Rugby > RUGBY

El seven mundial mira a Uruguay y Chile: la importancia del Challenger Series

Comienza el Circuito Mundial B en Viña y la próxima semana llegará a Montevideo; para Los Teros 7s es una gran oportunidad pero arrancan cuesta arriba

Tiempo de lectura: -'

14 de febrero de 2020 a las 16:26

Hace tiempo que Sudamérica viene moviéndose y llamando la atención en el contexto del rugby internacional. El empuje de la Americas Rugby Championship, el arranque de la SuperLIga Americana, Brasil recibiendo a All Blacks Maoríes y a los Barbarians -y los ojos de World Rugby puestos en un mercado potencialmente poderoso-, el gran Mundial de Los Teros...El liderazgo político del argentino Agustín Pichot y el uruguayo Sebastián Piñeyrúa han hecho de esta región del mundo un foco de atención del rugby mundial. Y en buena medida eso se traduce en un paso histórico que comenzará a darse hoy: el World Rugby Challenger Series, un Circuito de dos etapas, en Viña del Mar y Punta del Este, que juntará a 16 países que quieren ascender al World Rugby Sevens Series. Una especie de Circuito Mundial B, que tendrá su segunda etapa en el Estadio Charrúa, el sábado 22 y domingo 23, en una especie de evolución del Seven de Punta del Este que se muda a Montevideo. Y del que clasificarán ocho equipos para la gran final en el Seven de Hong Kong, que determinará qué equipo asciende al Circuito 2020-2021. 

Chile y Uruguay tienen así la responsabilidad de llevar adelante un paso relevante: que todos esos países que están en el segundo escalón tengan una competencia más regular, para adquirir roce y poder establecer programas más estables de seven, una de las vías de crecimiento del rugby mundial, y que en muchos países tiene un importante apoyo de los comités olímpicos locales, lo que a su vez es una válvula de escape económica para World Rugby.

El torneo llega la semana que viene a Montevideo. Si sos Member Pro o Full de El Observador podes ganar entradas gratis para el palco vip

En cuanto al juego, se trata de un torneo parejo, que quedó desequilibrado en la fase de grupos de la primera etapa. En ese desequilibrio, a  Uruguay justo le tocó quedar emparejado en el grupo de la muerte, junto a Tonga, Japón y Portugal, todos candidatos a definir la copa. Los Teros 7s pagaron caro su muy mal año 2019, en el que quedaron atrás de Chile y Brasil en los eventos internacionales, por lo que fueron a parar al bombo 4, el mismo que Colombia, que tuvo mucho más suerte y quedó emparejada en un grupo con Hong Kong, Jamaica y Papúa Nueva Guinea.

El gran candidato es Japón, que descendió el año pasado desde el Circuito Mundial, pero que además juega como invitado en varias etapas de este año para llegar bien preparados a los Juegos Olímpicos, donde será local. Luego aparecen Tonga, Hong Kong, Alemania o Chile, y un escalón atrás Italia, Portugal o Uruguay. El seven suele regalar sorpresas, por lo que no se puede descartar a Papúa o Uganda.

Qué esperar

Más allá de la serie que le tocó, Uruguay llega con una excelente preparación. Quizás, de las mejores de los últimos tiempos para un equipo de seven uruguayo. Conducido por el director de alto rendimiento de la URU Guzmán Barreiro en el arranque del proceso y luego por Ivo Dugonjic como head coach, los celestes fueron vicecampeones del Seven de GER (Rosario) y del Seven de la República (el torneo de provincias argentinas) y campeones del Seven de Mar del Plata. En total, eso significa 12 victorias y 2 derrotas en dos meses. 

Pero la principal ventaja de Los Teros 7s en este nuevo proceso no son tanto los resultados (la exigencia subirá notoriamente) sino la continuidad: como pocas veces han trabajado con una base estable de un torneo a otro, sin que, como tantas veces, las exigencias del XV le saquen recursos. Hay un mix interesante entre jugadores del XV. (Manuel Ardao, Della Corte, Etcheverry, García); Teritos destacados de las últimas generaciones (Amaya, McCubbin, Pastore, Viñals), y especialistas como Diego Ardao, Brazionis, Lijtenstein o Ubilla. Los cinco primeros, además, son desde este año jugadores profesionales, contratados por Peñarol Rugby.

“La preparación fue buena, con buenas performances, y logramos mantener un grupo a lo largo de un par de meses de trabajo”, destaca Barreiro a El Observador. “A Viña llegamos bien, hemos estudiado a los rivales lo que nos permitió hacer ajustes en nuestros planes de juego. De Japón es el que tenemos más información, Tonga también, Portugal no tanto. Pero los estudiamos bien, estamos en buena forma para poder hacerles frente”.

“El cambio más notable es la velocidad de juego, te enfrentás a equipos que juegan a otro ritmo, el punto del contacto es tremendamente duro, y lo que más se nota es que el mínimo error cuesta puntos. En torneos de otro nivel no sucede, tenes una segunda o tercera oportunidad, acá no. No podemos fallar”, agrega el DT

Objetivos

El objetivo primario es, tras las dos primeras etapas, meterse entre los ocho mejores que vayan a Hong Kong en octubre (iba a ser en abril pero se postergó por el avance del coronavirus). Es un objetivo accesible si no fuera porque empieza por la difícil serie que tocó. Encima, las series de Montevideo se definen por las posiciones finales de Viña, por lo que la clave pasa a estar en el día 1 del torneo chileno. Si Uruguay logra meterse en cuartos de final de esta primera etapa (pasan los dos mejores de cada grupo) tendrá el camino bastante allanado; de lo contrario habría que apelar a ser el mejor de la ronda de perdedores de Viña (9°) y esperar una buena serie en Montevideo.

La importancia del primer día, entonces, choca con una máxima del seven: para tener éxito a lo largo del torneo, la clave es medir esfuerzos el primer día, sbiendo que es una carrera de largo aliento.

“El primer dia creo que fue el más duro posible. Tenemos que ser inteligentes en cómo jugar los partidos para lograr meternos en los ocho de arriba, si no lo hacemos la pelea es otra y con otros objetivos. Pero es importante entender que son dos etapas, entonces tenemos que ser inteligentes en manejo de cargas, la intensidad y el aspecto emocional para saber en qué momento tenemos que explotar”, agregó Barreiro.

Para Viña el equipo suma un contratiempo: el DT Dugonjic tuvo que bajarse porque será padre en cuestión de horas, por lo que será sustituido por Barreiro, que de todos modos ha sido parte del todo el proceso. 

“El hecho que Ivo no esté afecta, es el líder de este equipo, pero yo estuve involucrado en prácticas y dirigí el primer torneo. Enseguida nos pusimos en sintonía, no va a ser una excusa para el resultado que tengamos”, asegura Barreiro.

Así, con confianza por el trabajo hecho pero con un desafío duro, Uruguay se prepara para esta nueva era del seven que lo tiene como protagonista.

Grupos

Grupo A: Japón, Tonga, Portugal
Uruguay
Grupo B: Hiong Kong, JKamaica, Papúa Nueva Guinea
Grupo C: Alemania, Uganda, Italia, Paraguay
Grupo D: Chile, Zimbabue, Brasil. México

Partidos de Uruguay

12:53 Japón-Uruguay
15:37 Tonga-Uruguay
19:08 Portugal-Uruguay

Fixture completo aquí

El torneo podrá verse en vivo a través de scrum.com

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...