Cargando...

Nacional > MILITARES

En un mes, Vázquez cesa a la mitad de los generales y provoca “gran malestar” en el Ejército

Los militares se reunieron durante varias horas en el Comando General para “tratar de entender” las razones del “descabezamiento”

Tiempo de lectura: -'

02 de abril de 2019 a las 05:02

El malestar con el Poder Ejecutivo se podía sentir en la sede del Comando General del Ejército. Los militares hacían memoria y trataban de encontrar un “descabezamiento” de esta índole de los oficiales superiores. Y no lo encontraban.

En menos de un mes, el presidente de la República, Tabaré Vázquez, resolvió cesar y solicitar el pase a retiro de 7 de los 15 generales que componen la plana mayor del Ejército (un cargo está vacante desde el 1° de febrero). Este lunes, también resolvió destituir al ministro Jorge Menéndez y al subsecretario Daniel Montiel, dejando acéfalo el Ministerio de Defensa.

Pese a que acababa de ser destituido, Montiel fue el encargado de comunicar uno por uno a los generales que debían abandonar sus cargos. Primero llamó al comandante en jefe, José González, y siguiendo con el orden jerárquico se contactó con Alfredo Erramún –que se encontraba en Brasil– y Gustavo Fajardo.

Más tarde informaría a Claudio Romano, Carlos Sequeira y Alejandro Salaberry. Los tres primeros fueron los integrantes del Tribunal Especial de Honor que juzgó a Jorge “Pajarito” Silveira y José Nino Gavazzo, mientras que los últimos formaron parte del Tribunal de Alzada que ratificó el fallo.

Según Presidencia, todos ellos “omitieron en forma deliberada” cumplir con el mandato de comunicar a sus superiores la posible existencia de un delito. Ante ellos, Gavazzo admitió que arrojó al río Negro el cuerpo del tupamaro Roberto Gomensoro, que fue asesinado en el batallón de Artillería N° 1 en 1973. “Yo lo cargué al vehículo, yo manejé el vehículo, lo llevé al lugar, lo bajé, lo puse en un bote, lo tiré del bote. Yo solo”, dijo. 

Una vez que supieron que eran destituidos, los generales –junto a otros que permanecerán en sus cargos– se trasladaron hasta la sede del Comando General del Ejército para reunirse con González, según confirmaron a El Observador participantes del encuentro. También se contactaron con sus camaradas que se encuentran en el exterior participando de distintas misiones oficiales.

En el encuentro, que se extendió por varias horas, los generales expresaron su “malestar” y “disconformidad” con la resolución del Poder Ejecutivo, cerraron filas y expresaron su “apoyo” a quienes acababan de ser destituidos.

En el Ejército consideran que los seis generales actuaron con “transparencia” y que no ocultaron las declaraciones de Gavazzo, por lo que no les competen responsabilidades.

Uno de los integrantes, que prefirió mantener su nombre en reserva, dijo a El Observador que en las actas dejaron registro de los que les había dicho el teniente coronel retirado, y trasladó la responsabilidad al Ministerio de Defensa. Dijo que Vázquez tomó conocimiento de lo ocurrido luego que el entonces comandante Guido Manini Ríos le llevó las actas al ministro Jorge Menéndez.

Pero además de expresar su “malestar” y “disconformidad”, los militares dedicaron buena parte de su encuentro para “tratar de entender” las razones por las que Vázquez había realizado el “descabezamiento”.

Mientras los militares se reunían en el Comando General del Ejército, Montiel participaba de una segunda reunión con el presidente Tabaré Vázquez en la Torre Ejecutiva, en la que analizaron los pasos a seguir en los próximos días.

El presidente debe definir quiénes pasarán a encabezar la secretaría y el principal candidato es José Bayardi, un hombre de su confianza que fue ministro de Defensa durante el final de su primer gobierno.

La sucesión de González

El presidente Tabaré Vázquez analiza ahora junto a sus asesores militares quien será el nuevo comandante en jefe de la fuerza de tierra.
Si bien el general de la “derecha” es Carlos Loitey, que actualmente se encuentra en Estados Unidos como asesor del Departamento de Operaciones de Misiones de Paz de Naciones Unidas, el principal candidato es Claudio Feola, actual jefe de la Casa Militar de Presidencia de la República. Según fuentes miliares, Feola es masón, al igual que Vázquez. Su nombre ya había estado en la carpeta del presidente cuando designó a González, pero el mandatario prefirió colocar a un general que no estuviera identificado con ninguna de las logias que prevalecen en el Ejército.
Los otros dos candidatos son Julio Macías, actual comandante de la Reserva General del Ejército y jefe de la Casa Militar durante el gobierno de José Mujica, y Ricardo Fernández del comando de apoyo logístico del Ejército. Este último pertenece a los Tenientes de Artigas, al igual que Guido Manini Ríos.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...