Mundo > ARABIA SAUDITA

La peregrinación a La Meca vuelve a convertirse en tragedia

Una estampida en el santuario musulmán provocó la muerte de más de 700 personas

Tiempo de lectura: -'

25 de septiembre de 2015 a las 05:00

La Meca volvió a sufrir una grave tragedia. Al menos 717 personas murieron ayer y 863 resultaron heridas en una estampida en las afueras de la ciudad saudita de La Meca, provocada por la aglomeración y la entrada masiva de peregrinos que participaban en el rito musulmán de la peregrinación.

Según la Defensa Civil saudita, la causa de la tragedia ha sido el aumento en el flujo de peregrinos y la entrada repentina de un gran número de ellos hacia la zona donde se disponían a realizar un ritual.

Los fieles se dirigían desde sus campamentos al lugar en el que debían cumplir con el rito de la lapidación de las tres columnas que simbolizan las tentaciones del diablo, durante el tercer día de la peregrinación.

El titular de Sanidad saudita, Jaled al Falah, subrayó que "la aglomeración y el incumplimiento de las instrucciones (por parte de los peregrinos) fueron las causas del incidente". Además, muchos fieles "caminan en dirección contraria" y realizan los rituales "fuera de los horarios establecidos", agregó.

Por otra parte, Al Falah aseguró que Arabia Saudita está tratando con "total transparencia las informaciones que ofrece a sus ciudadanos y a todos los países del mundo" y que se anunciará posteriormente la cifra definitiva de víctimas.

Las autoridades indicaron que la zona donde tuvo lugar el incidente fue reabierta al tránsito y que los peregrinos pueden volver a circular por ella para seguir realizando los rituales de la peregrinación.

Un total de tres millones de personas participan estos días en el importante rito religioso, que es uno de los cinco pilares del Islam junto a la "shahada" (profesión de fe), la limosna, la oración y el ayuno en el mes de Ramadán.

Riad había desplegado a 100 mil policías para garantizar la seguridad durante el peregrinaje después de que, el 11 de setiembre, una grúa se derrumbara en la Gran Mezquita de La Meca, matando a más de 109 personas e hiriendo a más de 400.

Desde 1990, seis de los siete principales accidentes se produjeron en el ritual de la lapidación. El último de ellos se remonta a enero de 2006, cuando 364 personas murieron en una avalancha humana en Mina. La peor tragedia tuvo lugar en julio de 1990: 1.426 peregrinos, en su mayoría asiáticos, fallecieron en un túnel de Mina a raíz de una estampida provocada, al parecer, por una avería del sistema de ventilación.

Claves

Unos tres millones de fieles musulmanes de todo el mundo cumplen con el rito más importante de la peregrinación a la ciudad santa de La Meca, en el monte Arafat, donde el profeta Mahoma pronunció su último discurso hace 14 siglos.

Luego de esto, los peregrinos permanecen en el monte hasta la puesta de sol antes de dirigirse a la localidad vecina de Muzdalifa, donde pasan la noche. En Muzdalifa recogen guijarros para lapidar tres columnas que simbolizan las tentaciones del diablo durante el tercer día de la peregrinación, que fue ayer.

Después, en la Gran Mezquita de La Meca, completan las vueltas a la "Kaaba", en la que se encuentra la piedra negra que los musulmanes consideran un pedazo del paraíso.

Una vez cumplidos los rituales, los fieles se cortan el pelo y las uñas y degüellan un cordero marcando el comienzo de la fiesta del Sacrificio (Aid al Adha), principal festividad del Islam.

Con este ritual, los musulmanes recuerdan el sacrificio de Ibrahim (Abraham), quien por amor a Alá (Dios) ofreció, según la tradición musulmana, la vida de su primogénito Ismael.

En los tres días que siguen a esa fiesta, los peregrinos deberán cumplir la segunda fase de la lapidación del diablo en Mina y dar siete vueltas más como despedida a la "Kaaba".
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...