puntos específicos debatidos en la asamblea, la extensión de más de un año generó un cansancio entre la ciudadanía que explica el riesgo de fracaso del actual proceso. En la última encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP), realizada en julio de este año, casi la mitad de los consultados, el 49%, dijo que no le interesa la discusión constitucional actual.

La encuesta CEP muestra que un 37% de las personas considera que lo ha hecho “mal o muy mal” y sólo un 19% que lo ha hecho “bien o muy bien”. Un 37% respondió que “ni bien ni mal”.

Cabe recordar que Gabriel Boric asumió su mandato el 11 de marzo de 2022 y estará en el Palacio de la Moneda por cuatro años. Si bien, la izquierda chilena cumple con todos los requisitos para aprobar sus propuestas legislativas en el Congreso, para ese sector político una nueva Constitución resulta un compromiso con el que llegó al poder.

Así como fue inesperada la llegada de Boric al gobierno, un acérrimo detractor del pinochetismo, la ultraderecha se afianza entre el electorado y no muestra rechazo a los 17 años de dictadura sufridos en Chile.

(Con información de agencias)

 

Temas:

Chile

Seguí leyendo

Te Puede Interesar