Polideportivo > CICLISMO

El Tour en etapa de definición

Chris froome y Rigoberto Urán definen el Tour de Francia en un fin de semana clave; el británico llega con ventaja

Tiempo de lectura: -'

22 de julio de 2017 a las 05:00

El británico Chris Froome del equipo Sky y el colombiano Rigoberto Urán del equipo Cannondale, primero y tercero de la general en el Tour, con una diferencia de 29 segundos, se juegan el sábado el triunfo final en la carrera, en la contrarreloj de 22,5 km en Marsella, con permiso del francés Romain Bardet del equipo AG2R, segundo a 23.

Bardet es segundo en la clasificación a 23 segundos de Froome pero sus dos rivales son especialistas en contrarreloj y el francés no.

Si la lógica se respetara, Froome, el mejor en las cronos, debería ganar la etapa y el Tour, mientras que Urán puede distanciar en más de seis segundos a Bardet y hacerse con la segunda plaza final, igualando a su compatriota Nairo Quintana, dos veces subcampeón de la mítica prueba.

Pero un pinchazo o un percance puede hacer que Froome pierda el maillot amarillo en beneficio de Urán y el británico es consciente de ello. "Urán es uno de los mejores contrarrelojistas, así que creo que Rigoberto está realmente preparado para el podio y para pelear por el maillot amarillo. Es mi gran amenaza", afirmó Froome.

"Con estos tiempos, Rigoberto Urán sería el más peligroso dado que creo que es el siguiente mejor contrarrelojista", insistió el británico, ciclista principal de su equipo por encima del español Mikel Landa, su socio en pista y compañero de equipo en Sky.

"Mañana lo que hay que hacer es no perder la carrera. No hay que ganarla, sino no perderla. Habrá que dejarlo todo en la carretera y luego ya veremos. Está muy ajustado entre los tres primeros de la clasificación general. Queda mucho por decir", valoró la estrella del Sky tras la 19ª etapa, que ganó el noruego Edvald Boasson Hagen.

La contrarreloj del sábado en Marsella será de 22,5 kilómetros, superior a la de 14 kilómetros que abrió esta edición en Düsseldorf.

"Como hice en Düsseldorf, cuando pueda forzar, forzaré, pero no es una etapa en la que vaya a poner todo en riesgo. Estoy en una situación fantástica ahora, prefiero estar donde estoy que segundo, tercero o cuarto y tener que recortarle tiempo a alguien. Eso me da mucha confianza", estimó Froome.

En la contrarreloj del sábado, Froome tendrá que lucir el maillot amarillo suministrado por el Tour y no el del Sky, algo a lo que el británico restó importancia.

"He llevado la combinación suministrada por la organización casi cada vez que he ganado el Tour y eso nunca me supuso ningún problema. Al final, lo que importa son las piernas", sentenció en conferencia de prensa tras la llegada a Salon-de-Provence.

Los halagos del colombiano

Cuando se le preguntó a Urán qué pensaba de que Froome lo haya colocado como el rival a batir en la crono de Marsella, el colombiano, con su habitual sentido del humor, asintió: "Tiene razón. También voy bien al cronómetro, he ganado contra el reloj, me he defendido bien y ahora con la forma que tengo, espero hacer una buena crono el sábado".

"Urán es el siguiente más fuerte en contrarreloj. Está solo a 29 segundos de mí, por lo que imagino que será el ciclista sobre el que tendré que estar pendiente en Marsella", señaló el líder del Sky.

Pero el último precedente en la lucha contra el crono no es el mejor para Urán. En los 14 kilómetros de la primera etapa, Froome lo aventajó en 51 segundos.

Será la cuarta ocasión en el siglo XXI en que una etapa del Tour concluya en la capital de la Costa Azul.
En las anteriores los ganadores fueron el danés Jakob Piil (2003), el francés Cédric Vasseur (2007) y el británico Mark Cavendish (2013).

El estadio donde el Olympique de Marsella disputa sus partidos, el Velodrome, hará honor a su nombre siendo el punto de partida y de llegada de los corredores.

Con el cuarto clasificado en la general, el español Mikel Landa, a 1 minuto y 36 segundos de Froome, parece que la contrarreloj de Marsella dictaminará el orden del podio entre Froome, Bardet y Urán.

Gran operativo de seguridad

Unos 2.000 policías estarán movilizados el domingo en París para vigilar la llegada final del Tour de Francia de ciclismo, con un perímetro de seguridad rodeando los Campos Elíseos, indicó este viernes la Prefectura de Policía en un comunicado.

"Casi 2.050 efectivos" trabajarán en la aglomeración urbana parisina "para garantizar la seguridad de los espectadores y vigilar esta última etapa", precisó la Prefectura. Habrá "una zona de protección y de seguridad" en los Campos Elíseos, como en la edición del año pasado.

En ese perímetro se prohíbe la posesión y transporte de "todos los objetos susceptibles de constituir un arma". Tampoco estará permitido el consumo de alcoholes fuertes en la zona, entre las 7h00 y las 21h00 locales.

El acceso del público se hará obligatoriamente por puntos de control y a las personas que se nieguen "se les impedirá el acceso". Los agentes podrán proceder al control de identidad de "cualquier persona, sea cual sea su comportamiento, así como a la inspección visual, control de bolsas y de vehículos", precisó.

Francia se encuentra en estado de urgencia, que fue prolongado por sexta vez a principios de julio, por el riesgo de atentados en el país, golpeado desde 2015 por distintos ataques, que han provocado 239 muertos.

Las frases

Urán es uno de los mejores contrarrelojistas, así que creo que Rigoberto está preparado para el podio y para pelear por el maillot amarillo. Es mi gran amenaza. Como hice en Düsseldorf, cuando pueda forzar, forzaré, pero no es una etapa en la que vaya a poner todo en riesgo".
Chris Froome, ciclista del equipo Sky
Tiene razón. También voy bien al cronómetro, he ganado contra el reloj, me he defendido bien y ahora con la forma que tengo, espero hacer una buena crono el sábado".
Rigoberto Urán, ciclista del equipo Cannondale

(En base a AFP)

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...