Fútbol > EN SANIDAD

Hacete de paciencia, Amaral; ¿Cómo es la recuperación de una rotura de ligamentos?

El médico especialista en lesiones de rodilla Leonardo Schiavone dijo a Referí que el cruzado anterior requiere seis meses de rehabilitación

Tiempo de lectura: -'

28 de mayo de 2019 a las 05:01

La recuperación de una rotura de ligamentos cruzados es larga y tediosa, por lo que el enganche de Nacional, Rodrigo Amaral, deberá armarse de paciencia para volver a las canchas lo antes posible tras sufrir esa lesión el sábado durante el partido contra Rampla Juniors.

Amaral se rompió el ligamento cruzado anterior, por lo que el tiempo de recuperación es menor al del ligamento posterior, explicó a Referí el médico Leonardo Schiavone, especialista en lesiones de rodilla. "Lo opera un traumatólogo y el tiempo de recuperación no es menos de seis meses", dijo. 

El médico explicó que "los primeros tres meses son fundamentales, porque se hace lo que se llama una plastia, que es sustituir el ligamento por un tendón", que puede ser rotuliano u otro, según la técnica que se utilice.

En los primeros tres meses el tendón se convierte en ligamento y durante ese tiempo se realizan ejercicios de movilidad articular, sin forzar demasiado.

Al cuarto mes el futbolista comienza con el trote, al quinto mes realiza trabajos con pelota y al sexto mes ya estaría jugando. "Siempre puede haber complicaciones, como dolores o una tendinopatía, pero el tiempo es entre 5 meses y medio y seis", indicó el médico.

Además de los cuidados que el deportista debe tener con la rodilla, está la parte anímica y en ese caso es fundamental el apoyo de los médicos y profesionales que trabajan con él. 

El preparador físico Julio Moreno es uno de los encargados en el club tricolor de la prevención y rehabilitación de lesiones y contó a Referí cómo viven los futbolistas cuando sufren una lesión grave: “Mi trabajo está íntimamente coordinado con Daniel Calimares que es el kinesiólogo y el cuerpo médico. Se trata de un trabajo delicado porque uno agarra al jugador en una disyuntiva total en muchos casos, con determinada preocupación de cómo va a quedar después de la lesión. Hay que trabajar mucho en la parte psíquica, conversar mucho y hacer una buena progresión, es preferible ir lento para ir rápido. Cada uno lo toma diferente y depende mucho de la forma de ser del jugador, pero generalmente se abren para contar qué están sintiendo”.

Juan Calimaris, médico de Rentistas, brindó otros detalles a Referí sobre esta lesión: "El deportista de alta competencia que se rompe el cruzado necesita una cirugía y para eso la rodilla tiene que estar en óptimas condiciones, desinflamada y con buena musculatura. Después lleva un tiempo de posoperatorio y para que el nuevo ligamento esté óptimo se necesitan ocho o nueve meses, es un plazo acatado a nivel internacional. La idea es que el ligamento no se vuelva a romper", dijo.

Guzmán Corujo, el zaguero de Nacional que sufrió el año pasado la misma lesión que Amaral y regresó a jugar después de 10 meses, explicó en conferencia de prensa que "no poder estar a la orden es una situación muy fea. No le deseo a nadie saber que tenés que venir a entrenar y no poder jugar, saber que durante tres meses no podés trotar”. Luego agregó que en su caso se preparó físicamente para volver a jugar "desde el día que me enteré de la lesión. Por suerte jugué varios partidos en Tercera (tras la recuperación) y llegué con mucha confianza en la pierna".

Por su parte Facundo Waller, quien se rompió los ligamentos dos veces, contó a Referí cómo se sintió. “Es una lesión muy dolorosa. No sentís la rodilla, no te podés parar prácticamente. Yo nunca me había lesionado nada y justo me pasó en mi mejor momento futbolístico y en el debut de Uruguay en el Mundial (sub 20 de 2017)". El año pasado, entrenando en Nacional, donde llegó a préstamo desde Plaza Colonia, se rompió nuevamente: “Me encontraba bien, patee una pelota y me rompí los cruzados otra vez. Si hacemos una película no sé si peleamos el Oscar, pero estamos ahí”, dijo.

En un informe publicado por Referí, el preparador físico Eduardo Arismendi (trabajó en Nacional, Peñarol entre otros) dijo que en los últimos años se acentuó este tipo de lesiones por la agresión que sufren los músculos en los entrenamientos: "Los jugadores hacen cambio de dirección, freno y arranque en velocidad, tiran todo el peso del cuerpo a la rodilla y a los tobillos".

Y sobre la recuperación, Arismendi indicó: "Depende de la lesión, del tono muscular que perdió, si no tuvo lesión de cuádriceps o de gemelos" y también de la infraestructura de los clubes: "Si puede hacer recuperación en piscina con medidas como para desplazarse, si tiene atención personalizada de fisioterapeuta y médico, de electroestimuladores para usar en la casa". Pero lo fundamental, para el preparador físico, es "no apurarse".

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...