24 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,25 Venta 39,65
30 de enero 2023 - 5:03hs

Al igual que en el clásico de la semana pasada ante Peñarol, el DT falló en la conformación inicial del equipo por lo que en el entretiempo volvió a recurrir a cambios para enmendar sus errores.

El entrenador con las conformación del mediocampo que en el primer tiempo terminó jugando con Diego Zabala por derecha, Diego Rodríguez en el centro, Camilo Cándido por izquierda y Gastón Pereiro por delante de ellos, como enganche para abastecer a Emmanuel Gigliotti y Franco Fagúndez. 

Zabala arrancó, al igual que en el clásico, en el doble 5, una posición que no siente y donde no puede mostrar su mejor versión. El DT, antes, había experimentado con Manuel Monzeglio (Vélez Sarsfield y Belgrano) sin éxito. Es una posición que Nacional está sufriendo por la partida de Felipe Carballo y la lesión de Francisco Ginella. La dirigencia repite que el período de pases está cerrado, pero el equipo devuelve desde la cancha la respuesta de que ahí falta algo. 

Mientras, Marcos Montiel espera su chance tras haber sido improvisado en la zaga en la pretemporada y Yonathan Rodríguez es suplente. Claro, son jugadores que no alcanzan los ribetes técnicos de Carballo o Ginella. El DT busca a alguien de buen pie en la zona, pero por ahora no lo encuentra. 

Mientras Zabala terminó abierto por derecha, y definiendo mal cuando pisó el área, Cándido centralizó muchos más sus movimientos jugando más como interior que como externo. Eso vale como decir que en el primer tiempo fue desperdiciado. Cuando pasó al lateral, en el complemento, tuvo en sus pies las dos chances más claras que dispuso el equipo.

Zielinski le dio mucha pista a Christian Almeida en la pretemporada y en el arranque de la temporada oficial. Pero tanto ante Peñarol como ante Liverpool, lo de Almeida fue pobrísimo y su titularidad ha sido totalmente injustificada cuando Cándido o hasta Lozano a perfil cambiado pueden cubrir esa zona. 

Inés Guimaraens Camilo Cándido mejoró en el segundo tiempo al pasar a su puesto

El DT está intentando ensamblar a Gastón Pereiro con Franco Fagúndez en el equipo sin forzar a Pereiro a desempeñarse como doble 5, porque sería un desperdicio. Pero por ahora no ha logrado funcionamiento ni caudal de juego con ambos. Los dos parecen superponerse por ahora. Esto será cuestión de trabajo (si Fagúndez no emigra) porque hay una máxima que dice que los talentosos tienen que jugar juntos. 

La falta de desborde y de juego por afuera, le impidió a Nacional generarle juego a Fagúndez y Gilgiotti en el primer tiempo. 

Para el segundo tiempo, el DT cambió a ganador. Perdía 1-0 y jugaba contra 10 del rival, por expulsión de Lucas Lemos. 

Pero entre el repertorio de cambios, el reacomodo de las piezas también sorprendió. 

Lucas Morales entró como lateral derecho y le dio al equipo proyección ofensiva y profundidad por ese sector. Pero lo tuvo que hacer en solitario.  

Mientras, por izquierda, el DT estacionó como puntero a Federico Martínez con Cándido como lateral y mucha proyección con movimientos en diagonal. Armó el doble 9 con Gigliotti y el Colo Ramírez, y dejó por detrás, como armadores, a Pereiro y Fagúndez, sosteniendo el equilibrio en el Torito Rodríguez. 

Martínez le dio uno contra uno, desborde y capacidad de abastecer a los nueves. Es un jugador que en este equipo va a ser titular porque tiene notables condiciones y fue de los mejores pases del torneo. 

Nacional canalizó todas sus ofensivas por ese sector y llevó a que Jorge Bava colocara otro zaguero (Juan Izquierdo) y desplazara a uno de los centrales (Gonzalo Pérez) al lateral para subir a Gastón Martirena. Eso relativizó el fuego con el que entró Martínez.   

El ataque, entonces, quedó rengo porque por derecha, todo el recorrido de la banda tuvo que hacerlo Morales. Recién sobre el final entró Trezza por un Pereiro más superpuesto que nunca con Fagúndez. 

Inés Guimaraens Gastón Pereiro, por ahora no logra brillar

Zielinski tiene mucho por aprender aún del plantel de Nacional y de los rivales del fútbol uruguayo. 

Hay experimentos que no funcionan, titularidades que no se sostienen, suplentes que deben ser titulares y jugadores, como Zabala o Cándido, que no pueden ser desperdiciados fuera de puesto. 

Este aprendizaje ya le costó a Nacional un título y en una semana arranca el Apertura.  

 

Temas:

Ricardo Zielinski Nacional Christian Almeida

Más noticias de Referí

Te Puede Interesar