Fútbol > ENTREVISTA

Gargano: “No entiendo a qué quiere apelar Nacional”

El experiente volante habló del reclamo tricolor, de cómo hizo para reponerse de su lesión, de Diego López, las virtudes del equipo y de la selección de Tabárez y la anécdota de cuando dejó la nota en el Palacio para que lo contrataran

Tiempo de lectura: -'

19 de noviembre de 2018 a las 05:01

Este fue un año muy especial para usted. Empezó negativo por la lesión y terminó muy bien con el título.

Sí, todavía estaba Leo (Ramos) cuando me sucedió esto y con el cambio de entrenador y todo, fue un proceso difícil, largo, pero al final de todo pudimos festejar y terminar de la mejor manera.

¿Qué papel jugó su familia en la recuperación?

Más que nada me ayudaban a pasar el tiempo,  a recuperarme con mucha tranquilidad y eso es lo más importante.  La familia te sostiene,  te empuja, te ayuda y ellos vivieron momentos muy difíciles y también pudieron disfrutar de lo más lindo.

Muchos que lo conocen dicen que es ansioso. ¿Le pudo ganar a la ansiedad?

Es que siempre estoy muy activo, de no parar. Me ayudaron mucho mis hijos a ocupar mi tiempo libre para poder compartir con ellos esos momentos en que van creciendo y uno va aprendiendo mucho de ellos también.

¿Lo más difícil fue volver a la confianza?

No, lo más difícil fue cuando empecé a dar los primeros pasos, a trotar, era una sensación muy extraña, fue lo más complicado en la recuperación. Correr no era fácil al principio por la sensación extraña en la rodilla. Gracias a Dios se pasó ese momento tan difícil.

El periodismo entero habla de su invicto. ¿Le da interés a eso?

Al hablarse tanto, al repercutir tanto, como que a uno le llega la información. Varios compañeros me decían ‘mirá que seguís invicto qué bueno.  Es difícil mantenerlo, pero qué bueno’. La verdad que ahora que terminó el torneo uno ve lo que sucedió en este proceso de Diego en el que estuve poco, pero en los partidos que estuve se ganó o se empató y eso no es solo mérito mío sino de todo lo que significa Peñarol, porque estamos obligados a ganar y en todo momento se intenta eso.

No era la idea que jugara tanto. Lo hizo por la lesión del Cebolla y luego por la expulsión de Guzmán Pereira.

Sí, fue así. No estaba en los planes. Diego hablaba con el cuerpo médico y todo se fue dando solo y gracias a Dios en cada entrenamiento y cada partido me sentía mejor.  Al final, jugando 120 minutos, hasta uno se sorprende, pero bueno, creo que está más allá de lo que es la lesión que ya está superada.

Al alargue del clásico, ¿llegaba bien?

Llegué con el cansancio normal del partido. Cuando fuimos al banco para jugarlo, varios compañeros me preguntaron si quería que me tirara, me ayudaron a hacer un poco de movilidad, pero me sentía muy bien para continuar. No hice ningún tipo de ejercicios de estiramiento, ni nada de eso que se hace para relajarse.

¿Por qué fueron campeones?

Una determinación que tiene este grupo de no bajar nunca los brazos y dar pelea en cada partido. Había veces que no se jugaba bien o no podíamos logar el gol, pero asimismo, seguíamos insistiendo en lo que creemos que es el juego de equipo. Hubo varias bajas, pero el equipo lo supo suplir muy bien, los chicos que iban llegando se acoplaron a lo que es Peñarol y entendieron enseguida. Gracias a Dios salió como queríamos todos.

¿Cómo fue aquella anécdota cuando dejó una carta en el Palacio Peñarol para que lo contrataran?

Fue un momento divertido que estaba con mi hermano y mis amigos y les pedí que me acompañaran al Palacio que quiero decirles que me contraten. Me decían ‘¡no, qué vamos a ir!’. Justo había un tema que los socios podían dar el nombre de un jugador para que el club lo tuviera en cuenta para traerlo y me tomé el atrevimiento y puse en un papelito que había que contrataran a Walter Gargano.

¿Y cuánto tiempo pasó para que lo contrataran?

Y… más de siete años (se ríe). Pero se dio. De alguna manera se iba a dar.

¿Es de aconsejar a los más jóvenes más allá de lo futbolístico?

Sí, trato más que nada de contarle mi experiencia de lo que es la vida, el fútbol  y lo extrafutbolístico. En eso hay que ser muy inteligente, tener una vida correcta para poder triunfar y hacer las cosas bien. No es fácil, no es solo fútbol. Hay muchos chicos que están entendiendo, que escuchan y que uno ve que lo observan, lo escuchan y le consultan y eso es lo lindo.

¿Qué virtud tiene este grupo de Peñarol?

El compañerismo que tenemos, el saber hasta dónde se pude llegar con una broma. Por algo pasan las cosas que pasan. Siempre el respaldo y la lucha continua dentro de la cancha se ve en el día a día en los entrenamientos, el buen ambiente que hay, no solo por este título, sino que fue así en estos dos años, siempre con respeto y con mucho cariño, todos unidos, no solo los jugadores. Somos como una familia más. Eso es fundamental para los buenos resultados.

¿Qué le pareció Diego López?

Trabajé el último mes y medio con él. Tiene sus ideas, muchos años trabajando en Europa. Se vino a sacar el gusto de querer dirigir a Peñarol. No es fácil de venir de Europa y darse ese gusto siendo campeón, remontando casi de manera invicta y recuperando tantos puntos y poder lograr el objetivo del título uruguayo. Su manera de trabajar es constante, siempre dice que él cree en los que trabajan, que el querer es poder. El equipo lo siguió, lo escuchó y se dieron los resultados.

“No importa lo que uno resigna en algunos planos para venir, lo que cuenta es lo que viene”, dijo el día de su presentación. ¿Lo sigue pensando?

Es así, por supuesto. No todo consiste en seguir una ideología, pero hay veces que en la carrera de un jugador hay que darse un gusto y me lo estoy dando. Hace dos años que estoy acá, lo disfruté al máximo y espero seguir  disfrutándolo.

¿Tenía presión por demostrar vigencia cuando llegó al club?

No, vine a disfrutar, a pasar bien, a divertirme y se pudo dar. El tema es que se había hablado como con la mayoría de los jugadores que vuelven de Europa que se dice ‘que están retirados’, ‘¿qué vienen a hacer?’ , pero todos tenemos siempre algo que decir. Lo importante que lo que cuenta es la cancha y ahí es donde se demuestra la personalidad de uno y toda su experiencia.

¿Sigue perdiendo a la Play con su hermano?

No, no, no (se pone serio). Ese es un tema aparte. Fue una seguidilla que tuvimos que puede pasar. Me ganó tres partidos y después le gané tranquilamente. Tengo una paternidad con él que viene desde hace muchos años, desde la Play 2.

Porque ahí fue cuando sufrió la otra lesión, en un festejo.

Sí, son cosas del destino que pasan. Le gané y giré y me sentí.  Podía pasar en la casa de mi hermano o en cualquier otro lugar. Son cosas del destino que pasan, no le voy a echar la culpa a un festejo que hice. Son cosas que se dan. El destino te pone eso. Como cuando me puso una lesión que nunca tuve en mi carrera, y no solo me puso eso, sino el poder creer y volver a lesionarme y salir otra vez con mucha fuerza y energía gracias a mi familia y a la gente que me rodea.

¿Es posible pelear en lo internacional?

Lo veo factible pero va también en lo que proyecte la dirigencia, lo que quiera el club porque no es fácil mantener un plantel con tantos jugadores de experiencia, con trayectoria y que el club también se mantenga. El club sabe a lo que apunta, a lo que es Peñarol y esperemos que le dé continuidad a la mayoría de los jugadores para poder pelear en lo internacional.

¿Cómo ve este reclamo de Nacional?

No tengo idea qué es lo que reclaman. No entiendo a qué quieren apelar, pero de alguna manera tienen que pelearla. Si uno es el ayudante técnico, no entiendo por qué se tendría que ir de la cancha. Pero eso pasó y pueden pedir lo que quieran, después están las reglas para respetarlas y si así se define, se tendrá que jugar. No creo que Peñarol quiera jugar porque esto ya se terminó.

¿Cómo ve a la selección?

Veo muchos jugadores nuevos, con muy buena experiencia, jóvenes con mucha calidad y un futuro enorme. La selección es lo que todos conocemos, lo que el Maestro siempre quiso. Va a seguir siendo eso, la referencia de la idea de juego del Maestro va a continuar siendo el tema de la solidez defensiva que siempre tuvo la selección, y hoy con el tipo de jugador que tiene, Uruguay va a dar pelea donde sea en cada torneo que le toque jugar.

De esos jóvenes que dice que son muy buenos, ¿hay alguno que lo haya sorprendido un poco más?

El que me llena más por sus características es Valverde. Es muy joven, tiene mucha calidad, mucha personalidad y hoy juega en el mejor equipo del mundo y tiene compañeros que merecen el respeto de todo el mundo como Modric, Casemiro y Kroos que tienen una técnica increíble, la visión de juego y eso lo va a ayudar muchísimo a crecer y a mejorar ya la idea y la técnica que tiene.

 

 

"KEVIN FUE CLAVE EN VARIOS PARTIDOS"

Usted tiene una muy buena relación con su cuñado, Marek Hamsik, con quien jugó en Napoli. ¿Lo llamó para felicitarlo por el título?

Son cosas normales. Semanalmente nos hablábamos en cada partido suyo o mío. Me felicitó cuando volví a jugar y me escribió por el título. Siempre hablamos.

¿Quién fue el mejor jugador de Peñarol?

No es por dar mérito a todos, pero lo fundamental fue el equipo. Kevin (Dawson) fue clave en varios partidos que nos salvó, pero para ganar hay que hacer goles y no es por ser diferente ni nada, pero creo que hubo varios compañeros que se destacaron en un período que parecía que el equipo no iba a ganar. Kevin tuvo una regularidad muy buena y eso es destacable. Una de las figuras fue Kevin, después el mismo Viatri, Maxi cuando entraba, el Toro Fernández. A su vez, el gol de Nacho Lores hay que nombrarlo porque fue fundamental ese tanto ante Defensor. La mayoría del equipo siempre salió a jugar contra rivales que para ellos son finales, y siempre supo salir adelante con goles y con juego ante encuentros que parecían que estaban empatados o perdidos.

El Cebolla Rodríguez es su amigo y uno de los responsables de que usted llegara a Peñarol el año pasado. ¿Cómo lo ve como compañero?

El Cebolla tiene su personalidad, su carácter, es un jugador con mucha trayectoria y experiencia, sabemos lo que da para el equipo. Es un compañero y amigo, es fundamental y gracias a él pude llegar a Peñarol. Lo hablábamos siempre en la selección, y poder disfrutarlo y vivirlo juntos es algo único.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...