Fútbol > ENTREVISTA

Ligüera: “Me gusta que el equipo arriesgue; y si hay espacios, ¡siempre para adelante!”

El entrenador de la Tercera de Nacional contó cómo es su trabajo, su estilo de juego, la importancia de la formación de valores de sus futbolistas y el “difícil” tramo final para que lleguen a Primera

Tiempo de lectura: -'

07 de septiembre de 2019 a las 05:01

A Martín Ligüera se lo nota más maduro, con un claro discurso de entrenador diferente al de jugador, si bien siempre fue frontal a la hora de brindar declaraciones. Con 38 años y 21 meses como entrenador de la Tercera, el exenganche ya se siente 100% director técnico, si bien sigue aprendiendo sobre la marcha, en una categoría que, según dice, no es fácil y en la sus decisiones pueden influir “en los sueños de los jugadores”.

Tras un primera año que definió que "no fue fácil" y luego de ganar el reciente Torneo Apertura en su categoría, con el cuerpo técnico que completan su hermano Diego Ligüera y el preparador físico Ignacio Barbosa, el floridense habló con Referí acerca de cómo es ponerse el buzo de DT, de  los privilegios de trabajar en Los Céspedes, su estilo de juego, el "difícil" último paso de los futbolistas a Primera y los ejemplos de Thiago Vecino y Matías Viña, entre otros temas.

¿Cómo ha sido su proceso de pasar a ser entrenador en este año y medio? ¿Ya está adaptado al nuevo papel?

Sí, totalmente adaptado. Obviamente que el cambio de jugador a entrenador lo noté y por más que seguís sintiéndote jugador, hoy ya no lo vivo de la misma forma. Estoy contento por el lugar en el que estoy, la función que tengo dentro del club, porque sigo aprendiendo, mejorando en la toma de decisiones y preparándome para lo que acontezca más adelante. Obviamente que siempre estás leyendo, informándote, rodeándote con gente de experiencia. Hoy me encuentro en un lugar y en un momento en el que quiero estar, y me siento bien.

¿Cómo es el relacionamiento con los otros entrenadores de Nacional?

Siempre tuve una excelente relación con los tres cuerpos técnicos de Primera que me tocó trabajar, primero con el Cacique (Medina), después con Eduardo (Domínguez) y ahora con Álvaro (Gutiérrez). Creo que hay una predisposición muy buena hacia lo que es la Tercera División, se le está dando mucha seriedad. La Tercera está considerada como una pos formación en la que hacemos pretemporada, doble horario y en los entrenamientos tratamos de acercarnos lo más que podamos a la Primera división.

Y después algunos detalles de base que son muy importantes, como por ejemplo que los jugadores de Primera que bajan a Tercera estén en el grupo el día previo al partido, para que podamos preparar el partido y que no lleguen el mismo día. Esto lo hacemos por respeto a los 16 jugadores con los que entrenamos en Tercera todo el año. Si bien la prioridad de que jueguen como titulares sea de ellos, por algo están en Primera, pusimos como objetivo que trabajen con nosotros el día antes porque así le damos más seriedad al tema. En eso no he tenido ningún problema, incluso en los días de los clásicos nos los dan con más días de anticipación. Por eso digo que hay muy buen ida y vuelta con los entrenadores que me ha tocado trabajar.

También para abajo, porque hemos echado mano a jugadores para completar el plantel, porque a veces tenemos lesionados o suspendidos en Tercera y solo bajan uno o dos de Primera, y en esos momentos hablamos con Tabaré Alonso o con Rodrigo Lemos, de la Cuarta y la Quinta, para ir armando los entrenamientos, porque precisás dos equipos para hacer fútbol. En eso tenemos que estar agradecidos a todos porque nos ayudan en todo momento, porque de todas las categorías es la única que tiene tan pocos jugadores.

¿Hay una línea de trabajo marcada en todas las categorías?

Ahora se está trabajando en eso, se está diseñando. Vamos por ese camino para tratar de acercarnos lo más posible, obviamente cada uno con sus matices. Cada entrenador tiene su impronta.

¿Cuál es su idea de juego?

A mí me gusta tratar de salir jugando del fondo si se puede. No soy un obsesionado de que hay que salir sí o sí jugando, me parece que hay que ver las circunstancias, el terreno de juego... Acá en Uruguay una cosa es jugar en el Parque Central y otra, sin subestimar, en otro lugar y no quiero nombrar ninguna cancha. Me gusta el jugador que tiene criterio. Sí, la primera opción es salir jugando y le damos la forma de cómo salir jugando. Ellos tienen la posibilidad. Y si no se puede salir jugando, por cancha, por rival que te está presionado, no tienen por qué salir jugando.

Después soy de jugar con gente por afuera, le damos mucha prioridad a los extremos, buscamos mucha circulación rápida y que llegue a los extremos y que ahí haga el desequilibrio el extremo, con la pasada del lateral o el media punta.

Me gusta que arriesgue el equipo de la mitad de cancha para delante. No soy obsesionado de la tenencia. Si estás para tirar el pase de gol, tiralo. No me gusta usar la herramienta de tenencia como forma de que el rival así no la tiene. ¡No! Prefiero que mi equipo arriesgue, que presione sobre la pérdida. Obviamente no me agrada el abuso del pelotazo, pero no me gusta la tenencia de que hay que hacer tanto tiempo para… ¡Eso no! Respeto a todo el mundo. Es una forma que tengo de sentir, a mi me gustaba cuando agarraba la pelota e iba hacia adelante. Si no hay espacios, la tenemos, lectura de juego. Pero si hay espacios, hacia adelante. ¡Siempre hacia adelante!

Y usted que fue enganche, ¿cómo ve al 10 hoy? ¿Está en sus planes utilizarlo?

En esa posición hoy está jugando Martín Satriano, que es un futbolista de nuestro agrado. Obviamente que me gusta esa posición, pero no como jugaba yo (risas). Me gusta esa posición pero agregándole más cosas de las que cuando me tocó jugar a mí yo hacía. No puede suceder que meta el pase de gol y me quede mirando; si la pierdo no puedo esperar que marque el de atrás; no me quedó lamentando porque fallé un gol, o no vuelvo el lugar. No me gusta el jugador que se queda lamentando porque falló un pase o un gol, me gusta mucho el que enseguida se engancha en la otra jugada, está presionando, pidiéndola de vuelta.

En referencia al enganche o al media punta, me gusta que habilite, que sea el amigo de todos, como les digo, que esté en todas las zonas, pero que llegue al área, que remate. Me gusta terminar el partido y decirles: ‘Dame números’: ¿Cuántas veces pateaste al arco, cuántos pases de gol metiste? O el extremo, ¿cuánta veces te le fuiste al lateral? Me quedo con eso, dame cosas según la posición en la que estás.

¿En Tercera ya cuentan con seguimiento de video y datos?

Sí, sí. Tenemos filmación de partidos nuestros y del rival. De eso se encarga mi hermano (Diego, segundo entrenador de su cuerpo técnico), con un programa especial. Mostramos imágenes del rival y de nuestro trabajo durante la pretemporada y después, antes de los partidos, en las charlas, lo manejamos como información. Con la Tercera es medio difícil porque cambian mucho los jugadores. Nos pasó con Cerro Largo, que fuimos a verlo y después fuimos a jugar al Ubilla y pusieron a siete jugadores nuevos. Me pasa a mí también, a veces de un partido a otro tenés dos jugadores de Primera y al otro cinco. En Tercera se plantean esas variantes.

En comparación con su época de jugador de Tercera, ¿hoy se profesionalizó esa categoría?

Ha crecido un montón. Tenemos todo para trabajar, y además es un privilegio estar en Nacional. Como entrenadores tenemos que estar agradecidos. Sé que hay equipos de Primera división que no tienen la infraestructura que tenemos nosotros. Tenemos 20 pelotas para entrenar, cancha sintética, con pasto, desayuno, colación, frutas. Estamos muy bien. Obviamente que siempre hay cosas para mejorar y exigir, pero hoy Nacional está muy bien, para uno que ha recorrido muchos países y lugares, Nacional está muy bien en Tercera división y en Primera.

El trabajo en Tercera se desarrolla con mucha seriedad porque hay jugadores con gran potencial. No es una Tercera para que hagan fútbol los que están en Primera. Tengo jugadores de mucho potencial y está demostrado. Este semestre subió Thiago (Vecino), Emiliano Martínez... Yendo a lo deportivo: siempre quieren ganar, por el trabajo, pero nosotros en el cuerpo técnico, con el profe Ignacio Barbosa y Diego, mi hermano, apuntamos mucho a otro tipos de cosas. Estamos haciendo mucho hincapié en sacar esos vicios, que lleguen a Primera con valores buenos, en muchos detalles, a la hora de entrenar, a la hora de expresarse, a la hora de tener conductas hacia el entrenamiento. En eso puedo estar equivocado o no, pero siempre fui así y estamos haciendo mucho hincapié en eso para que después, cuando lleguen a Primera y si no les toca jugar que sea porque otro fue mejor y no por una falta de conducta.

Se trata de un trabajo en valores.

Exactamente. La falta de respeto no la perdono.

Si bien están en una edad muy cercana a llegar a Primera, con más presiones, ¿cree que aún se los puede formar en esos aspectos?

Sí, hacemos mucho hincapié en aspectos humanos a los que le doy mucha importancia. Con las cosas que tiene una Tercera división, que no es un grupo formado, que son 16 pero el día antes te llegan cinco o seis, de Primera o de Cuarta. Tenés que buscar la armonía. Los de Primera bajan con una predisposición muy buena pero de repente con la ilusión de querer jugar en Primera y no se les da. O jugadores que tienen todas las condiciones y no pasan por un buen momento. Y no es un entrenamiento, es por otro lado. Tenés que apoyarlos, tratar de cobijarlos. El futbolista que baja no se olvidó de jugar porque por algo está en Primera, o en una selección juvenil, pero son circunstancias por las que pasa todo jugador. Son muy jóvenes aún y se habla de que están vendidos a tal o cual equipo y que valen tanto. ¡Y tienen 18 o 20 años! Uno tiene que acompañarlos en todo momento.

También en otras decisiones. Hay jugadores a los que les tenemos que decir: ‘Muchachos, ya está’. A mí me gusta hablarles de frente, decirles las cosas. Vienen empujando de abajo. Y a veces tenés que ir todo derecho por 18 de Julio, como les digo para graficar el recorrido, a veces, y a mí me pasó, tenés que agarrar una calle de abajo, otra y después venir por 18 de Julio de regreso. Tenés que ir a otro equipo de la A, o la B, y capaz que volvés con otra forma. También es cierto que en Nacional no hay mucho tiempo para esperar. En ese sentido, las juveniles están muy bien, son muy competitivas, y la edad aprieta.

Matías Viña expresó públicamente su agradecimiento, cuando el lateral bajó de Primera a Tercera.

Eso es lo que decía anteriormente. Pero que quede claro, es todo mérito de ellos. Lo mismo sucedió con Thiago (Vecino), a quien bajaron de Primera a Tercera y metió 10 goles. Nosotros, como cuerpo técnico, les damos el respaldo con lo que ya dije, tenemos olfato para esas cosas.

Si bien le damos la contención, también le decimos, por experiencia, lo que puede estar sintiendo, porque a uno le pasó por experiencia de bajar a Tercera. Más allá de lo que le podamos decir, el resto lo construyen ellos. Agradezco a Matías que se haya acordado de nosotros, pero a lo que llegó es todo mérito de él. Por más que si vos no te abrís al consejo, al empuje o a la forma que nosotros tenemos como cuerpo técnico, no hay quien te entre. Obviamente, que nosotros los apoyamos pero son ellos los que revierten las situaciones. Y qué alegría más grande para nosotros, una satisfacción enorme como cuerpo técnico, de que hoy Matías y Thiago estén en el lugar donde están, después de haberlos tenido nosotros.

Por eso digo que hoy me siento en un lugar en el que estoy aportando al club. Cuando no aporte, o sienta que ya está la Tercera para mí se habrá acabado. Pero hoy no lo siento, hoy siento que sigo aprendiendo, sigo mejorando y muy contento en donde estoy. Siento que somos unos privilegiados de estar trabajando en Nacional, con el apoyo de Sebastián Taramasco, porque no fue fácil el primer año. Por esa razón, a la larga ilusiona. Si a vos te dan el respaldo, trabajas con seriedad, con un criterio que no cambiás por más que vos ganes o pierdas, porque a mí me ha tocado en mi carrera ser figura y ser un desastre, y sé cómo manejarme y no voy a cambiar, sé que no voy a cambiar. Entonces, como entrenador si bien las decisiones son otras, hay que tomar más decisiones que pueden influir mucho más en los sueños de los jugadores o no, pero trato de ser como fui como jugador, ir de frente, te guste o no te guste. Le digo lo que siento. Ellos me ven tal cual soy yo. Si al jugador le mentís o le decís algo que no sientas, el jugador de fútbol, que es muy inteligente, se da cuenta enseguida, entonces en el error o en el acierto tenés que ser como sos, sentir que estás diciendo lo que pensás en ese momento.

¿Cuándo se da cuenta que un juvenil está para Primera?

Es muy difícil. Podés darte cuenta de las condiciones físicas y futbolísticas de que en un momento puede llegar a estar en Primera, pero después hay muchos factores que influyen. Escucho a todo el mundo que dice: ‘Este es un fenómeno, o este…’. Y no sé si es un fenómeno. Tiene todas las condiciones. Pero no sé cómo puede reaccionar en un Parque Central lleno, no sé cómo puede reaccionar si erra un gol en la línea en un 0-0. No sé porque es muy largo este camino. Nunca me apuro a decir este va a triunfar. Es muy difícil. Podrás darte cuenta quién está mejor perfilado que otro, o quién puede llegar, pero después, que mantenga un nivel en ese lugar, es muy difícil. Por más que tenga todas las condiciones.

A Thiago Vecino, por ejemplo, te puedo decir que es un jugador que mentalmente no lo va a voltear nada. Puede jugar bien, mal o regular, pero es muy fuerte mentalmente. Sobre Viña te puedo decir que por sus condiciones físicas, en Tercera le sobraba. Jugaba de zaguero, de lateral, tenían que pasarlo cinco veces… Ya se veía. Pero después no sabías cómo le podía ir en Primera. Sin embargo, enganchó, agarró confianza y ahí está, en la selección. Es todo un proceso de formación y maduración. En esto del fútbol no se trata de decir: juega bien, vení. No, no. Tenes que ver los momentos, no es tan fácil.

Lo que sí puedo decir es que Nacional tiene un potencial muy bueno en juveniles para adelante. Atrás de lo que se viene hay un trabajo de muchos años, en el que nosotros recién hace un año y medio que estamos, pero de todas las divisionales hay un trabajo muy bueno que se viene haciendo a largo plazo.

¿Tiene “mandamientos” para sus jugadores, como tenía Alexander Medina?

No. Ya saben lo que me gusta y lo que no me agrada. Lo dejo muy claro. Ellos saben que tienen que hacer y que no. El tema es si se los dejás hacer o no. Todo el mundo sabe hasta dónde tiene que ir, el tema es si sos permeable o no a ese tipo de cosas.

¿Entiende que hay una nueva camada de entrenadores jóvenes con otras propuestas de juego?

Hay camadas nuevas, pero no hay una receta en el fútbol. Ganar se puede ganar de cualquier manera. Después está la historia del club, de cómo le gusta al hincha que juegue su equipo. Y después está el entrenador. Yo quiero ganar, pero después está la forma en la que quiero ganar. A mí me gusta ganar de una manera, después capaz que a vos no te gusta. Pero la respeto. No estoy de acuerdo con el ‘este juega bien y este juega mal’. ¿Qué es jugar bien o jugar mal? Capaz que un entrenador se mata las 24 horas del día tratando de hacer eso que para vos es jugar mal. Y por qué lo vamos a desmerecer. Es la forma que el tipo tiene de jugar, y si no gana se tendrá que ir, si gana, gana. Al club no le gusta como gana, sacalo. Pero si vos lo traes para ganar, después la forma la pone el entrenador. Lo que no me gusta es encasillar. 'Aquel juega notable' y 'aquel no juega a nada'. Cómo puedo decir desde mi casa no me gusta cómo juega, pero lo respeto que quiera ganar así.

¿Cómo se imagina su futuro? ¿En la Primera de Nacional?

No sé. Sí me estoy preparando para dirigir en Primera división. No sé dónde estará mi futuro.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...