Economía y Empresas > Desarrollo productivo

Las dos empresas metalúrgicas que despegaron gracias a la celulosa

Como en Fray Bentos, en Paso de los Toros la pastera ya potenció a esa industria   

Tiempo de lectura: -'

30 de agosto de 2020 a las 05:00

A pesar del desarrollo que tuvo  el interior en los últimos 15 años, la decisión de que la segunda planta de UPM esté ubicada sobre el centro del país no fue antojadiza. Uno de sus objetivos centrales fue el de impulsar un mayor progreso económico y social en algunas de las zonas más rezagadas en Uruguay como el centro  del país. 

En el caso de Paso de los Toros, la firma especializada en ingeniería metalmecánica Volfer refleja en el presente un impacto positivo desde la llegada de la inversión al departamento de Durazno.   

Después de presentar un proyecto ante el Fondo Industrial del Ministerio de Industria para financiarse, con el fin de avanzar hacia un cambio tecnológico innovador, Volfer adquirió un robot industrial y un equipo soldador de última generación. 

La firma tiene un contrato firmado con UPM, para la construcción de módulos habitacionales que son utilizados por los trabajadores vinculados a la pastera en Paso de los Toros.  

Con 70 personas que trabajan en el lugar, hoy su principal fuente de ingresos proviene de esos módulos habitacionales –alrededor de un 70%-, aunque también produce insumos para el sector ganadero, entre otros.   

El director de Volfer, Emmanuel Romano, dijo a El Observador que previo a la llegada de la inversión más importante en la historia del país, la empresa daba trabajo a unas 30 personas, y que, si no fuera por UPM en la actualidad “podrían ser 20”. 

Romano detalló que en los últimos años el rubro metalúrgico fue decayendo, en particular en la demanda por parte de instalaciones y mantenimiento para las industrias o constructoras que empezaron a importar desde China o Brasil.

“Un problema que tiene Uruguay es que es difícil especializarse. Nosotros, por ejemplo, no lo podemos hacer en fabricar estructuras, porque el mercado hoy capaz que te da trabajo para ese rubro, pero mañana no. Entonces, hacemos estructuras, si salen tanques hacemos tanques. Terminas haciendo de todo un poco”, graficó el empresario. 

Romano explicó que por esas razones cuando UPM presentó el pedido de precios para la fabricación de módulos, la empresa vio un “desafío porque precisaba el trabajo”. 

“La realidad es que había que lidiar con materiales que nosotros no estábamos acostumbrados como son de eléctrica y termofusión. Ayudados porque estamos acá -en Paso de los Toros- y UPM de alguna manera quiere generar trabajo en la región, pudimos llegar a tener un precio competitivo y una buena oferta”, aseguró Romano.

Volfer comenzó a construir módulos habitacionales hace ocho meses, lleva unos 400 fabricados, tiene como objetivo llegar  a los 1.200 y en el corto plazo va a  contratar a una decena de personas más, sostuvieron desde la empresa. 

En Fray Bentos

Un caso con más recorrido y con 10 años de relación con la finlandesa es la de Metalúrgica Pentágono en Fray Bentos.

El director de la empresa, Mauricio Gimenez, relató que hasta la llegada de UPM la operativa de la compañía estaba más enfocada en Fanapel en Juan Lacaze, hasta que en enero de 2007 se hizo el primer trabajo para la planta de celulosa.  

Gimenez comentó que así como está ocurriendo con Volfer, en esa fecha trabajaban en Pentágono seis personas, mientras que ahora cuenta con una plantilla fija de 114. 

“El crecimiento de la empresa ha sido básicamente a raíz de UPM. La demanda de personal de mantenimiento me ha ido obligando a crecer y a adquirir cada vez una mayor capacitación.

Cuando fuimos por primera vez a trabajar para la planta a nivel de seguridad, por ejemplo, éramos como ‘indios’. Son cosas que te cambian la perspectiva del trabajo. Y a medida que vas creciendo, profesionalizándote y cumpliendo con las exigencias de quien te contrata, también te comienzan a dar más trabajo”, resumió Gimenez. 

En este sentido, el ejecutivo señaló que debido a la fuerte impronta industrial de Juan Lacaze, mano de obra capacitada para lo mecánico y en montaje siempre hubo en la zona, pero después de la instalación de la primera pastera se comenzó a dar un fuerte proceso de aprendizaje en cuestiones sobre todo de seguridad y los debidos procedimientos.  

“También por un tema de escala todo nuestro sistema cambió. No te das cuenta, pero al pasar los años si te ponés a pensar en los mantenimientos que hacías para Fanapel en 2006, hoy sería impensable”, reflexionó. 

Pentágono provee a UPM de mano de obra para montaje, fabricación e instalación de cañería de alta presión, soldadura calificada, entre otros servicios de carácter industrial. 

El director de la firma dijo a El Observador que además de la más de centena de trabajadores fijos con que cuenta hoy la empresa, han pasado a lo largo de estos años unos 2.700 que han sido contratados para trabajos específicos.

En línea con los dos casos de estas empresas, una investigación sobre el impacto socio-territorial de las plantas de pasta de celulosa en Fray Bentos y Conchillas (Montes del Plata) arrojó en base a información del Banco de Previsión Social (BPS) que el empleo entre 2007 y 2018 de la cadena forestal se mantuvo estable, sin embargo, hubo un aumento de 1.700 puestos de trabajo en la industria mecánica en torno a las dos plantas estudiadas. 

Impacto social y económico

Según un trabajo realizado por Equipos Consultores en 2018, en el transcurso de una década la sociedad civil en Fray Bentos pasó de tener un reclamo asociado casi exclusivamente al empleo, a demandar capacitación e incluso cierta autocrítica, al entender que cuando UPM llegó en primera instancia mucha de la mano de obra que ofrecía la ciudad no poseía la formación ni las capacidades que demandaba el proyecto. 

En el estudio contratado por la propia empresa finlandesa, se concluyó que la interacción de la inversión incluso repercutió “en procesos sociales y cambios culturales” de los principales actores de la sociedad fraybentina. 

Se apuntó que uno de los mayores impactos que tuvo la capital del departamento de Río Negro fue el cambio de su matriz productiva, con ingresos al principio de la obra a partir de trabajadores de la construcción y posteriormente con empleo directo e indirecto que dinamizaron el comercio y los servicios.

En la misma línea, un estudio realizado por Cifra que comparó la realidad de Conchillas con la que existía antes de la construcción de Montes del Plata, reveló que hoy en esa zona hay más empleo, con mejores ingresos y que tanto el comercio como los servicios de la zona crecieron.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...