16 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
28 de febrero 2020 - 5:04hs

La experiencia de practicar bungee jumping se divide en dos "grandes" y contrastantes momentos. En la previa predominan la euforia y la energía; en algunos casos, también el miedo. Luego de los segundos de descarga de adrenalina durante la caída, llega el rebote y con él, la despreocupación, relajación y liberación de estrés. 

Lucía Toyos y Sebastián Paguas saltaron varias veces y saben describir cada sensación. Pero además, son quienes llevan adelante el primer emprendimiento de bungee jumping en Uruguay. Se trata de un salto en caída libre sostenido por cuerdas de latex que genera una "sensación de volar", describió la pareja emprendedora. 

Una porción del cerro San Antonio de Piriápolis ya está a la espera de que se instale la plataforma con la oficina desde donde comenzará a operar el proyecto a partir de Semana Santa. La estructura se ubicará a 50 metros de altura, mientras que la cuerda se estirará 32 metros. 

Toyos y Paguas incursionaron en este deporte extremo a través de AJ Jacket Bungee, la primera empresa en comercializar la actividad en el mundo, ubicada en Queenstown, Nueva Zelanda, donde vivieron en 2015. 

La idea siguió presente pero encontraron la oportunidad de ponerla en marcha en 2018, cuando se lanzó el llamado de validación de ideas turísticas para Piriápolis, propuesto por la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE) en el marco del programa de Cluster de Piriápolis, operativo en aquel momento. Era una chance que les permitiría comprobar la viabilidad, tanto del emprendimiento como de las necesidades del mercado. 

En 2011 funcionó en el predio del Punta Shopping (Punta del Este) Bagjump, una modalidad de salto desde una plataforma que, a diferencia del bungee jumping no sujeta a la persona con cuerdas, por lo que la persona realiza una caída libre sobre un colchón. 

Para ese estudio abrieron una página web y se registraron unos 500 interesados. "Al ser algo que no existe en el país, permite que la personas se muevan para realizarlo y no se limita al público de Piriápolis", apuntó Toyos. También hicieron 800 encuestas para comprobar si la población estaba familiarizada con el concepto -un 60% dijo que sí-, si viviría la experiencia -70% de respuestas afirmativas- y si iría a Piriápolis para conocer la actividad (un 83% lo haría). 

Tras pasar la etapa de validación, el proyecto recibió el apoyo de Capital Semilla para emprendimientos de la ANDE. Al mismo tiempo, reciben el apoyo y asesoramiento del CIE (Centro de Innovación y Emprendimiento) de la Universidad ORT. 

Vista desde donde se ubicará la plataforma

Durante el invierno, la actividad apuntará al público joven de Uruguay o a turistas internacionales. El segmento de mercado son personas de entre 15 y 55 años, sin problemas cardíacos ni de columna. Si están fuera del rango de edad, deben llevan certificado médico que los habilite a saltar. "Vamos por personas con simpatía por deportes extremos. Está abierto a cualquiera que se anime", contó Toyos. 

Extremo

Deporte extremo no es para los emprendedores sinónimo de riesgo. Paguas hizo hincapié en que el bungee jumping es "uno de los deportes extremos más seguros". Sin embargo, al no ser muy común, existe una percepción de la actividad como riesgosa que saben que deberán manejar.

Toyos y Paguas se capacitaron como jefes de saltos encordados en Chile, lo que también los habilita a dirigir otras actividades como puentismo y rápel (escalada en descenso). 

Vista desde el lugar donde se ubicará la plataforma

Según la emprendedora, las empresas de turismo aventura son "muy metódicas" y una parte clave y diferente es el trato con el público. "El jefe o guía siempre tiene que estar dispuesto a transmitir seguridad, confianza. Tiene que poder aclarar cualquier duda y tiene que saber transmitir diversión, querer que la gente pase un buen momento".

Antes del verano próximo, los emprendedores piensan agregar una nueva actividad en Piriápolis, ya que es el lugar que "tiene las características físicas". "Pensamos agregar rápel, alguna tirolesa. Tenemos varias ideas pero pensamos ir involucrándolas de a poco. Nos mantendremos con el terreno e iremos agregando actividades que no se encuentren fácilmente en el país o la región, que se puedan adaptar a la zona", detalló Toyos. 

Piriápolis, ¿destino aventura?

La convocatoria de validación de Ideas de Oferta Turística para Piriápolis de 2018 buscaba promover el desarrollo de nuevos productos y servicios turísticos para el balneario, de acuerdo a los lineamientos definidos en el Plan Estratégico de Desarrollo Turístico de Piriápolis 2020. Esta convocatoria se enmarcó en el Programa de Articulación Productiva y Competitividad- Cluster de Turismo de Piriápolis, que ejecutó la Agencia Nacional de Desarrollo, en conjunto con la Asociación de Promoción Turística de Piriápolis (APROTUR), el Ministerio de Turismo y la Intendencia de Maldonado.

El alcalde de Piriápolis, Mario Invernizzi, dijo a El Observador que declararon el proyecto de bungee jumping de interés municipal por "todo lo que puede significar para el desarrollo del lugar, siempre y cuando se cuide la naturaleza". En ese sentido, contó que también hay un proyecto de escalada en marcha, en convenio con la Asociación Uruguaya de Escalada, ubicada en la estación de cría de fauna autóctona del cerro Pan de Azúcar. 

Consultado acerca del perfil de turistas jóvenes que estos emprendimientos podrían atraer al balneario, Invernizzi acotó que "Piriápolis tiene un estigma, que es el de turismo familiar": "Acá convive todo tipo de turismo, actividades náuticas, deportivas, de jóvenes. Estos proyectos atraen un público muy reducido porque no es cualquiera quien realiza estos saltos, al igual que la escalada". Agregó que estos grupos, de todas formas, "tienen que tener su oportunidad". 

 

Temas:

Café y Negocios Bungee Jumping Piriápolis Member Deporte extremo emprendedores

Seguí leyendo

Te Puede Interesar