Mundo > Venezuela

El poder militar bajo el chavismo

Ocupan altos cargos en el gobierno de Nicolás Maduro y tienen una influencia en áreas clave del Estado y en la gestión de los recursos económicos

Tiempo de lectura: -'

03 de febrero de 2019 a las 05:03

Un artículo del diario británico Financial Times, firmado por John Paul Rathbone y Gideon Long, del 29 de enero, recuerdan con razón el papel importante de las fuerzas de seguridad en la historia de Venezuela. En ese sentido, mencionan el golpe militar de 1947 que derrocó a un presidente elegido democráticamente, hasta que otro golpe en 1958 restableció la democracia. El golpe de Estado fallido de Hugo Chávez,de 1992, quien luego sobrevivió un intento de golpe en 2002. El poder militar bajo Nicolás Maduro tampoco es una excepción.  

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) tiene un rol fundamental. La FANB no es una entidad que defienda solo los intereses nacionales, sino que desde hace años ha sido redefinida en función de la revolución socialista-bolivariana; sus integrantes le deben fidelidad a la revolución por encima de todo. Así han sido instruidos. Además, gran parte del alto mando militar en Venezuela encabeza gobernaciones o ministerios de áreas claves como Petróleo, Energía Eléctrica, Alimentación, Comercio, y otros. Según la Asociación Civil Control Ciudadano, más del 47% del gabinete está integrado por militares. 

Esto significa que los militares defienden a Maduro, básicamente, porque son parte misma del entramado del poder y, llegado el momento de un cambio a un gobierno democrático, también tendrían que rendir cuentas, ante investigaciones por enriquecimiento ilícito, corrupción, relación con el narcotráfico y violación de derechos humanos. 

Como contrapartida, el presidente interino Juan Guaidó desplegó un operativo de entrega de una ley de Amnistía (aprobada por el Parlamento) con la intención de que los militares desconozcan a Maduro; aunque hasta ahora sin mayor efecto visible. Sin duda, el haberse convertido en un “presidente sui generis” genera sombra a sus promesas. 

Por lo pronto, se comenta que facciones de oficiales que han sido expulsados o desertaron a Colombia y Perú podrían regresar a Venezuela para formar una fuerza militar paralela a la oficial, bajo las órdenes de Guaidó. Esto iría en línea con los embajadores que el “gobierno de la oposición” ha estado definiendo en los últimos días.  

Radiografía de la FNB

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) está compuesta por 273 mil  efectivos, según el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) -unos dos mil generales-, aunque otras fuentes aseguran que en 2016 había más de 365 mil.

En comparación con la OTAN, el sistema de rangos de la FANB es más complejo. El estándar de la OTAN posee nueve grados militares para enlistados, tropa profesional y sub-oficialidad, mientras que la FANB tiene al menos 18 grados militares.  

La inteligencia cubana es el motor en la definición de la organización, centrada en el lema “Patria, Socialismo o Muerte”, que tanto se repite en los cuarteles.

La FANB consta de cinco contingentes: el Ejército (con más del 40% de efectivos del total), la Guardia (37%), la Armada (14%) y la Aviación (5%). También está la Milicia Nacional, hasta ahora estimada en unos 1.100.000 combatientes civiles; aunque Diosdado Cabello habla de dos millones.

Desde que Chávez asumió el poder en 1999, se han dado una serie de reestructuras en la FANB bajo premisas “revolucionarias”. En el año 2014, cuando se intensificaron las protestas civiles en las calles, la Guardia Nacional -entidad militar con funciones policiales- pasó de 73 destacamentos a 236, y de 159 compañías a 514. 

Destaca la creación de un Comando Estratégico Operacional en 2005, que responde a la doctrina “Sistema Defensivo Territorial”, la cual concibe la defensa nacional distribuida en espacios geográficos determinados, particularmente con las Regiones Estratégicas de Defensa Integral (REDI). Esto entró en vigencia con la Ley Orgánica de la FANB del año 2009. 

En agosto de 2008 Chávez cambió por decreto el nombre de la Fuerza Armada Nacional y pasó a denominarse “Bolivariana”; también incorporó a las milicias. 

A lo largo de los años la FANB ha ido comprando material bélico de fabricación rusa, lo que es fuertemente criticado por la oposición. 

Según el portal de investigación Armando.info, gran parte de los generales venezolanos goza de privilegios derivados del sistema de distribución de alimentos en el país, o de tasas favorables del tipo de cambio de dólar, con lo que habrían amasado grandes fortunas. 

¿Fisuras internas?

El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, declaró que la FANB no tolerará ninguna intervención extranjera en Venezuela -refiriéndose a EEUU- y les dijo a los militares que “resistan” y se mantengan unidos. 

Pero la Fuerza Armada Bolivariana no es homogénea. Se calcula que 60 militares han sido arrestados bajo acusación de conspiración en la “era Maduro”, entre ellos el del exministro del Interior Miguel Rodríguez Torres. Y el agregado militar de la Embajada de Venezuela en Washington, el coronel José Luis Silva Silva, acaba de reconocer a Guaidó como presidente. 

Un antecedente de la división en la FANB se dio en el año 2002, con el intento de un golpe militar que resultó en el derrocamiento de Chávez por tres días. Cuando el líder reasumió la presidencia, realizó purgas en filas castrenses.  

Hoy en día, según las fuentes consultadas por El Observador -una de ellas muy vinculada a la fuerza militar venezolana- la probabilidad de alguna rebelión de peso en la FANB es incierta. Lo que sí le será más difícil al gobierno de Maduro -y por ende, a sus militares- es resistir el bloqueo estadounidense en materia petrolera, lo cual podría ser un detonante en lo interno de la FANB.

Los hombres fuertes
El “sartén por el mango” del gobierno de Maduro lo tienen Vladimir Padrino López y Diosdado Cabello. 
Padrino López, ministro de Defensa desde 2014, controla los puertos del país y las industrias de minería y petróleo. Diosdado Cabello, jefe de la Asamblea Constituyente, siempre ha tenido gran influencia sobre la FANB. 
Ambos participaron en el intento de golpe de Estado de 1992, dirigido por Chávez, en contra del entonces presidente Carlos Andrés Pérez. También ambos, además de Maduro, recibieron recientemente sanciones económicas del gobierno de Estados Unidos, por delitos de corrupción y violación de derechos humanos; acusaciones que ellos niegan.
Lo cierto es que Padrino López, Diosdado Cabello y Maduro forman una suerte de triunvirato en el que éste último, de extracción civil -y sin la destreza estratégica de los primeros dos mencionados-, resulta el más vulnerable en este momento.
Se trata de gente mentalizada para “morir con las botas puestas”, pero nunca se sabe hasta dónde pueden llegar. No se descarta una posible guerra civil. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...