Mundo > La OMS pide calma

El extremo control social al que están sometidas 700 millones de personas por el Coronavirus

Deben pedir permiso para poder salir y entrar en sus propias casas; voluntarios llevan la cuenta de los movimientos de cada persona

Tiempo de lectura: -'

18 de febrero de 2020 a las 16:25

La cuarentena se extiende por las provincias y ciudades principales de China, más allá de Wuhan, epicentro del coronavirus, donde se ha registrado el mayor número de contagios y muertes. 

El poderoso Partido Comunista Chino ha desplegado batallones de vecinos, voluntarios y trabajadores para contener la epidemia, de acuerdo con el extenso informe del The New York Times, que llama la atención de que el control de aplique de esta manera a pesar de contar con un arsenal de herramientas de vigilancia de ala tecnología.

"Los complejos habitacionales en algunas ciudades han emitido el equivalente a pases escolares de papel para controlar la frecuencia con la que los residentes salen de sus casas. Los edificios de departamentos les han prohibido la entrada a sus propios inquilinos si vienen de otra ciudad. En las estaciones de tren, se impide que las personas entren a las ciudades si no pueden probar que trabajan o viven ahí. En las zonas rurales, han bloqueado las aldeas con vehículos, tiendas de campaña y otras barreras improvisadas".

El Times compara la "cruzada" antivirus con las antiguas movilizaciones ordenadas por Mao Zedong, el líder fundador de la república popular que gobernó el país por casi 30 años hasta su muerte en 1976.

Esos cientos de miles de voluntarios son quienes toman la temperatura de los residentes, registran sus movimientos, supervisan las cuarentenas y  mantienen alejadas a las personas que llegan de fuera y que quizás porten el virus.

La nota del diario estadounidense, fechada en Shanghai, apunta que tras revisar anuncios de gobiernos provinciales y de las principales ciudades se ejecutan en simultáneo cuarentenas de diverso rigor que llegan a contener a más de 700 millones de personas, la mitad de los habitantes del país más poblado del planeta.

De acuerdo al informe, los comités vecinales ejecutan las labores de prevención, con el respaldo de la "gestión de redes" del gobierno que le permite ejercer un control sobre vastos sectores de la población y precisa que en Zhejiang, en la costa sureste de China, se ha reclutado a más de 300 mil de estos trabajadores de la red; en Hubei, cuya capital es Wuhan, son 170 mil; en Cantón, al sur, 177 mil; en Sichuan, en el interior de China, 308 mil; y Chongging, 118 mil.

Lo que no se asegura, señala el medio, es que tal control social logré vencer la epidemia y, en cambio, produzca excesos por esedesmedido afán de vigilancia. Incluso la nota cita expertos que advierten sobre el desarrollo de medidas coercitivas más que de salud pública. 

"Pesadilla logística"

Las excesivas restricciones impuestas en las provincias y ciudades ya tienen un impacto en la economía. Un despacho de la AFP pone la mirada en el ámbito productivo.

De las 109 empresas estadounidenses en el este de China consultadas por la Cámara de Comercio de EEUU de Shanghai, las dos terceras partes reanudaron la producción manufacturera, pero el 78% no tiene suficientes trabajadores para hacer funcionar normalmente sus líneas de producción.

"Los trabajadores están sujetos a restricciones de viaje y a cuarentena (...) La mayoría de las fábricas carecen de mano de obra, incluso después de haber sido autorizadas a reabrir", explica Ker Gibbs, presidente de la cámara.

Fuera de la provincia de Hubei (centro), foco de la epidemia y aislada del mundo desde el 23 de enero, numerosas ciudades imponen normas de confinamiento que obligan a sus residentes a permanecer en sus hogares y limitan severamente la circulación.

La capital, Pekín, somete a todos los recién llegados a unos 14 días de cuarentena. Por otra parte, el 38% de las empresas estadounidenses interrogadas no tienen suficientes máscaras faciales para todos sus empleados.

"En algunos distritos, para poder reiniciar, se necesitan dos mascarillas al día para cada empleado y dos semanas de existencias", explica Paul Sives, responsable de la Cámara de Comercio Europea para el Sudoeste de China. "Pero no se pueden encontrar tantas mascarillas en China", explica. Muchas empresas las compran en el extranjero, pero el transporte sigue siendo complicado.

A veces, obtener la luz verde necesaria para reanudar la actividad es una tarea dificil. "Las normas pueden diferir de un distrito a otro. Hay una enorme acumulación de solicitudes de autorización pendientes y muy poca información" sobre el procedimiento, lamenta Sives.

Y cuando la producción puede reanudarse, los desafíos abundan. En primer lugar porque un gran número de fábricas de subcontratistas chinos, que suministran a los grupos extranjeros una variedad de componentes, no han reiniciado.

Por ejemplo, el gigante automotriz alemán Volkswagen pospuso hasta el 24 de febrero la reapertura, y con cuentagotas, de sus fábricas conjuntas con el chino SAIC, argumentando los "desafíos en términos de cadenas de suministro" y los "medios de viaje limitados de los empleados".

Las restricciones de circulación y las medidas de confinamiento adoptadas localmente complican la "pesadilla logística" para garantizar los suministros y las entregas a los clientes, dijo Joerg Wuttke, presidente de la Cámara de Comercio de la UE en China en una conferencia telefónica el martes.

"Si tiene la suerte de tener conductores, debe recordar que un chofer que salga de Shanghai hacia la provincia (vecina) de Jiangsu será puesto en cuarentena a su regreso", sin contar los distintos "permisos" locales para el viaje, lamenta Wuttke. "Si produce y no entrega, colma sus  almacenes. Las existencias en muchas empresas ya están alcanzando niveles máximos", explica.

Y, para colmo, el consumo general en China sigue siendo bajo debido al prolongado cierre de los centros comerciales.

Índice de mortalidad es de 2,3%
El balance de muertos por el nuevo coronavirus aumentó el martes a cerca de 1.900 pero las autoridades chinas y la OMS intentaron calmar los ánimos al citar un estudio que asegura que la mayoría de las infecciones son leves.
Un total de 1.865 personas murieron (1860 en China continental y 5 en Hong Kong, Filipinas, Taiwán, Japón y Francia) y cerca de 73.500 se contagiaron (900 en una treintena de países y territorios autónomos chinos).
"Este es un brote muy serio y tiene el potencial de crecer, pero necesitamos ponerlo en su justa medida con el número de personas infectadas", dijo Michael Ryan, responable del departamento de emergencias médicas de la OMS.
"En proporción, fuera de Hubei esta epidemia está afectando a muy poca gente", sostuvo luego de conocido un informe según el cual el 81% de los más de 73.000 pacientes tienen infecciones leves.
El estudio divulgado por el Centro Chino de Prevención y Control de Enfermedades muestra que el índice de mortalidad es del 2,3%, y cae por debajo del 1% en la franja de edad de entre 30 y 40 años.
Zhong Nanshan, un prominente experto de la Comisión Nacional de Salud China, dijo a la prensa que el 85% de los pacientes pueden mejorar "si cuentan con buen apoyo (médico), tratamiento y están bien alimentados"
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elogiado a China por tomar medidas drásticas para contener el virus.

 

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...