Cargando...
MGAP, INAC e intendencias tienen competencias variadas a la hora de actuar sobre rubros de alimentos

Nacional > CALIDAD DE LOS ALIMENTOS

El periplo de un consumidor que compró hamburguesas sin fecha de vencimiento: ¿quién debe controlar?

El MGAP decidió no tomar cartas en el asunto tras constatar que el lote al que pertenecían los paquetes con inscripción ilegible no presentaba problemas desde el punto de vista sanitario 

Tiempo de lectura: -'

19 de octubre de 2021 a las 05:04

Un vecino de Solís de Mataojo, Lavalleja, compró dos paquetes de hamburguesas a mediados de agosto y no encontró ni fecha de lote ni de vencimiento, que son obligatorios por normativa. Decidió entonces ponerse en contacto con el frigorífico establecido en Montevideo que expidió el producto. La empresa le ofreció un intercambio por otro paquete pero él se negó: pidió una respuesta en torno a la calidad de lo comprado y que la compañía se hiciera cargo del error. Le contestaron que una vez que las hamburguesas partían hacia las localidades mediante un transportista tercerizado ya no les correspondía rastrear. 

Al cabo de una semana, el hombre denunció el caso ante el Servicio de Regulación Alimentaria de la Intendencia de Montevideo (IM), cuya primera réplica lo redirigió hacia la Intendencia de Lavalleja por ser la responsable de actuar en caso de decomiso. El consumidor insistió —argumentando que el producto podría haberse distribuido desde Montevideo a otros puntos del país— y, al día siguiente, la intendencia capitalina avisó que el reclamo estaba ingresado. Tras consultar por novedades dos semanas después, le indicaron que ese día concurriría un inspector al frigorífico. 

Catorce días después, la IM le envió un informe de inspección, en que adjuntaban lo recabado por una auditoría de la empresa. Ese estudio detectó que si bien no había faltante de fecha de lote y vencimiento en el envase, la impresión se había hecho en tinta negra sobre una parte del mismo color,  que fue lo que la tornó ilegible para el consumidor.

La compañía dio cuenta de que un operario relató que el 26 de julio, al comenzar la producción sobre las 22 de la noche, podría haberse producido el envasado de entre cinco y diez paquetes mientras se recalibraba la posición del texto sobre el envoltorio. Para subsanarlo, se hizo una charla de capacitación en la planta. 

El serrano también se quejó ante el Instituto Nacional de Carnes (INAC), que trasladó el asunto al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP). Desde Servicios Ganaderos de la cartera indicaron a El Observador que se constató que el lote al que pertenecían entre cinco y diez paquetes no tenía problemas desde el punto de vista de la inocuidad, en línea con lo analizado por el frigorífico. 

Al estar la planta habilitada por el propio MGAP, no tener antecedentes de carencias en la calidad de los alimentos y estar el lote en regla, la cartera decidió no tomar cartas en la situación. No obstante, ante las consultas de El Observador, no llegaron a responder de qué manera se asegura al consumidor que ese producto, al que no puede leerse la fecha de vencimiento, no está vencido a la hora de comprarlo. Al MGAP le compete dar el visto bueno a la calidad de este tipo de alimentos, así como habilitar a las plantas en que se producen.

El caso, indicaron desde el MGAP, es una excepción, y en lo que va del año no recibieron denuncias por falta de fechas de lote y vencimiento. Desde el INAC, en cambio, señalaron que les faltó información clave a la hora de recibir la denuncia, tales como fotos de los dos lados del paquete de hamburguesas y el comercio de origen. A modo de ejemplo, les hubiera correspondido actuar si, en caso de decidir que la situación ameritaba un decomiso, este tuviera que realizarse en una carnicería. De otros locales comerciales se encargan los gobiernos departamentales.  

El director de Higiene de Lavalleja, Manuel Rodríguez, dijo a El Observador que en la intendencia se manejan mediante denuncias, que en este caso no recibieron. La comuna serrana cuenta con seis inspectores abocados a todo lo referido a salubridad. 

Lo mismo sucede en Montevideo, donde el Servicio de Convivencia Departamental lleva a cabo inspecciones periódicas por locales comerciales, almacenes y ferias. Las sanciones varían según la gravedad y los antecedentes de los responsables, pudiendo ir desde la multa hasta la clausura. También puede actuar el Ministerio de Salud Pública (MSP) para ordenar un decomiso en caso de que el producto esté generando daños a la salud. 

Daniel Menéndez, gerente de la Asociación de Supermercados del Uruguay (ASU) dijo a El Observador que no es común que los grandes establecimientos reciban las visitas de inspectores que regulen las góndolas. No obstante, aseguró que en el mercado formal "es muy difícil que llegue algo vencido", dado que las empresas procuran que los productos "tengan por lo menos tres meses de vida útil", y un mes "si es de muy alta rotación". "Es muy difícil que se compre algo para lo que quede un mes hasta su vencimiento", manifestó.

Por otro lado, expresó: "Al comprar un inventario de productos, casi todos los supermercados acuerdan cambiar algo (con el proveedor) cuando se está por vencer". Si hay un contrato firmado con el proveedor, el comercio puede exigirle un cambio de mercadería si constata a su ingreso la proximidad de su vencimiento. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...