Fútbol Internacional > EL REGRESO DEL FÚTBOL

El riesgo del fútbol alemán que no quieren correr dos entrenadores uruguayos

Eduardo Acevedo y Guillermo Almada creen que necesitan al menos un mes de entrenamientos para prevenir lesiones

Guillermo Almada en su primer entrenamiento en Santos Laguna de México en abril de 2019

Tiempo de lectura: -'

23 de mayo de 2020 a las 05:02

Hasta este miércoles, el técnico uruguayo Guillermo Almada pensaba que el 1° de junio el equipo que dirige, Santos Laguna de México, iba a volver a los entrenamientos después de más de dos meses de fútbol detenido. Sin embargo, la noticia que se conoció al día siguiente dio vuelta los planes: ocho jugadores del club dieron positivos al coronavirus, por lo que se decidió suspender el campeonato de forma definitiva y que no haya campeón.

En Chile, la Universidad de Concepción de Eduardo Acevedo pensaba que iba a volver a los entrenamientos este lunes en grupos de a seis jugadores y cumpliendo el distanciamiento social. Pero los brotes de los casos de coronavirus en Santiago también cambiaron los planes y los dirigentes pidieron una pausa de tres o cuatro días más. 

El técnico uruguayo tiene charlas periódicas vía Zoom con los directivos del club que dirige desde principio de año, pero los planes de regreso cambian según la evolución de la enfermedad que paralizó el mundo. “Hay mucha presión para volver porque la televisión es muy importante en el presupuesto de cada equipo”, explicó a Referí desde Concepción.

El protocolo de la vuelta al fútbol incluye entrenamientos en un lugar en el que actúen hasta 10 personas y que cada jugador tenga su pelota. Esta etapa, indició el uruguayo, puede durar entre tres y cuatro semanas, y recién en un siguiente período se podrán hacer entrenamientos con más jugadores. 

Eduardo Acevedo dirige Universidad de Concepción de Chile desde principios de 2020

Hay algo que transmiten tanto Almada como Acevedo: la vuelta tiene que ser distinta a la que tuvo el fútbol alemán, que solo tuvo dos semanas de entrenamientos y que dejó varios lesionados en su retorno. “Lo veo como un disparate”, sentenció Acevedo. 

“Vos no podés volver con menos de cinco semanas. Dos semanas de físico, una semana de puesta a punto y 10 días para jugar amistosos o para poner en ritmo a los equipos”, explicó. 

Para Almada, el mínimo de preparación para el regreso a las canchas es de un mes de entrenamientos para evitar las lesiones que se pueden generar en los jugadores por tener dos meses de inactividad. 

En México el fútbol se detuvo el 15 de marzo y los jugadores llevaban más de dos meses sin jugar cuando el viernes se conoció la suspensión. Este tiempo es mayor a las licencias que tienen los futbolistas cuando terminan los torneos, que, en general, apenas superan los 30 días.

Encuentros virtuales 

Durante este tiempo en el que volver al torneo estaba entre los planes, el día de Almada empezaba temprano en la mañana saliendo a correr para luego ponerse en contacto vía Zoom con los futbolistas, analizar videos de partidos y dar conferencias sobre fútbol para otros países. 

En los diálogos con los jugadores no hablaba sobre lo táctico del juego porque no tenía “visualizado” cuando podrían retornar la competencia y porque “el foco de atención de los jugadores no es muy grande”. Lo que pretendía era que sus dirigidos se mantuvieran bien físicamente y que la “cabeza estuviera equilibrada”. 

El golero y capitán de Santos, Jonathan Orozco, reconoció ser uno del los casos confirmados de coronavirus. En un vivo de Instagram dijo que hizo una “reunión” por su cumpleaños, pero negó haberse contagiado allí y reiteró que desconoce cómo contrajo el virus, consignó El Universal. 

Guillermo Almada dirigiendo a Barcelona de Guayaquil

Almada dijo que ninguno de los jugadores estuvo en el cumpleaños  y resaltó que hace 65 días los jugadores no entrenan juntos. 

Acevedo, por su parte, no está de acuerdo con los entrenamientos por Zoom porque cada jugador tiene una infraestructura diferente dentro de su casa. El preparador físico es el que se contacta con los jugadores de forma individual y les hace evaluaciones cada 10 días, dijo. El técnico prefiere mandar videos tácticos y luego analizarlos en charlas personales.  

El exentrenador de Defensor Sporting llegó a Unviersidad de Concepción el 3 de enero. En ocho fechas que se jugaron hasta suspensión del fútbol, el equipo perdió tres partidos y empató cinco. 

En el momento en que se paró el fútbol, Universidad de Concepción venía creciendo en el juego, afirmó el entrenador, quien cree que cuando se reanude la actividad va a tener una ventaja en comparación a enero porque conocerá mejor al plantel. 

El exDT de Nacional y Defensor definió al fútbol chileno como de mucha tenencia de pelota, más horizontal que vertical y que se destaca en lo técnico. Pero a Acevedo le gustaría “presionar mucho más”. 

Eduardo Acevedo dirigiendo a Defensor Sporting frente a River Plate, en abril de 2018,

Por fuera de lo futbolístico, la principal preocupación del técnico es que no puede viajar a Uruguay, donde están sus hijos y su madre, de 87 años. “Si pasara algo en Uruguay no podemos ir. Eso es lo que me tranca más”, se lamentó. A pocas cuadras de su casa en Concepción vive su hermano y ayudante técnico, Alejandro Acevedo. 

El corte de racha

Santos Laguna estaba en un buen momento del campeonato cuando se interrumpió la actividad. Almada había planificado el campeonato pensando en llegar al final de la fase regular –en siete fechas– y el comienzo de la liguilla en el pico de rendimiento del equipo. 

“Nos cortó en un momento que si hubiera seguido todo normal hubiéramos cerrado muy bien el campeonato y hubiéramos llegado de muy buena manera a la liguilla porque veníamos en un nivel ascendente, no solo en la parte física sino en el juego en el equipo y haciendo muy buenos partidos”, se lamentó Almada. 

El entrenador llegó en abril de 2019 al fútbol azteca después de estar cuatro años en Barcelona de Guayaquil. La liga de México superó las altas expectativa que tenía Almada al llegar. “Los partidos son muy atractivos, muy dinámicos, hay muchísimo nivel. Me aportó un crecimiento muy grande como entrenador”, comentó. 

Almada vive en México junto a su esposa y dos de sus tres hijos porque su hija mayor está en Uruguay. El entrenador y su familia suelen volar a mediados de año al país, pero esta vez la pandemia provocó que cancelaran las vacaciones. Su pareja es médica y entonces sabe de primera mano que no debe viajar porque, dijo, “lo más importante es la salud”.

Almada, el técnico de procesos 

Con Guillermo Almada como entrendor, River Plate fue campeón del Torneo Preparación 2012


Guillermo Almada dirigió durante cuatro años a Barcelona de Guayaquil y fue el técnico que más tiempo estuvo en los casi 100 años que tiene de historia el club ecuatoriano, informó a Referí
El entrenador uruguayo tuvo varias ofertas del fútbol mexicano, pero prefirió tomarse su tiempo para dejar Ecuador. Como se venían elecciones en la institución, que además arrastraba problemas económicos, creyó que era el momento de partir. 
Los equipos que dirigió Almada no son muchos y el tiempo que estuvo en ellos no es común. Como entrenador principal dirigió por primera vez a Tacuarembó durante un año y medio y, antes de ir a Barcelona, pasó a River Plate, donde estuvo más de cuatro años. En este período también tuvo ofertas del exterior, de Peñarol y Nacional, pero dijo que prefirió "respetar los procesos". 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...