23 de julio 2024
Dólar El Observador | Auspicio BROU Cotizaciones
Compra 39,05 Venta 41,25
25 de diciembre 2022 - 5:00hs

La cadena agroindustrial de la carne está “madurando, todavía no estamos integrados, pero sí siento con alegría que todos estamos madurando para el bien de cada uno de los involucrados y de todos en conjunto”. Eso afirmó a El Observador Carlos de Freitas, presidente de Plaza Rural y director de la firma Carlos de Freitas y Cía, en la jornada de cierre de actividades de 2022 que realizó este consorcio de escritorios rurales, en el hotel Cottage, en Carrasco.

El que está próximo a concluir “fue un año muy desafiante, porque pasamos por todos los escenarios, con uno que fue casi de euforia en el primer semestre, luego todo se moderó a mediados de año y después, hacia el final del año, el mercado cayó, para mí incluso exageradamente”.

De todos modos, puntualizó, “mirando todo el año, fue positivo, nos permitió trabajar, nos dejó sacar muchas enseñanzas y en ese sentido creo que la ganadería se dio cuenta de cuál es el camino”.

Más noticias

Sobre esa reflexión, aclaró: “Tenemos claro que somos un país tomador de precios, dependemos de eso en gran medida y nos quedó más claro que nunca que para desarrollarnos hay que producir más, pero sobre todo mejor, con más calidad, porque con volúmenes no vamos a ningún lado”.

Eso, complementó, “el Uruguay ganadero, todos los que estamos en este negocio, lo tiene bien claro y una vez más se notó que cuando el productor ve las señales que precisa se larga a hacer las cosas de ese modo, para beneficio suyo y de muchísima gente”.

En un año tan dinámico, cambiante y exigente, señaló, “Plaza Rural acompañó en cada desafío y creo que lo hemos hecho bien, todo el equipo”.

Se respondió a un mercado más dinámico y cambiante, “que precisaba más opciones, eso nos hizo salir de nuestra zona de confort, que lo hicimos convencidos y con mucho gusto”, mencionó, aludiendo a que desde mitad de año se incrementó la cantidad de remates en cada mes.

“Como siempre, cada decisión de cambio te da más ganas y te deja aprendizajes, fue una decisión muy bien tomada, que tendrá que tener como en todas las cosas sus ajustes”, indicó.

Ese cambio fue muy bien tomado “no solo por nuestros clientes, también por nuestros colegas y eso te marca que estás en el buen camino”.

Para 2023, “con buen criterio, proyectamos un calendario afinando las cosas, con base en un grupo de trabajo que va más allá de la directiva, vamos a ir por el camino del medio y tendremos la misma actividad con fechas reservadas aunque de momento no publicitadas para el caso de los meses más flacos de oferta”.

Plaza Rural Carlos de Freitas, presidente de Plaza Rural

“Estamos contentos, sentimos que como grupo crecimos, maduramos y seguimos aportando nuestro empuje para que la ganadería haya crecido superando los pozos de aire que aparecieron sobre la segunda mitad del año”, expresó.

Sobre lo que se precisa para el año que comienza pronto, señaló: “Uruguay lo que precisa es estabilidad, funcionamiento, extracción, que la máquina nunca pare, porque después el tema de los valores es algo que se acomoda siempre sobre la marcha”, agregó.

 

Con el foco en el vendedor

Sobre alguna meta diferencial, trazada para cumplir a corto plazo, adelantó que “con nuestro socio estratégico que es el Banco de la República estamos trabajando especialmente en poderle dar mayor comodidad al vendedor, al comprador le hemos podido ir dando muchos servicios y obviamente vamos a seguir haciéndolo, pero creo que nos estaba faltando avanzar junto con el BROU en darle más accesibilidad a la plata a ese gran protagonista del negocio que es el vendedor”.

 

El consorcio lo integran 15 escritorios.

 

Una cadena que madura

De Freitas opinó, también, sobre cómo ha observado últimamente al productor ganadero y al empresario industrial. Y antes de analizar cada caso, consideró: “Veo a la cadena madurando, todavía no estamos integrados, pero sí siento con alegría que todos estamos madurando para el bien de cada uno de los involucrados y de todos en conjunto”.

Al productor lo veo con las ganas y capacidad de trabajo que siempre tuvo. Como dije, con señales claras siempre responde y da más de lo que se puede esperar, toma paquetes tecnológicos y produce más y mejor, porque es buen negocio eso. Pongo un ejemplo: el criador, la base importante pero siempre el menos desarrollado, que ha estado sumergido, cambió enormemente, se dio cuenta que es un gran negocio darle kilos a los terneros. En un raigras muy sencillo de plantar y manejar, dependiendo de la zona, uno mete por lo menos tres terneros por hectárea, capaz cuatro, que ganan un kilo al día y eso es mucho, solo hay que agarrar la calculadora y sacar las cuentas. Así es que se ofrecen terneros de 200 kilos, 220 kilos, que antes no era lo más común y que hoy es lo que se precisa porque las recrías necesitan una ternerada acostumbrada a ir para adelante, para tener ganancias importantes y llegar a los 360 kilos y darle al invernador o al corral un animal con 18 a 20 meses apto para invernar, y eso es algo que ha cuajado porque es buen negocio para todos, no por decreto”.

Sobre la industria, “tiene también su gran protagonismo para que todo funcione, veo una industria que ha dejado de quejarse de los costos del país en un país que sigue siendo caro, hay que reconocerlo, pero un país que está luchando para abrirse de mejor manera en los mercados, algo fundamental, bienvenido que se sepa que hay deberes, que no alcanza con tener mercados abiertos, que se tenga claro que tan importante como eso es abaratarlos, generar tratados de libre comercio… es impensable pensar en que Uruguay crecerá cerrado, crecerá abierto al mundo”.

La industria, añadió, “se dio cuenta de que debía atacar esos costos, que sin dudas son difíciles de bajar, seamos sinceros, pero se ha desarrollado muy bien, una industria de enorme prestigio y credibilidad en todo el exterior, tenemos industriales jóvenes, con otra cabeza y eso es un activo que tiene el país, es algo que todos debemos apoyar”.

Por supuesto, mencionó, “en un mercado de libre oferta y demanda, como todos queremos, nadie lo duda, cada uno juega su partido y saca su tajada y está bien que eso suceda, pero mirando el medio vaso lleno, no el medio vaso vacío, tenemos una muy buena industria, tenemos que estar orgullosos de eso”.

Señaló que en ese mercado, coincidiendo con otros actores, “en Plaza Rural tenemos una función muy importante de acercar lo que precisa cada sector, el que tiene que producir debe dedicarse solamente a producir y nosotros caminar al lado de él y prestarle un servicio, lo mismo con la industria, que precisa distintas materias primas según el negocio que tenga y nosotros debemos ayudar a brindárselas”.

“Nuestro gran desafío es ser cada vez más profesionales, para poder cumplir cada vez un mejor servicio”, concluyó.

Algunos datos

  • Plaza Rural es un consorcio que está conformado por un conjunto de 15 empresas del sector de los agronegocios.
  • En el catálogo elaborado para el último remate de 2022 se informó que en 20 años se comercializaron 3.376.518 vacunos en 260 ventas.
  • El remate 261, que será el primero en el ciclo 2023, está programado para el miércoles 1° y jueves 2 de febrero.
  • Durante 2022 se realizaron 18 instancias comerciales entre las habituales y emprendimientos diferenciales añadidos.

 

Este año, desde agosto, hubo dos remates en cada mes.

Temas:

ganadería Agroindustria cárnica frigoríficos Remates ganaderos

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos