Fútbol > HISTORIAS

Fede Barrandeguy, el uruguayo del que habla Botafogo y que le compró un mate a Keisuke Honda

Se crió en Ombúes de Lavalle, se formó en Wanderers y este año llegó a un grande de Brasil, Botafogo, donde comparte plantel con el crack japonés

En acción por el lateral derecho

Tiempo de lectura: -'

04 de septiembre de 2020 a las 05:01

En Ombúes de Lavalle, departamento de Colonia, el tiempo era la tranquilidad y la tranquilidad el tiempo. Federico Barrandeguy miraba con paciencia el paso de las horas cuando llegada de la escuela -y después el liceo- para que llegara la hora del fútbol. Hizo el baby en Coviola y luego pasó a Peñarol. "En el pueblo hay solo dos equipos, Peñarol y Nacional, los fin de semana son de clásicos y a veces se juega con los equipos de Miguelete que son Uruguayo e Independiente".

A los 15 años, Barrandeguy -que hoy tiene 24- fue de la mano de su tío Fernando a probarse a Defensor Sporting. No quedó, pero a la semana Héctor Julios lo fichó en Wanderers. Y así empezó la carrera del actual lateral derecho titular de Botafogo, uno de los grandes de Río de Janeiro y de Brasil, el equipo que más jugadores le aportó en la historia a la selección verdeamarelha.  

Clásico contra Flamengo

"En juveniles hasta Cuarta jugaba de volante o mediapunta, pero en esa división Marcelo Píriz me puso de lateral. Al principio no me gustaba, siempre discutía con él, pero me decía que era el puesto para mí por mi ida y vuelta. De a poco me fui haciendo lateral y y en Tercera jugué todo el año en esa posición", recordó a Referí Barrandeguy.

El 15 de marzo de 2015, Alfredo Arias lo hizo debuta en el primer equipo, contra Atenas en el Parque Viera. 

Al año siguiente, en Tercera, se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla en un año que el bohemio salió campeón de la categoría bajo la batuta de Faber Ros y con jugadores como Federico Andueza, Nicolás Queiroz, Gabriel Pérez, el Chino Rodrigo Rivero, Manuel Castro o Rodrigo De Olivera. 

A partir de 2017, con la llegada de Jorge Giordano a la conducción técnica fue ganándose la titularidad en el primer equipo. Esa temporada jugó 19 partidos. En 2018 vio acción en 26 encuentros y el año pasado llegó a las 31 presencias. 

Contra Nacional en el Parque

Sin embargo, se sorprendió cuando la directiva del club le comunicó que no le iban a renovar el contrato que venía el 31 de diciembre de 2019. "Considero que el 2019 fue mi mejor año, jugué casi todo la temporada, incluso todos los partidos por Copa Sudamericana, salvo en los últimos encuentros del torneo local. Cuando me informaron que no me iban a renovar, realmente me sorprendió". 

Pero así en el fútbol como en la vida, cuando una puerta se cierra, otras se abren. Y en este caso con los mismos colores: el blanco y negro de Botafogo. 

"Fue algo que también me sorprendió llegar a un grande de Brasil, porque mi representante (Javier Hernández) me había manejado antes opciones de Argentina y México". 

Le cierra el camino a Mathías Acuña

Y así, de repente, pasó del vestuario del Viera, a un club grande de una ciudad monstruosa. A ser dirigido por Paulo César Autuori, campeón de la Libertadores con Cruzeiro en 1997 y São Paulo en 2005, y a compartir el día con el japonés Keisuke Honda, ex Milan, tres veces mundialista con la selección de su país, con el golero paraguayo Roberto "Gatito" Fernández y más recientemente con Salomon Kalou, dos veces mundialista con Costa de Marfil, ex Feyenoord, Chelsea, Lille y Hertha Berlín. 

Autuori es un entrenador muy exigente, de mucha personalidad, dice las cosas de frente; a veces termina una práctica y agarra a un jugador, le habla mano a mano para pedirle lo que quiere. Tiene llegada con los jugadores y yo estoy aprendiendo un montón, creciendo y sumando más cosas a mi puesto para mejorar y seguir creciendo".

La competencia en el lateral derecho de un equipo brasileña es cruda. "Somos cuatro. Está Marcinho que retornó hace poco de una lesión, Fernando, y Kevin que vino de Gremio. Está muy competitivo y peleado en el día a día, pero es una competencia sana, el Brasileirao se juega cada tres días y también tenemos la Copa de Brasil donde venimos avanzando".

La orden de siempre: subir al ataque

 

"En Botafogo tal vez no haya jugadores brasileños de gran renombre, pero sí tienen una grandísima calidad. Están Victor Luiz, un lateral izquierdo que llegó de Palmeiras, Cícero que fue campeón de Copa Libertadores con Gremio (en 2017), un zurdo de una calidad impresionante, y un delantero juvenil muy bueno llamado Luis Henrique, que es generación 2001 y al que quería Juventus", contó Barrandeguy.

La adaptación a una ciudad enorme, Río de Janeiro, se la facilitó quien era el capitán del equipo cuando llegó a Botafoto: el argentino Joel Carli. "Me metió enseguida adentro del grupo, me puso al lado suyo en el vestuario, me consiguió apartamento y me concentró con él para ayudarme con el idioma. Al Gatito Fernández lo tengo a una cuadra y al principio me llevaba y me traía a los entrenamientos aunque el lunes me llegó el auto". 

Con Roberto Fernández, Joel Carli y sus parejas

Con la partida de Joel Carli (se fue a Aldosivi) quedó como capitán Honda. "Es un jugador muy profesional, siempre está enfocado en el trabajo, es de los primeros en llegar, va al gimnasio, se alimenta en forma impecable y es un compañero muy silencioso". 

Con Fernández y Carli, el lateral uruguayo compartió mate antes de la pandemia. Y en un momento se dieron cuenta de que Honda también compartía ese gusto. "Nos contó que tenía compañeros argentinos en Monterrey que se le hicieron probar y le gustó". 

Cuando Barrandeguy volvió a Uruguay en la pandemia, luego de estar dos meses entrenando por Zoom, Honda le encargó un mate uruguayo. 

Con su novia en Río

Cuando las fronteras se reabrieron y el Campeonato Carioca se reanudó en junio, su novia fue demorada dos semanas para que la dejaran viajar a Río. Y ahí le llegó el obsequio especial a Honda, de 34 años, quien compartió la foto en su cuenta de Instagram (@keisukehonda) etiquetando al uruguayo (@fede_barrandeguy).  

El mate uruguayo de Honda

"Para mí esta experiencia es como estar viviendo un sueño. Me cambió el nivel de juego, el nivel del torneo, lo económico, el día a día en el club porque acá desayuno, almuerzo y cuento con todas las comodidades que me hacen sentir a gusto e importante", reveló.

Barrandeguy ya suma 14 partidos disputados en su nuevo equipo y en cinco de ellos saltó como titular a la cancha. 

Ya enfrentó a Giorgian De Arrascaeta de Flamengo y a Michel Araújo de Fluminense. "Cambiamos camisetas y quedamos en juntarnos algún día con las familias". Adentro y afuera de la cancha su primera experiencia internacional es todo disfrute. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...