Nacional > Udelar

Reforma de Larrañaga sobre seguridad: qué dejó el debate entre académicos y políticos

La visión favorable del diputado Abdala fue contrastada en un panel integrado por Andrés Ojeda, Juan Ceretta y Rafael Paternain

Tiempo de lectura: -'

27 de mayo de 2019 a las 21:42

La reforma constitucional sobre seguridad que impulsa el sector del precandidato blanco Jorge Larrañaga estuvo en debate este lunes en el Paraninfo de la Universidad de la República, donde académicos y legisladores expusieron sobre su conveniencia. Fue un tres contra uno, ya que la visión favorable del diputado de Alianza Nacional, Pablo Abdala, fue contrastada por la de Rafael Paternain, Juan Ceretta y Andrés Ojeda. Estos tres últimos expresaron en la mesa impulsada por la organización Brum de la Facultad de Derecho sus visiones contrarias sobre la campaña Vivir sin miedo, a la que calificaron, en general, como una política pública regresiva en materia de criminalidad. 

La reforma prevé la creación de una Guardia Nacional de 2 mil militares (previa capacitación y sometidos a la ley de procedimiento policial), la regularización de los allanamientos nocturnos (con orden judicial basada en sospechas fundadas), la creación de la reclusión permanente revisable y el cumplimiento efectivo de las penas.

Ceretta, abogado y responsable del Consultorio Jurídico de la facultad –que atiende casos de personas con bajos o nulos ingresos–, aseguró que los cuatro puntos que plantea la reforma constitucional que será sometida a plebiscito nacional en las próximas elecciones de octubre tienen aspectos "regresivos en materia de garantías y penas". Y remarcó que para mejorar la situación de seguridad es necesario eliminar las cárceles que vulneran los derechos humanos.

La disminución de las garantías, como afirmó que plantea la reforma constitucional, es una receta "tan poco novedosa como eficaz" y consideró que la idea sigue siendo "pensar que los problemas de seguridad se solucionan con un mayor uso de la cárcel". 

Paternain, sociólogo y senador suplente del sector Casa Grande del Frente Amplio (FA), apuntó a los efectos no deseados que podría tener la aprobación de estas reformas. El suplente de la senadora Constanza Moreira también criticó que se usara a la Constitución como instrumento para dar solución a los problemas de criminalidad.

Además, consideró que ninguno de los puntos previstos en la reforma pueden ser instrumentados sin que haya una "voluntad legislativa", por lo que el plebiscito nacional –según el resultado que tenga– puede ejercer una suerte de presión sobre el Parlamento. 

"Un nuevo Legislativo puede decidir hacer lo contrario, pero esto genera una presión y un mandato. Si tuviera que hacer una síntesis política, diría que es el ejemplo más contundente de que lo político está por encima de lo jurídico", dijo Paternain, citando una polémica frase del expresidente José Mujica, lo que provocó una sonrisa irónica de Pablo Abdala. 

Paternain también calificó a la reforma como una "promesa política" que busca "reducir los niveles de inseguridad en un país que está en una situación crítica". Y apuntó a que la campaña Vivir sin miedo, más que suponer una novedad, profundiza una política sobre seguridad que se viene aplicando desde hace 20 o 25 años.

El sociólogo consideró que es "inaplicable en el corto plazo" (por las dificultades para aplicarla), "molesta" (porque acota el debate sobre seguridad) y "peligrosa", por las consecuencias que puede llegar a tener. Y para profundizar en lo peligrosa que puede ser, aseguró que la Guardia Nacional supone un "paso más allá que nadie había dado desde la dictadura". 

Abdala –único defensor de la reforma en el panel y que fue sumado a último momento– se centró en las cuestiones más políticas e insistió en los fracasos que han tenido los gobiernos del FA en materia de seguridad. También apuntó contra las políticas carcelarias y sociales de la izquierda. Aunque los indicadores muestran que la pobreza disminuyó, no lo hizo igual la exclusión y la segmentación, factores que vinculó con el aumento de la criminalidad. 

Respecto a las críticas sobre el instrumento, el legislador afirmó que Alianza Nacional no tuvo otra alternativa que la de impulsar un plebiscito nacional, luego de que las medidas propuestas fueron "bloqueadas" en el Parlamento. "Rechazo que sea una promesa política. Nunca planteamos que esto tenga efectos mágicos, sino que, en tal caso, va a contribuir a atender una emergencia", sostuvo Abdala, quien reconoció que no se trata de un proyecto "integral".

Tampoco compartió el planteo de que la reforma es "regresiva". "No veo violación o afectación de las garantías personales. Efectivamente, los allanamientos nocturnos vienen de 1830. Pero creo que es una 'antiguaya' que viene desde aquel entonces para atender a una situación muy diferente a la que tenemos hoy", argumentó. 

En defensa de la reclusión permanente revisable, Abdala afirmó que está prevista para "individuos irrecuperables" que tienen "psicopatías". "No tienen remordimiento por el delito que cometieron y, por lo tanto, la probabilidad de que reincidan es altísima", aseguró. 

La Guardia Nacional, el punto más polémico de la reforma, sigue un modelo civil, según Abdala, que rechazó que se trate de una "militarización". Recordó que los efectivos seguirán los procedimientos policiales y que no será comandada por el Ministerio de Defensa Nacional, sino que será coordinada por el Ministerio del Interior. 

Ojeda, abogado penalista y exedil de Montevideo por el Partido Colorado, se refirió a la "lógica salvaje y terrible" de que ante un problema grave "algo hay que hacer". "Eso, a veces, es un tanto peligroso. Que no tengamos nada mejor para proponer no quiere decir que lo que se propone sea mejor", afirmó. Este ha sido un argumento utilizado por el propio senador Jorge Larrañaga, quien muchas veces aseguró que esta es la única propuesta de seguridad sobre la mesa y que quienes la critican no proponen otras soluciones. 

El abogado penalista criticó que se tienda a legislar sobre todo, en vez de concentrarse en la gestión administrativa de la seguridad. Y recordó que no siempre el aumento de las penas es la solución. También aseguró que en los últimos años la Policía Nacional aumentó sus recursos como nunca antes y que, aún así, esto no ha tenido resultados satisfactorios. 

"Tenemos un problema de gestión administrativa que no se soluciona con más ley. Ley tenemos. A veces, con buena intención, sacan el debate del foco más importante, que hoy es la gestión policial", aseguró. Ojeda también se mostró escéptico respecto a la Guardia Nacional y afirmó que no entiende "cuánta diferencia va a hacer" que los policías que hoy están de azul mañana vistan de verde. Las mismas dudas planteó respecto a la reclusión permanente revisable, que tiende a ser "bastante dudosa". "Perdón que sea escéptico... Papá Noel, los Reyes Magos y lo revisable", ironizó. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...