Cargando...

Mundo > GUÍA DE LA ELECCIÓN

Elección dramática en EEUU: en qué estados se define y cuándo se sabrá el resultado

Biden llega como amplio favorito pero tras la sorpresa de 2016 nadie descarta a Trump; hay un puñado de estados que definen y millones de votos por correo pueden demorar la definición

Tiempo de lectura: -'

02 de noviembre de 2020 a las 05:01

El martes la elección de EEUU acaparará la atención mundial, con el demócrata, Joe Biden, como favorito para sacar de la Casa Blanca al presidente Donald Trump. Son 56 elecciones en una, por el sistema de voto indirecto en el cual los estados eligen sus representantes en el Colegio Electoral. Como la representación de cada uno no es exactamente proporcional a su población, y como en la gran mayoría de los estados (salvo Nebraska y Maine) el ganador se lleva el 100% de los representantes así gane por un punto o por 99, la clave es lo que pase en cada una de las elecciones estatales.

Habrá muchísima información durante todo el día, pero la gran mayoría responderá a estados históricamente demócratas o republicanos, en la que los resultados son bastante previsibles. Pero servirán para ir engrosando la cuenta de cada candidato, en la búsqueda de llegar a los 270 votos necesarios para asegurarse la presidencia.

La clave estará en los estados bisagra: este año, hay 14 con un resultado indefinido. Trump necesita ganar en 10 de ellos para llevarse la victoria, pero, por ahora, pierde en nueve según los principales sitios de promedios de encuestas, como Fivethirtyeight, Real Clear Politics o Upshot de New York Times. O sea que necesitaría un error enorme de las encuestas (bastante mayor que el de la victoria ante Hillary Clinton en 2016) para remontar en cinco de ellos y dar vuelta la elección.

Es bastante difícil para el presidente, aunque no imposible. Sobre todo porque es una elección especial: en el medio de un fuerte rebrote de la pandemia de covid-19 en varios estados, aún no se sabe si terminarán votando la misma cantidad de personas que dicen en las encuestas que lo van a hacer. Por eso mismo también se espera una cantidad récord de votos adelantados: hasta este lunes ya iban mas de 90 millones, y se estima que pueden llegar a 100 (en 2016 fueron 45 millones): muchos de ellos por correo pero también presenciales (el sistema de la mayoría de los estados lo permite y de hecho los dos candidatos ya lo hicieron antes de la elección).

Trump ha sembrado dudas (sin pruebas) sobre la integridad de la elección con tantos votos por correo, y hasta intentó sacarle recursos a la Oficina de Correos para atarla de manos (una corte de apelaciones lo impidió) mientras que varios estados republicanos han bloqueado medidas para facilitar el voto a distancia, una medida que, según analistas, busca bajar el nivel de participación, el escenario que más favorece al presidente. De todos modos, se estima que hasta un millón de votos pueden llegar a ser anulados. En 2016 votaron casi 139 millones de personas, y se anularon 300 mil votos.

Es un hecho que muchos de los votos en estados clave serán impugnados y que otros, por las propias leyes de cada estado, se escrutarán después del martes. Por eso, si los resultados son parejos en esos lugares, puede que el anuncio del ganador demore varios días, como ocurrió en la victoria de Bush ante Al Gore en el 2000, cuando Bush hijo fue presidente por una diferencia de apenas 500 votos del estado de Florida.

Estado a estado

Gráfico de Real Clear Politics

Los demócratas firmes: DC (3 votos electorales), Vermont (3), Massachusetts (11), Hawaii (4),  Nueva York (29), Maryland (10), California (55),  Rhode Island (4), Delaware (3), Washington (12), Connecticut (7), Maine (1), Nueva Jersey (14), Oregon (7), Illinois (20), Nuevo Mexico (5), Colorado (9), Virginia (13), Maine (distrito principal, 2), New Hampshire (4). En todos Biden tiene entre 66 y 55% de intención de voto, según los principales sitios de promedios de encuestas y entre 36 y 10 puntos de diferencia respecto a Trump. Washington DC es el extremo: las encuestas le dan 90% a Biden y un 6% a Trump. Todos esos estados le dan 216 votos a Biden, por lo que necesita 54 más para la victoria.

Los republicanos firmes: el tercer distrito de Nebraska (1 voto al colegio electoral), Wyoming (3), West Virginia (5), Oklahoma (7), Arkansas (6), Idaho (4), Dakota del Norte (3), Alabama (9), Luisiana (8), Kentucky (8), Nebraska (distrito principal, 2), Tennessee (11), Dakota del Sur (3), Utah (6), Mississippi (6),  Nebraska (primer distrito, 1), Kansas (6), Indiana (11), Missouri (10), Alaska (3), Carolina del Sur (9), Montana (3). En esos estados el presidente lleva entre 37 y 8 puntos de ventaja. Que allí hubiera un cambio, aún en los que están más parejos, sería una sorpresa total. Eso le da 125 votos, por lo que tiene que conseguir 145 más.

Los 14 estados bisagra. Esos se pueden dividir en dos grupos. Por un lado, los que se perfilan para Biden: Michigan (16), Wisconsin (10), Minnesota (10), Nevada (6) y Pensilvania (20): en esos lleva entre 8 y 5 puntos de ventaja. Y por otro los que están cabeza a cabeza: Texas (38) Ohio (18), Iowa (6), Georgia (16), Carolina del Norte (15), el segundo distrito de Maine (1), Florida (29), el segundo distrito de Nebraska (1) y Arizona (11). En esos siete estados, la diferencia es de entre dos y tres puntos.

Gráfico de The New York Times

Si Biden asegura los que se perfilan para él, ya se garantiza llegar a los 270 votos (llega a 278). Es por eso que las últimas horas de campaña las pasará en Pensilvania, donde lleva, según los promedios de encuestas, 5 puntos de ventaja.

¿Por donde pasa la esperanza de Trump? Arrebatarle a Biden algunos estados que ganó en 2016 de forma inesperada, como Wisconsin, Pensilvania y Michigan. Si lo hiciera, y ganara todos los que están cabeza a cabeza, le alcanzaría para llegar a los 270. Pero para eso necesita que se le alineen los planetas. Y, a esta altura, el principal problema de Trump es, más que pasar al ataque, asegurar la defensa de estados como Texas, históricamente republicano, y que en 2016 ganó 9 puntos. Lo mismo pasa con Georgia: hace cinco años Trump lo ganó por 5 puntos, ahora el promedio de encuestas le da un punto de ventaja a Biden.

Gráfico  de Fivethirtyeight

Trump no puede darse el lujo de perder ni Texas, ni Florida. Según FiveThirtyeight, perder Florida le dejaría menos de 1% de chances de ganar la elección. Ya no le alcanzaría con robarle Wisconsin, Pensilvania o Michigan: sin los 29 votos del estado sureño, tendría que ganar esos tres juntos para poder llegar a 270.

Gráfico  de Fivethirtyeight

Varios sitios de EEUU permiten a los usuarios jugar con la cantidad de votos y asignarla a uno y otro para hacer los cálculos del Colegio Electoral: Fivethirtyeight, Real Clear Politics, Wall Street Journal o New York Times.

A esta altura, el equipo de Trump basa sus esperanzas en una enorme cadena de errores de las encuestadoras, o en una sucesión casi infalible de victorias.

Pero lo que puede parecer infalible en el papel no lo será en la noche de la elección. De hecho, las cadenas de TV se preparan para una noche compleja, donde puede llegar a ser difícil proclamar el ganador en algunos estados. Hay toda una batalla legal acerca de si en algunos estados se permitirán votos por correo que lleguen más allá del día de la elección, pero lo cierto es que si los porcentajes son muy parejos, muchos estados se irán a dormir sin saber quien es el ganador. Los demócratas dicen que Trump puede llegar a declararse ganador en estados en los que aún falten muchos votos por escrutar, o que no concederá en otros donde la ventaja sea indescontable. Trump no responde a eso, pero sí denuncia irregularidades no comprobadas en el voto por correo.

¿Cuándo empezarán a saberse los resultados?

Alrededor de la hora 20 estarán los primeros datos de un estado clave: Georgia. Si Trump pierde allí, todo quedará muy cuesta arriba y temprano todo empezará a tomar color azul demócrata. Recuerden: para Trump es una pelea de supervivencia donde no puede dejar escapar casi nada de lo que está parejo. Media hora después se conocerá Ohio, que también está cabeza a cabeza y que Trump no puede perder.

A las 21 se conocerán los primeros datos de dos estados clave: Florida y Pensilvania. En Florida serán rápidos, pero en Pensilvania pueden demorar bastante porque tiene muchos votos por correo llegando en los días. Si Trump se anota Georgia, Ohio y Florida, una posible indecisión en Pensilvania adquirirá ribetes dramáticos.

A las 22 entra otra tanda importante: Arizona, Michigan, Minnesota y Texas. Si Trump no se anota Arizona y Texas, no hay partido. Pero todo puede demorarse si hay paridad.

Todo está dado para una noche de comerse las uñas.

La agenda de resultados

21:00 Georgia, Indiana, Kentucky, Carolina del Sur, Vermont, Virginia.

21:30 Carolina del Norte, Ohio, West Virginia.

22:00 Alabama, Connecticut, Delaware, DC, Florida, Illinois, Maine, Maryland, Massachusetts, Mississippi, Missouri, New Hampshire, New Jersey, Oklahoma, Pensilvania, Rhode Island, Tennessee.

22:30 Arkansas.

23:00 Arizona, Colorado, Kansas, Luisiana, Michigan, Minnesota, Nebraska, Nuevo Mexico, Nueva York, Dakota del Norte, South del Sur, Texas, Wisconsin, Wyoming.

00:00 Iowa, Montana, Nevada, Utah.

01:00 California, Idaho, Oregon, Washington.

2:00 Hawaii.

3:00 Alaska.

(En negrita los estadios bisagra).

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...