Fútbol > FINALES DEL URUGUAYO

La fórmula ganadora de Nacional: Guti y una banda que se animó a todo

El DT lideró a un equipo que se blindó desde el fondo, se hizo fuerte en ofensiva, imbatible en los clásicos y recibió el premio por su regularidad; el costado negativo: el club dejó el lastre de sus errores políticos y su exagerada presión contra los árbitros

Tiempo de lectura: -'

16 de diciembre de 2019 a las 05:01

La imagen de Nacional campeón devuelve a sus dirigentes el placer de estar frente a la obra perfecta, a los hinchas otro sueño cumplido, a los jugadores la recompensa por el camino recorrido y al técnico Álvaro Gutiérrez el regocijo por haber sido capaz de llevar adelante un plan que devolvió la grandeza a los tricolores, que con dos triunfos clásicos en cinco días, se aseguraron el título del Campeonato Uruguayo en las semifinales, sin necesidad de disputar los dos partidos finales.

Esta pieza para la historia, la de Nacional campeón del Campeonato Uruguayo 2019, ofrece muchas aristas, que la acercan a la perfección en ese cambio que está sufriendo el fútbol de entrecasa.

1) Los tricolores ajustaron el presupuesto del plantel principal (lo redujeron 40%).

2) El presidente José Decurnex supo dar el golpe de timón a tiempo y cambiar al entrenador argentino Eduardo Domínguez cuando en el inicio de la temporada se hundió en la tabla y vio como sus rivales se alejaban. Recurrió a un hombre de la casa como Guti, para reconstruir de las cenizas, y apeló a esas fibras de los jugadores-hinchas, lo blindó desde la defensa y construyó un ataque que terminó siendo demoledor como máximo anotador del torneo.

3) Potenció a los futbolistas de la cantera (Mathías Laborda, Matías Viña, Gabriel Neves, Santiago Rodríguez, Brian Ocampo, Matías Vecino) que impulsaron la renovación que le dieron al equipo aire fresco y, de cara al futuro, la esperanza de reforzar las arcas del club con la venta de estos valores al exterior.

4) Gutiérrez sorprendió tácticamente una y otra vez. Cuando su equipo se apagaba, encontró revulsivos dentro del plantel. Porque el camino también fue sinuoso para Nacional, aunque por estas hora parezca perfecto. Previo al clásico del Intermedio, cambió la figura táctica y encontró en Felipe Carballo una pieza clave para potenciar el juego de su equipo. Volvió a sorprender en las finales con Matías Zunino a las espaldas de Bergessio. Así, una y otra vez, transmitió elementos a sus jugadores para que creyeran en el proyecto y estuvieran siempre motivados.

5) Este domingo en el Estadio Centenario, Nacional terminó de cerrar un gran año. De esos que no olvidarán, porque terminó invicto ante los aurinegros, con triunfos (uno de ellos goleada 3-0) y tres empates. Además, en los últimos cinco días ganó dos partidos ante Peñarol, con autoridad. Reflejando una superioridad futbolística que fue el resultado de la propuesta y el manejo de los momentos.

Peñarol hizo que el último partido del año de alguna forma engalanara la temporada, pese a la desorganización del calendario (con ocho fechas de las 15 del Clausura jugadas entre semana) y a las presiones arbitrales que impulsó Nacional y que desvirtuaron y enrarecieron el curso del torneo.

Porque los dos le pusieron fútbol al clásico que cerró la temporada. Buen juego. Intensidad en la propuesta. Se plantaron en la cancha con la aspiración de llegar al título. Peñarol hizo protagonista al golero Luis Mejía, y Nacional no llegó al gol por falta de puntería. Los dos equipos jugaron para ganar en el primer tiempo. Generaron ocho situaciones de gol (en el clásico del Clausura, 0-0, habían generado una sola en todo el partido).

Ante la sorpresa general, el revulsivo de ocho cambios de Diego López le dio resultados. En defensa entraron Ezequiel Busquets por Giovanni González y Rodrigo Abascal por el suspendido Enzo Martínez. Por las bandas aparecieron Fabián Estoyanoff y Gastón Rodríguez por Facundo Pellistri y Agustín Canobbio. Guzmán Pereira sustituyó a Matías De los Santos. En ofensiva salió Luis Acevedo entrando Ignacio Lores que jugó por detrás de la referencia de ataque, Xisco Jiménez, sustituto del lesionado Lucas Viatri. Cristian Rodríguez, quien también estaba afuera por desgarro, fue el banco de suplentes pero al final no entró. Así, López le cambió la cara al equipo. No se guardó nada, le puso otra actitud y otra disposición futbolística. Animó otro partido. Pudo ganar cualquiera de los dos el primer tiempo.

En el complemento el juego perdió su encanto, propio del esfuerzo de actuar en un terreno fangoso y bajo lluvia, hasta que al final volvió a su pico máximo de emociones con el gol de Zunino y la respuesta de Peñarol –que terminó con nueve jugadores, y con Guzmán Pereira jugando de golero por la expulsión de Kevin Dawson- que peleó el triunfo hasta el pitazo final.

Con la victoria de Nacional por 1-0 se bajó el telón para la temporada 2019, que deja a Peñarol el gusto amargo de haber regulado mal los tiempos. Porque la gestión de los aurinegros, que cayó en un tobogán después de conquistar el Apertura, condujo al resultado final.

Se desarmó a mitad de temporada por la necesidad de vender a precios imposibles de rechazar (US$ 12 millones libres para los aurinegros) para el mercado uruguayo (Darwin Núñez y Brian Rodríguez), exprimió la cantera para recaudar y se quedó sin jugadores para cerrar el año. No se reforzó en la medida que necesitaba. Los referentes (Cebolla Rodríguez y Walter Gargano) fallaron en los momentos claves. Así como Cebolla fue determinante para el bicampeonato, se transformó en este año, en el que iba por el tri, en el contrapeso de Peñarol. Nunca encontró la forma futbolística y faltó a casi el 40% de los partidos que jugó su equipo en el año. Gargano tuvo la mala fortuna de lesionarse otra vez una rodilla.

Nacional recorrió otro camino, con menos estridencias, con la carga de la reducción de presupuesto, que hizo más sufrido el año por los ajustes, y por el peso que tenía la posibilidad que Peñarol lograr el tercer título consecutivo. Sin embargo, encontró en su cantera las soluciones a sus problemas.

Al pasar raya a la temporada, Nacional podrá hinchar el pecho cuando en el futuro hablen del VAR, porque sus gestiones en Conmebol en abril (junto a Peñarol), hicieron posible el paso que dio la AUF para estas finales, que le dieron al torneo local un salto de calidad como no había logrado hasta ahora. 

También Nacional sentirá vergüenza con las decisiones políticas de noviembre, que son de otros tiempos (quitó a sus representantes de la AUF), y que ya no forman parte del fútbol del siglo XXI, que lo llevaron a tomar decisiones que no fueron en línea con la historia reciente del club. No supo esperar respuestas de los neutrales. Adoptó medidas pasando por arriba de todo, llevó al extremo la presión a los árbitros y responsabilizó a los jueces de sus propias limitaciones cuando el equipo cayó en una crisis futbolística. Explotó puentes con el presidente que siete meses antes había respaldado para que desembarcara a la AUF. 

Porque la directiva de Nacional pudo comprender que no se gana presionando sino jugando al fútbol, como lo hizo durante gran parte de la temporada con la efectiva fórmula del entrenador que es capaz de sacar el mayor provecho a su plantel.

Nacional fue campeón con errores y aciertos arbitrales que le perjudicaron y le beneficiaron en proporciones similares, igual que la mayoría de los otros 15 equipos que formaron parte de la grilla del torneo de Primera división del fútbol uruguayo. 

Al fin y al cabo, Nacional fue campeón a lo grande. Como marca su historia. Jugando al fútbol, y expresando en el campo su mejor versión individual y colectiva para establecer su grandeza (esa que Peñarol también supo transmitir en la derrota, lo que le da un plus a la gestión de Jorge Barrera) como le exige su historia.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...