Opinión > EDITORIAL

La libertad y las cadenas

La sociedad uruguaya merece que las Fuerzas Armadas hagan un acto de grandeza 

Tiempo de lectura: -'

23 de mayo de 2019 a las 05:04

Es tan hondo el silencio que generaron los miles de personas que con sus paraguas mojados marcharon bajo la lluvia el 20 de mayo que abruma.

Una nueva marcha del silencio recorrió Montevideo y varias ciudades de Uruguay reclamando algo tan humano como conocer el paradero de los detenidos desaparecidos durante la última dictadura militar en nuestro país.
Pasan los años, los gobiernos, los ministros y los comandantes en jefe y el silencio se hace cada más profundo. Las nuevas generaciones observan sorprendidas los rostros enjutos de las personas que marchan callados, portando carteles con nombres y fotos en blanco y negro que nos transportan a un tiempo lejano, de pesadillas y enfrentamientos.

Es imposible a esta altura de la historia no sentir el mensaje que envía año a año la marcha del 20 de mayo. Movilización cuyo origen es el recordatorio de la fecha en 1976 de los cobardes asesinatos del senador Zelmar Micheini, el diputado Héctor Gutiérrez Ruiz y los tupamaros Rosario Barredo y William Whitelaw en Buenos Aires.

Es abundante la literatura y los testimonios terribles de los años de plomo en que toda la región se vio envuelta en un maremoto de sangre y terror que determinó enfrentamientos sangrientos con multiples víctimas de todo tipo, y no solo de un lado como a veces se suele hacer creer con una visión hemipléjica de la realidad histórica, donde se violaron a mansalva los derechos humanos.

Desde entonces hubo pactos, dichos y no dichos, leyes, referéndums, cambios de banda presidencial, uso y abuso maquiavélico del reclamo por parte de tirios y troyanos. Pero lo cierto es que el paradero de los detenidos desaparecidos sigue siendo un misterio y los familiares tienen el derecho de saber qué pasó y dónde están enterrados sus seres queridos.

En los últimos lustros se ha avanzado muy poco. Sea bajo el segundo gobierno de Julio María Sanguinetti, el de José Mujica o los dos de Tabaré Vázquez: siempre un manto de misterio sobrevuela este tema tan doloroso. Los gobiernos de los tres partidos políticos en el poder desde la restauración han logrado avances muy pequeños al tiempo que muchos grupos han utilizado el tema para su propio beneficio personal o político. 

Se destaca, en cambio, la Comisión para la Paz de Jorge Batlle como la herramienta más honesta que hubo arriba de la mesa para aportar luz en un tema tan oscuro y con tantos laberintos.

El papel de los militares en relación a este tema deja mucho que desear. Dejando de lado las interpretaciones y las causas que esgrimen justificando lo sucedido por estar en “guerra”, pasó demasiado tiempo desde entonces y sigue muy abierta la herida como para que desde las Fuerzas Armadas se siga ocultando información.

La marcha del silencio seguirá caminando callada hasta que aparezcan los detenidos desaparecidos. Las Fuerzas Armadas (FFAA) podrán seguir su vida haciendo como que no escuchan el silencio, pero no hay perspectiva posible de reconciliación nacional si la verdad no sale a la superficie. 

Resulta imperativo dejar atrás el pasado de enfrentamientos. Uruguay merece un acto de grandeza de los militares para cortar amarras y avanzar con esperanza hacia el porvenir.  De asumir su destino, serán las propias FFAA las que podrán volver a mirar en paz a su pueblo. De no hacerlo se cumpliría una de las máximas de Voltaire que sostiene que es difícil liberar a los necios de las cadenas que veneran. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...