La delegación de la Unión Europea encabezada por Ursula Von der Leyen y miembros del gobierno chino en Beijing.

Mundo > REUNIÓN CUMBRE

La Unión Europea y China abordan el desbalance comercial entre ambos en Beijing

Ursula Von der Leyen reconoce que avanzó con Xi Jinping en el camino de reducir el déficit que tiene el continente europeo con la potencia económica oriental que vende a los europeos mucho más de lo que les compra. Esta fue la primera reunión entre la cabeza del bloque de los 27 y el gobierno chino
Tiempo de lectura: -'
08 de diciembre de 2023 a las 06:56

La presidenta del brazo ejecutivo de la Unión Europea (UE), Ursula von der Leyen, se mostró "satisfecha" el jueves en Beijing tras haber consensuado con el mandatario chino, Xi Jinping, la necesidad de tener relaciones comerciales bilaterales más equilibradas.

"Estoy muy satisfecha de haber acordado con el presidente Xi que las relaciones comerciales entre nosotros deben ser equilibradas", declaró Von der Leyen en una rueda de prensa tras la primera cumbre presencial entre el bloque europeo y el país asiático en cuatro años. “Tenemos una relación compleja con China, que merece debates francos y abiertos para profundizar el entendimiento mutuo", añadió.

En sus comentarios iniciales, la presidenta de la Comisión Europea afirmó que "China es el socio comercial más importante de la UE", pero que "hay claros desequilibrios y diferencias que debemos abordar".

Para ponerlo en cifras, el déficit comercial de la UE con China se redujo casi a la mitad este año en comparación con el anterior, después de aumentar drásticamente entre 2020 y 2022. En los 11 primeros meses de 2023, se situó en U$S 201.000 millones en contra del bloque de los 27 países europeos, según datos de las aduanas chinas.

Xi Jinping había abogado por "dar una respuesta conjunta a los desafíos globales y trabajar en conjunto para promover la estabilidad y la prosperidad en el mundo", insistiendo en la importancia de la "confianza política" entre ambos socios.

Von der Leyen acudió a la cumbre junto al responsable de la diplomacia comunitaria, Josep Borrell, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. Este último insistió en el interés mutuo de mantener una "relación estable y constructiva".

Sin embargo, recordó que la UE estaba "preocupada" por las crecientes tensiones en torno a Taiwán, una isla de gobierno autónomo que China prometió tomar algún día, y por el disputado mar de la China Meridional, donde Beijing lleva a cabo una escalada militar. "Nos oponemos a cualquier intento de cambiar el statu quo", afirmó.

China y la UE intensificaron este año su acercamiento diplomático para reforzar la recuperación posterior a la pandemia y enmendar sus vínculos, con una serie de visitas de comisarios europeos a Pekín para retomar el diálogo.

Michel también indicó que la UE quiere que Beijing use sus vínculos con Moscú para presionar por el fin de su guerra en Ucrania, un conflicto que China no condenó. Aunque no brindó ayuda militar a Moscú, China profundizó sus vínculos económicos en momentos en que Occidente busca aislar a Rusia.

En octubre, el presidente ruso Vladimir Putin fue recibido en Beijing y Xi exaltó su "amistad profunda". "Nos gustaría que China fuera muy clara en su apoyo a la Carta de la ONU y condenara esta guerra causada por Rusia contra Ucrania", afirmó Charles Michel.

Un funcionario de la cancillería china señaló sin embargo a los periodistas que Pekín no podría influir en Moscú. Rusia "es una nación soberana muy independiente", declaró Wang Lutong, director general del departamento europeo del Ministerio de Relaciones Exteriores chino.

También consideró que China no podía "ser responsabilizada" del desequilibrio comercial. "Estamos muy interesados en importar más productos de Europa, en particular tecnologías avanzadas y productos de alto valor", declaró Wang.

Beijing declaró el miércoles que la política comercial de la UE hacia China, queriendo equilibrar la balanza, pero frenando la exportación de tecnología sensible, no "tiene sentido". Autoridades europeas dijeron repetidamente este año que buscan reducir los riesgos en sus relaciones económicas luego de que la guerra en Ucrania expusiera el peligro de la dependencia del continente de la energía rusa.

En vísperas de la cumbre, Italia anunció su salida de la iniciativa china de las Nuevas Rutas de la Seda, una estrategia para el desarrollo global de infraestructuras. La primera ministra Giorgia Meloni se opuso a la participación de Italia en una iniciativa que muchos ven como un esfuerzo de China por ganar influencia política, y cuyos beneficios económicos son limitados para Roma.

En esta cumbre, los dirigentes europeos afirman que también buscan que China multiplique sus esfuerzos hacia el clima, con el telón de fondo de la COP28, la conferencia de la ONU sobre el clima, que tiene lugar en Dubái.

El gigante asiático es el primer emisor mundial de gases de efecto invernadero. Los 27 Estados miembros de la UE están "muy preocupados por el creciente despliegue de centrales eléctricas con carbón en China", dijo Von der Leyen. La presidenta de la UE destacó sin embargo los pasos "excepcionales" tomados por China respecto a las energías renovables.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...