Espectáculos y Cultura > MÚSICA

La herencia maldita de Prince

La muerte del músico abrió un largo litigio legal y judicial sobre el uso y los derechos de su obra y de los cientos de temas que aún no se conocen

Tiempo de lectura: -'

23 de julio de 2017 a las 05:00

Los fanáticos llegarán a escuchar la totalidad del célebre archivo de grabaciones de Prince? Después de la muerte del músico en abril de 2016, la atención se centró en el tesoro de material inédito que mantenía oculto en dos bóvedas de almacenamiento en Paisley Park, su estudio fuera de Minneapolis. A lo largo de los años, ha alcanzado un estatus casi mítico, y sus asociados han reportado que contiene cientos o incluso miles de canciones. Sin embargo, cuando Prince murió –sin un testamento o un plan para la divulgación de la música–, la mayor parte de la bóveda ni siquiera estaba catalogada.

El 23 de junio, un pequeño vistazo a este tesoro salió a la luz con un relanzamiento de Purple Rain por Warner Bros. y NPG, la compañía discográfica de Prince, incluyendo un disco extra de material inédito.

Pero un conflicto en torno a la herencia de Prince sobre un acuerdo de US$ 31 millones con Universal por los derechos musicales significa que gran parte de la bóveda quizá no vea la luz del día durante meses o incluso años. Y abogados de la industria de la música dicen que los enredos de derechos de autor podrían complicar o incluso prohibir la divulgación de más música; el lanzamiento abortado de Deliverance, un EP que la administración sucesoria bloqueó mediante una demanda judicial, podría ser un ejemplo de estos problemas.

Durante gran parte del último año, la herencia de Prince ha permanecido en lo que el juez que la supervisa, Kevin W. Eide del Tribunal de Distrito del Condado de Carver en Chaska, Minnesota, llamó un estado de "caos personal y corporativo".

Para principios de este año, las cosas parecieron estabilizarse, con una serie de acuerdos musicales anunciados con Universal y otros. Pero la herencia entró en turbulencia de nuevo cuando Universal dijo que quería cancelar su contrato por la música grabada de Prince, el cual incluía los últimos álbumes de Prince, los derechos a la mayor parte de la bóveda y, algo vital para Universal, un cronograma para obtener los derechos de lanzamiento en Estados Unidos de una parte de los primeros éxitos de Prince, después de la expiración de contratos existentes con Warner Bros.

Universal dijo que había sido "engañado y probablemente defraudado" por representantes de Bremer Trust, el banco de Minnesota a cargo de administrar la herencia, y demando la devolución de su dinero. Según Universal, se enteró después de cerrar el trato que algunos de los derechos por los que había pagado entraban en conflicto con los que tenía Warner, a través de un acuerdo confidencial que la compañía firmó con Prince en 2014.

Consecuencias

Prince memorial

Pase lo que pase, dicen ejecutivos musicales, el episodio podría perjudicar a la herencia y complicar los esfuerzos para elaborar otro acuerdo. "No pienso que haya un resultado que esté libre de costos", dijo Lisa Alter, abogada de derechos de autor que no está involucrada en el caso, "y no creo que haya un resultado que esté libre de algún daño para la herencia en términos de arrojar una nube sobre cuáles son realmente los derechos".

Representantes de Universal y Warner declinaron hacer comentarios. En una declaración, una vocera de Bremer declinó responder a preguntas específicas, pero añadió que el banco había actuado buscando el mejor interés para el patrimonio y que "todos los acuerdos y contratos de entretenimiento fueron adecuadamente revisados, autorizados y aprobados por el tribunal".

Los conflictos en torno de la herencia de Prince se han convertido en el equivalente de la industria de la música de una telenovela. Es extremadamente raro que un acuerdo importante como el de Universal sea cancelado, dijeron ejecutivos musicales. Y la historia se ha vuelto más fascinante con las denuncias de mala administración y engaños de parte de los representantes del patrimonio, entre ellos L. Londell McMillan, un abogado que alguna vez representó a Prince y fue asesor de Bremer. (La administración sucesoria también se ha visto sacudida por denuncias separadas sobre mala administración en torno a un concierto de tributo en octubre.)

En documentos sellados presentados a la corte desde setiembre, los seis herederos del patrimonio –los hermanos y medios hermanos de Prince– plantearon inquietudes sobre los acuerdos pendientes de la herencia, según personas que han visto los documentos pero no estaban autorizadas a hablar sobre ellos. Entre esas inquietudes estaba si el acuerdo de Universal entraría en conflicto con el acuerdo de Warner.

"Los acuerdos de entretenimiento negociados por los asesores no obedecen a los mejores intereses del patrimonio ni maximizan los activos de la herencia", señalaba un documento, según una copia revisada por The New York Times, "sino más bien garantizan un flujo extravagante de pagos de comisiones para los asesores".

En documentos recientes propios ante la corte, McMillan negó algún delito y dijo que el contrato de Universal es válido. Comerica Bank & Trust, que reemplazó a Bremer, ha pedido al juez que rescinda el acuerdo, pero solo llegó a decir que "no es posible asegurar inequívocamente" al tribunal que los dos contratos no entren en conflicto. Más bien, recomienda cancelar el acuerdo para evitar litigios.

En una declaración, McMillan, señaló: "Estoy peleando por proteger el legado de Prince y el acuerdo que beneficia al patrimonio".

Para Universal, el interrogante más importante es cuán pronto pudiera conseguir los derechos de lanzamiento en Estados Unidos de la música más popular de Prince. "Si las cifras de Universal fueron equivocadas como resultado de una fecha de lanzamiento que se prolongue por dos o tres años eso haría que los US$ 31 millones que pagaron perdieran sentido económico para ellos", dijo Larry Miller, director del programa de la industria musical en la Escuela Steinhardt en la Universidad de Nueva York, "y no es una sorpresa que quisieran cancelarlo".

Prince para cine y televisión

Muchas pistas en la bóveda de Prince carecen de contratos meticulosos sobre los derechos. Esa quizá sea una preocupación para cualquier compañía que quisiera usar ese material, dijo Steve Winogradsky, un abogado que es experto en concesión de licencias musicales para televisión y películas."Las compañías televisivas y cinematográficas van a recelar un poco sobre adquirir esos derechos", dijo Winogradsky, "a menos que consigan muy buenas declaraciones de parte de las partes licenciatarias de que tienen todos los derechos y los ampararán".

Comentarios