Básquetbol > NBA

LeBron James, nacido para hacer historia

Cuando llegan los playoffs, todos tiemblan ante la presencia del Rey

LeBron James y Marcus Morris

Tiempo de lectura: -'

29 de mayo de 2018 a las 05:00

LeBron lo hizo otra vez. En el TD Garden contra los Boston Celtics, como en 2012. Volvió a ponerse la corona. A muscular. A gritar. A meter tapones sobre el filo del reglamento. A clavarla de todos lados con ese paso en retirada inmarcable. A rebotear y a conducir el juego. Por eso, y contra los pronósticos, Cleveland Cavaliers está nuevamente en las finales de la NBA.

Embed

El domingo le ganaron 87-79 a domicilio a los Celtics y dieron vuelta una serie que corrieron de atrás (0-2) y en la que superaron dos match points en contra (2-3).

LeBron James en su máximo esplendor. En su salsa y esencia: la soga al cuello de los playoffs. Sus estadísticas decían que en sus últimos siete partidos de playoffs con la posiblidad de quedar afuera no bajaba de los 40 puntos. Así se presentó al séptimo y definitivo juego ante los Celtics. El domingo hizo 35 sumando 15 rebotes y nueve asistencias. Una bestia.

Embed

Hay que ver y analizar el contexto del triunfo.

Los Cavaliers son una franquicia prácticamente nueva con respecto a la que el año pasado llegó a las finales pero cayó 4-1, casi que sin levante, ante unos Golden State Warriors impresionantes, porque al talento de Stephen Curry, Kyle Thompson y Draymond Green se sumó el de Kevin Durant.

Un intercambio justamente con los Celtics mandó a esa franquicia al base Kyrie Irving a cambio de Isaiah Thomas, Jae Crowder y Ante Zizic.

Thomas, el pequeño base sensación de la pasada temporada, jugó poco y brilló menos en los Cavaliers producto de la lesión de espalda con la que llegó.

También arribaron Derrick Rose, MVP (jugador más valioso) 2011, y Dwayne Wade, compañero de andanzas de LeBron en Miami Heat. La intención era armar un súper equipo para irse midiendo de reojo con los Warriors de cara a la final.

Pero con Irving los que salieron ganando fueron los Celtics, una franquicia rearmada con muchos talentos jóvenes de gran futuro.

La lesión en las primeras de cambio de Gordon Hayward sumada a la de Irving antes de la postemporada no impidieron que los Celtics llegaran a las finales de la Conferencia Este.

Pero no pasaron de ahí cuando en su camino volvió a cruzarse la bestia negra de LeBron.

Los Cavaliers anduvieron a los tumbos toda la temporada. Las estrellas nunca cuajaron. A Thomas lo fueron dosificando en minutos pero no brilló. Rose sumó otra campaña que lo volvió a alejar de aquel nivel que supo tener en los Chicago Bulls antes de lesionarse una y otra vez. Crowder siempre estuvo incómodo en la posición de LeBron. Wade no mostró los destellos de su era Heat.

Por eso, pasada la mitad de temporada los Cavaliers hicieron borrón y cuenta nueva.

Se fueron esas cuatro estrellas y llegaron obreros dispuestos a trabajar hombro con hombro: George Hill, Larry Nance Jr. y Jordan Clarkson. LeBron agarró la base. El equipo enderezó su marcha y se metió con el 4 a los playoffs detrás de Toronto Raptors, los Celtics y Philadelphia Sixers con un récord de 52 victorias y 30 derrotas.

En primera ronda contra unos atléticos Indiana Pacers estuvieron 3-2 abajo. Pero ganaron 4-3. Nunca LeBron quedó eliminado en esa instancia de los playoffs.

La hermosa fase regular de los Raptors se marchitó, como siempre, ante los Cavaliers: 4-0. Y después llegaron los Celtics.

La final será contra los Warriors o Houston Rockets que jugaban al cierre de esta edición el séptimo partido para definir al campeón de la poderosa Conferencia Oeste.

Líder en puntos, líder en goles de campo, líder en robos, líder en libres convertidos, líder en minutos jugados, segundo en triples, tercero en asistencias, sexto en rebotes.

Eso es LeBron James para la historia de los playoffs de la NBA.

Está en su octava final consecutiva y tiene una voracidad bestial de ganar un nuevo anillo.

También está mano a mano con James Harden para saber si vuelve a ser el MVP, como en 2009, 2010, 2012 o 2013. O si no puede ser el MVP de las finales, como en 2012, 2013 y 2016, sus tres veces como campeón.

No importa si es el mejor de todos los tiempos. Porque seguro que es el mejor de esta era.

La frase

"La gente que nunca ha jugado básquetbol o que no ha jugado en deportes de equipo no sabe que para tener éxito se necesita el esfuerzo de todo un equipo. Aprendí esto la primera vez que agarré una pelota con 9 años. Los que dudan, los que nunca jugaron al básquetbol ni se pusieron un short y musculosa y matan a mis compañeros no saben que yo siempre creo en el básquetbol porque el básquetbol ha creído en mí. Y esa es la razón por la que estamos en las finales, porque mis compañeros hicieron un partido espectacular"

Las finales de LeBron

2007, Cavaliers-Spurs, 0-4
2011, Heat-Mavericks, 2-4
2012, Heat-Thunder, 4-1
2013, Heat-Spurs, 4-3
2014, Heat-Spurs, 1-4
2015, Cavaliers-Warriors, 2-4
2016, Cavaliers-Warriors, 4-3
2017, Cavaliers-Warriors, 1-4
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...