Cargando...
El método que sigue Lacalle Pou usa pesas rusas y la gravedad del cuerpo

Nacional > MIRÁ EL VIDEO

El presidente Lacalle Pou entrena dos veces por semana con un método que usa pesas rusas y la gravedad de su cuerpo

Cuando el mandatario ocupó la residencia de Suárez, reformó la habitación del tercer piso en la que dormía a comienzos de los 90 y armó un mini gimnasio que usa de distracción.

Tiempo de lectura: -'

25 de junio de 2022 a las 05:01

En el tercer piso de la residencia de Suárez y Reyes, el presidente Luis Lacalle Pou se siente más joven. Ahí, en la buhardilla donde antes dormía cuando era “el hijo de”, pasa unas tres horas por semana. Sin celular, sin apuros ni flashes, entre pesas rusas —que desde la invasión su entrenador las llama “ucranianas”—, y sobre un tatami hace una rutina que, a los ojos inexpertos, luce como los movimientos de la capoeira con un toque de las posiciones que los surfistas de elite siguen cada vez que están por entrar a una ola.

Todos los lunes y miércoles por la mañana —salvo que suene el teléfono rojo o la agenda apremie— Lacalle Pou puja contra el peso de su propio cuerpo. Deja de dar órdenes y acata, con la disciplina de los adeptos a los deportes, los mandatos de su entrenador.

—“¡Vamos, un poco más!”. El cuerpo del presidente imita la corriente de las olas, esa que hacen los perros cuando se desperezan de la siesta y que según Maximiliano Zegers, el profe, es el movimiento “natural” del ser humano desde que “bajó de los árboles”.

Dicen que hay quienes se preparan toda la vida para ser presidentes, pero, ¿cómo se preparan los mandatarios para sobrevivir la presidencia? El ejercicio del máximo cargo ejecutivo de un país desgasta. Y el ejercicio físico es, paradoja mediante, uno de los mejores descansos. Tabaré Vázquez caminaba a los alrededores de la cancha de fútbol de Suárez y Reyes o en el patio de su casa de Buschental. José Mujica pedaleaba en la bicicleta estática y paseaba entre las flores de Rincón del Cerro. Julio María Sanguinetti hacía cinta para elevar el colesterol bueno…

Lacalle Pou prefiere, desde unas semanas después de que fue electo presidente, las rutinas de los surfers. “Son ejercicios que permiten mantener el rendimiento, evita lesiones y prepara el cuerpo para cuando le toca entrar al agua”, explica Zegers (29 años, licenciado en Educación Física y el primer uruguayo especialista en Ginástica Natural).

La residencia presidencial de Suárez y Reyes es ecléctica en su construcción, pretérita en su mobiliario y valorada en su alfombra de la India o su escalinata de mármol. Huele a historia. Pero en la buhardilla devenida en gimnasio Lacalle Pou encuentra un respiro. Literal. Porque la rutina del profe Zegers implica —además del movimiento con la gravedad del cuerpo en superficies inestables y el levantamiento de las pesas “ucranianas”— la respiración.

—Inhalo, exhalo, aflojo, inhalo. Es el mismo ciclo que siguen quienes se montan a la tabla y pegan un salto rápido para surfear la ola.

“Si bien han sido meses complicados con todo lo de la pandemia, donde Luis no ha podido ir al agua como él quisiera, las veces que fue, se sintió muy bien. Le fue posible hacer maniobras, tirarse días seguidos, hacer buenas sesiones de surf”, había dicho su entrenador a la revista Duke Surf
Nada de eso se traduce en bíceps marcados o en una cintura escapular ensanchada que, en algunas fotos, da la impresión que al presidente le está por estallar el traje.

“Para eso no es este tipo de entrenamientos”, repite Zegers, quien aclara que “se trabaja más la zona media (la fuerza abdominal) y que se busca la longevidad (estirar la vida útil del cuerpo)”.

Entonces, ¿por qué Lacalle Pou luce más parecido a un atleta de halterofilia que a la flacura de su entrenador? El cuerpo del mandatario tiene la memoria de su propia vida: fue jugador de rugby (un deporte de choque que usa la musculatura como amortiguador), practicó fútbol, hizo pesas, y luego surfeó. “Sería muy complejo cambiar ese biotipo, el entrenamiento ayuda en parte a mantener algo de la tonificación y, por más que pierda masa muscular, sus propio estímulo hará que la recupere”. Ni siquiera los batidos proteicos “que ha tomado varias veces” le harían cambiar la forma, porque “si hay un estímulo deportivo acorde a esa demanda calórica, es bueno”.

Zegers evita hablar de la belleza y de las poses. Le huye a la farándula y a las preguntas sobre la intimidad del presidente. Entiende que Lacalle Pou “es uno más” y que el entrenamiento “es un momento de liberación de estrés, de estar mano a mano con alguien que nada tiene que ver con la política y que permite desconectarse”.

Uruguay fue el último país de la región en adquirir las vacunas contra el covid-19. El entrenador fue testigo de la tensión que causaron esas negociaciones. Pero se calló. Porque si bien el licenciado en Educación Física no tiene el secreto profesional de los psicólogos o psiquiatras, sabe que su trabajo pende de la reserva como un terapeuta.

Es tan discreto que su gimnasio, el Flow Training Studio –cuyo logo el presidente Lacalle Pou tiene inscripto en la remera negra que usó cuando se dio la tercera dosis contra el covid– queda escondido al fondo de una vivienda del Parque Batlle, en una calle de una sola cuadra, y a la que asisten profesionales que el entrenador mantiene en el anonimato. No guarda fotos con el presidente. De las paredes solo cuelgan los títulos formativos y una tele que reproduce videos de surf en YouTube

Por eso, para explicar el entrenamiento del presidente, opta por el silencio y que sea el movimiento del cuerpo el que se exprese.

El método Zegers

El profe da unas volteretas sobre el tatami sin que una de sus piernas se despegue del piso. Pasa sin pausa a una posición similar a la de los judocas cuando luchan a ras del suelo. Estira un brazo. Se despereza. Encadena movimientos.

De eso se trata la Ginástica Natural que aprendió en Brasil pocos meses antes de la pandemia, el mismo año en que Lacalle Pou fue electo presidente. Es una disciplina joven (nace en la segunda mitad del siglo XX) y es demandada por la elite del surf. Por eso, la unión de surf de Uruguay decidió entrevistar a Zegers, el mandatario lo vio, le gustó y lo llamó.

Pero lo de este profe va más allá de la Ginástica Natural y, como él mismo cuenta, “con Luis se intenta un método propio”. Zegers se formó en Argentina en el manejo de las pesas rusas, un estilo de levantamiento que usa la lógica del péndulo y permite la estabilización en el movimiento. A eso le sumó la DNS, la sigla en inglés de la Estabilización Dinámica Neuromuscular. ¿Qué es? La imitación de los pasos que da un bebé antes de aprender a caminar. A eso le agregó el Surf Movement, una técnica que evoluciona sobre métodos anteriores. Y así...

El cardiólogo Mario Zelarrayán fue el médico personal del expresidente Vázquez. En sus años de trabajo comprendió que “la actividad de un presidente es equiparable a la de un alto ejecutivo, con mucha carga de estrés y muchas reuniones por día”. Entonces, “si un presidente no se autorregula en los descansos y si no mantiene hábitos saludables, movimiento, eso repercutirá en su desempeño”.

En eso coincide Raquel Pannone, la médica de Mujica: “La salud de un presidente hace a la salud de un gobierno”. No lo dice en sentido de que el peso de un mandatario deba estar entre determinados rangos o la analítica de sangre en valores modélicos, sino que “la salud termina influyendo en las grandes decisiones, como le pasó a Hugo Chávez”.

A la mitad de su primer mandato, Barack Obama pesaba 82,3 kilos. Ya no fumaba, no era sedentario, mantenía una rutina aeróbica de 45 minutos a primeras horas de la mañana y tomaba alcohol de forma moderada. Así lo hizo saber el Primer Doctor, porque en Estados Unidos la salud del presidente es cuestión de Estado.
En Uruguay la discusión todavía no se zanjó. Pero sea quien sea el mandatario de turno, el entrenamiento, la dieta y los chequeos médicos son parte del ejercicio presidencial.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...