Cargando...
Peñarol es candidato al título

Rugby > RUGBY

Llega la Superliga de rugby al Charrúa: por qué para Peñarol no habrá otra chance igual

Las razones por las cuales la Superliga de rugby es una oportunidad de oro para Peñarol y para el rugby de la región

Tiempo de lectura: -'

22 de abril de 2022 a las 14:57

Para Peñarol, la edición 2022 de la Superliga Americana de Rugby (Slar), que el sábado aterriza en Montevideo para disputar su segunda fase, es la gran oportunidad de consagrarse en una competencia que ya no es la que nació en 2020, pero que trata de adaptarse la nueva realidad que le impuso la pandemia y el cruce de caminos que hoy discute el rugby mundial. En el medio de ese proceso, todas las fichas cayeron cerca del aurinegro, que a esta altura es el mayor candidato al título. Mientras tanto, para Sudamérica Rugby, y sus países miembros, es la oportunidad para demostrar que tienen su producto de calidad también puede ser popular.

Con la pandemia en retirada, el torneo por fin está disputando su tercera edición de forma un poco más normal que las dos anteriores, aunque con un perfil diferente. Ya no es la Slar 2020, que proponía ser un polo de competencia regional que atrajera también jugadores de otros continentes, al punto que en ese primer año Peñarol tenía 12 extranjeros, de Argentina, Colombia, Portugal, Namibia, Sudáfrica y Tonga, y lo mismo ocurría con Olimpia de Paraguay o Selknam de Chile. 

Era también una declaración de principios de Sudamérica, que por entonces tenía a Agustín Pichot como candidato a la presidencia de World Rugby: el mensaje de que la región podía ser un referente en el mundo ovalado.

Pero llegó la pandemia, que obligó a cortar la competencia sin siquiera dos fechas completas. Encima Pichot perdió la elección, a manos del establishment representado por Bill Beaumont.

El año de las burbujas

Esos golpes obligaron a la Slar a achicarse para seguir subsistiendo. Así, en el siguiente año se transformó en una competencia de emergencia, centrada en los jugadores locales con algunos refuerzos extranjeros. Al menos en Uruguay se mantenía la estrategia de repatriar la mayor cantidad posible de jugadores de selección, para explotarlos mejor al trabajar juntos.

La segunda Slar, en el peor momento de la pandemia en la región, se realizó en dos burbujas sumamente estrictas en Chile y Uruguay, con las delegaciones encerradas en hoteles y solo saliendo de ellos para entrenar o jugar. Un esfuerzo gigante, agregado a que los partidos se jugaron cada cuatro días como forma de comprimir la competencia en tres meses para contener costos. Y logró la proeza de no tener un solo caso de covid entre más de 300 personas conviviendo durante tres meses.

El renacimiento

La tercera, es por fin, un poco más normal. Mantuvo el sistema de sedes únicas, en Chile, Paraguay y Uruguay, de manera de evitar el gasto de viajes. Los presupuestos mantuvieron a grandes rasgos el 60% que sufrieron en reducción de 2021, cuando pasaron de US$ 1 millón por equipo a aproximadamente US$ 300.

También se mantuvo el armado de planteles con fuerte base en los jugadores locales. Para Uruguay y Chile es especialmente importante: uno porque ya clasificó el Mundial 2023 y necesita competencia para sus jugadores, el otro porque se juega esa chance en julio y noviembre.

Y esa nueva realidad provocó que la Slar 2022 sea extremadamente pareja, al punto que hoy hay cuatro equipos de seis (Peñarol, Jaguares, Selknam y Olimpia) con posibilidades de disputar el título, a diferencia de 2021, que fue un monopolio de Jaguares. Los argentinos sufrieron una enorme sangría, ya que más de 20 jugadores del campeón 2021 se fueron a Europa, y lo están sintiendo en cancha.

Tras una rueda, no quedan invictos, y hasta el colombiano Cafeteros Pro ha hecho partidos parejos con varios, luego que la Unión Argentina de Rugby adquiriera el control del 70% de la franquicia para evitar que desapareciera ante los recortes del gobierno colombiano en el deporte a raíz de la pandemia.

La oportunidad de Peñarol

Para Peñarol es un momento especial. La sangría de Jaguares lo dejó como el mejor equipo, lo que se ratificó en la victoria 27-20 de la primera rueda y en el liderazgo en la tabla (solo perdió con Olimpia, en el peor partido del campeonato). El plantel aurinegro tiene muchos jugadores de experiencia de Los Teros, más otros juveniles con proyección que han mostrado estar a la altura.

La oportunidad es ahora: seguramente sea el año en que Peñarol Rugby pueda presentar el mejor equipo en la Slar. En este momento de transformación del rugby mundial, en el que se debate globalmente como será el futuro y qué competencias tendrá, la URU la tiene difícil para conseguir competencia permanente en el segundo semestre, y la política de repatriar Teros ha quedado de lado. Sin que sea un éxodo a lo Argentina, ya no habrá grandes esfuerzos por retener jugadores. Seguramente algunas figuras de Peñarol se vayan a Europa tras terminar la Slar, por lo que la chance es esta. 

Desde el juego, los carboneros han mostrado una evolución respecto a 2021: a la gran defensa  (3 tries en contra en 5 partidos) y sólidas formaciones fijas, los dirigidos por Pablo Bouza han agregado mucho más juego ofensivo (17 tries a favor) que en la utilitaria versión 2021. Y además han tenido a la figura de la primera rueda, Manuel Ardao, uno de los que seguramente no se mantenga mucho tiempo más jugando en la región. Los forwards juveniles han sumado muchos minutos, lo que es una buena noticia pensando en la renovación de Los Teros, aunque los backs más jóvenes no han tenido tanta participación.

Afuera de la cancha, hasta ahora la Slar ha mostrado un producto de primer nivel televisivo, con buenos escenarios y transmisiones de tv, incluso por encima de su prima hermana de EEUU, la Major League Rugby (MLR). Sin embargo, salvo un par de partidos (Selknam-Jaguares en Santiago y Olimpia-Peñarol en Asunción) ha mostrado tribunas vacías. Peñarol y la URU tienen el desafío de subir un escalón, y mostrar que la Slar, además de ser una gran idea para la competencia, puede ser un producto popular y convocante. Ese fue desde el inicio el motivo de apostar a la popularidad de Peñarol, y antes que llegara la pandemia, los dos partidos que se jugarán con público en el Charrúa mostraron que el proyecto iba en buen camino. En definitiva, al menos para la franquicia uruguaya, ahí radica el secreto de que el proyecto Peñarol se mantenga a largo plazo.

Los detalles

La fecha 6
sábado, estadio Charrúa
15:30     Olimpia Lions-Selknam    ESPN Extra y Star+
18:00    Jaguares-Cafeteros    ESPN 3 y Star+
21:00    Peñarol-Cobras XV    ESPN Extra y Star+

Entradas

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...