Cargando...
Schiappacasse el día de su presentación en Peñarol, el 12 de marzo de 2021

Nacional > Violencia en el fútbol

"En las canchas no ha pasado ninguna desgracia": Peñarol se desmarca del caso Schiappacasse

Schiappacasse no seguirá en Peñarol luego de haber sido imputado por tráfico y porte ilegal de armas; estará 90 días en prisión preventiva mientras sigue la investigación

Tiempo de lectura: -'

29 de enero de 2022 a las 16:36

El futbolista Nicolás Schiappacasse tenía previsto firmar contrato con Peñarol en los próximos días, pero ese plan quedó por el camino luego de que haya sido imputado por tráfico y porte ilegal de armas, algo que lo tendrá en prisión preventiva los próximos 90 días mientras avance la investigación. 

El prosecretario del equipo aurinegro Jorge Nirenberg señaló este sábado en diálogo con El Observador que el presidente del club, Ignacio Ruglio, fue contundente al decir que “si las cosas son como se describen, el jugador a Peñarol no vuelve”, por lo que, con el fallo de imputación pedido por la fiscal Ana Dean, el jugador ya no tendrá vínculo con Peñarol.

En cuanto a posibles cambios en la seguridad por parte de la institución, Nirenberg explicó que Peñarol solo tiene la potestad y la obligación de salvaguardar la seguridad del estadio y de las instalaciones del club, y que en ese sentido no hay ningún plan porque "en las canchas no ha pasado ninguna desgracia", y agregó que "estás más seguro en la cancha que afuera".

Nirenberg remarcó que desde que está en la institución, hace cuatro años, nunca han hablado de un reforzamiento de la seguridad en las tribunas. A pesar de que la mesa directiva de la institución todavía no se ha reunido para tratar el caso de Schiappacasse, el prosecretario indicó que en conversaciones con los distintos dirigentes "ni siquiera ha salido el tema" de la seguridad. 

Schiappacasse fue confirmado como jugador de Peñarol el 12 de marzo de 2021, a préstamo del club italiano Sassuolo, aún dueño de su pase. Luego de seis partidos a principios de temporada –por la pandemia el Campeonato Uruguayo 2020 terminó en abril–, el jugador sufrió una rotura de ligamento cruzado anterior y ligamento lateral externo de rodilla izquierda en mayo y se perdió el resto de la temporada.

En diciembre finalizó su contrato de cesión, pero el jugador se quedó en el país debido a que la intención tanto del jugador como del club era renovar el préstamo, hasta los hechos antes mencionados.

El jugador hoy procesado contó que llevó armas a los barras de Peñarol en reiteradas ocasiones, incluso a distintos partidos del club. Sobre esto, el directivo indicó que le parece un tema "muy delicado, muy raro", y no entiende por qué algunos hinchas llevan armas si "la tribuna es solo para ellos, entre hinchas de Peñarol". "¿Para qué llevás armas, para hacerte el guapito?", se preguntó.

En lo que respecta a un posible control a los jugadores de Peñarol, Nirenberg explicó que "no hay muchas alternativas" posibles para controlar lo que hacen los jugadores afuera de las canchas o las instalaciones del equipo. "No les vas a requisar la casa", sostuvo, aunque aclaró que no habrá "doble discurso" ante actitudes similares a las de Schiappacasse dentro de las zonas donde tiene potestades el club.

Afuera de las canchas

El "clásico de la garrafa" fue el último incidente violento que involucró a Peñarol en las canchas

Desde 2016 que Peñarol no tiene un problema grave de seguridad en las tribunas: el 23 de octubre de ese año un partido entre este club y Rampla Juniors fue suspendido por un herido de bala en la Tribuna Ámsterdam del Estadio Centenario –donde va la barra brava de Peñarol cuando juegan en ese estadio– y el partido fue suspendido en el entretiempo. 

El 30 de noviembre en ese mismo lugar se dio el famoso incidente de la garrafa, que fue lanzada por la parcialidad de Peñarol a un grupo de efectivos policiales que se encontraban en las inmediaciones del Centenario, previo a un clásico entre Peñarol y Nacional en el que el segundo se llevó los tres puntos sin jugar.

Sin embargo, este último mes ha tenido dos incidentes graves afuera de las canchas. El 10 de enero fue asesinado Ignacio Galván, un hincha de Peñarol de 17 años que iba en bicicleta por el barrio La Unión con una camiseta de su club.

Según informó Fiscalía, a Galván lo mató un hincha de Nacional que quiso vengar a Washington Omar Simón, parcial de la barra brava de Nacional procesado por el asesinato de Hernán Fiorito en Santa Lucía en 2016, y que también falleció ese 10 de enero por complicaciones causadas por un disparo recibido en la feria Vía Blanca el 6 de enero, en una pelea entre hinchas de Nacional y Peñarol. El fiscal Carlos Negro dijo en conferencia de prensa que el asesinato de Simón está relacionado a los hechos ocurridos en Santa Lucía seis años atrás.

El prosecretario Nirenberg indicó que Peñarol se encarga de la "seguridad en la cancha", y que afuera es el Ministerio del Interior quien debe velar por la seguridad de las personas. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...