Nacional > ELECCIONES 2019

Los pronósticos y los resultados de los balotajes anteriores

Por cuarta vez este domingo los uruguayos eligen presidente en segunda vuelta, ¿qué pronosticaban las encuestas entonces?

Tiempo de lectura: -'

19 de noviembre de 2019 a las 05:01

El domingo 24 los uruguayos elegirán presidente en un balotaje por cuarta vez desde que se aprobó la reforma constitucional en 1996, que implica que si en el último domingo de octubre ningún candidato logra superar el 50% de los votos emitidos –incluidos votos en blanco y anulados–, los dos candidatos más votados deberán competir en una segunda vuelta el último domingo de noviembre.

La corta historia de los balotajes en Uruguay confirma que hasta ahora siempre resultó electo el que llegaba como favorito, incluso en el primero, en 1999, en el que Jorge Batlle y Tabaré Vázquez terminaron la campaña empatados técnicamente, aunque las empresas de opinión pública le daban una leve ventaja al colorado.

El primero

El balotaje se estrenó el domingo 28 de noviembre de 1999. Ese día compitieron la fórmula colorada compuesta por Jorge Batlle y Luis Hierro López y la frenteamplista con Tabaré Vázquez y Rodolfo Nin Novoa. El triunfo fue colorado con el 52,56% de los votos, mientras que el lema Encuentro Progresista - Frente Amplio obtuvo 44,53%.

Batlle y Vázquez llegaban al final de la campaña virtualmente empatados en intención de voto aunque el colorado era favorito, según la encuesta de Equipos/Mori que publicó El Observador tres días antes de la elección –y que había sido realizada entre el 20 y el 22 de noviembre–. La empresa de opinión pública daba 45% de intención de voto para cada candidato, 8% de indecisos y 2% de votos en blanco y anulado.

El relevamiento de Equipos/Mori concluía que los electores indecisos se encontraban más próximos a los partidos tradicionales y por lo tanto Batlle se presentaba con una probabilidad mayor que Vázquez para capturar los votos que podrían definir la elección. Basados en tres modelos, las proyecciones arrojaban en casi todos los casos diferencias finales a favor de Batlle, pero también se señalaba que esas diferencias estaban dentro del margen de error de la muestra.

También Cifra apuntaba a que el colorado tenía una tendencia favorable. El director de esa empresa, Luis Eduardo González, (hoy fallecido) hablaba de que la elección tenia “un componente plebiscitario” en el que era difícil saber de qué manera los vínculos partidarios funcionarían. “Los movimientos en el electorado pueden ser bastante más importantes que en el caso de una elección normal y pueden estar menos determinados por las lealtades partidarias del elector”, decía.

El segundo

El domingo 29 de noviembre de 2009 compitieron las fórmulas de José Mujica y Danilo Astori frente a Luis Alberto Lacalle y Jorge Larrañaga. El Frente Amplio, que en primera vuelta había obtenido el 48% de los votos, seguido por el Partido Nacional con 28%, se impuso con el 51,5% de las adhesiones frente a los blancos que obtuvieron el 44,1%.

En los días previos, las encuestas de las empresas Equipos, Cifra y Factum coincidieron en reflejar una ventaja de entre ocho y nueve puntos porcentuales de Mujica sobre Lacalle. Las proyecciones sobre los indecisos también otorgaban una ventaja de entre cinco y siete puntos.

Al presentar los últimos datos en Telemundo 12, el director de Cifra señalaba que “aunque todos los indecisos se volcaran a Lacalle, quedan dos puntos a favor de Mujica. Salvo acontecimientos extremadamente imprevisibles, de enorme magnitud, Mujica debería ser el presidente de los uruguayos”, anunciaba Luis Eduardo González.

En la encuesta de Cifra, Mujica llegaba con el 49,7%, contra el 41,7% a favor de Lacalle. Había 5,1% de indecisos y 3,5% de votantes en blanco. La proyección sobre indecisos otorgaba 51% a Mujica, 45,4% a Lacalle y preveía 3,6% de votos en blanco.

A su vez, la última encuesta de Equipos le daba a Mujica una ventaja de 50% contra 41% de Lacalle, y había 5% de votos en blanco o anulado y 4% de indecisos.

La última medición de Factum en tanto, adjudicaba 50% a Mujica, 41% a Lacalle y 9% de “indefinidos”.

El último balotaje

En la noche del 30 de noviembre de 2014 Tabaré Vázquez se consagró como presidente por segunda vez en la historia del Uruguay. La fórmula Vázquez-Sendic obtuvo casi 54% de los votos frente al 41% que consiguió la fórmula Luis Lacalle Pou-Jorge Larrañaga.

Esos 13 puntos de diferencia fueron la mayor ventaja que obtuvo un candidato luego de la dictadura (1973-1985) ya que desde la década de 1940 un presidenciable no superaba el 55% de los votos, como ocurría en aquel momento con los colorados frente a un Partido Nacional que tenía dividido su lema.

El segundo triunfo de Vázquez fue histórico también porque se consolidaba la izquierda en el poder por tres períodos de gobierno seguidos y con mayoría parlamentaria propia. Eso tampoco pasaba desde hace 60 años. 

A su vez, el 41% que obtuvo Lacalle Pou si bien no le permitió superar la votación que había tenido su padre en la anterior elección (44,1%) le permitió consolidarse como el líder de la oposición y ponerse en carrera para esta elección.

Las últimas encuestas de Equipos Consultores y Cifra antes del balotaje del domingo 30 reflejaban que el candidato del Frente Amplio, mantenía una amplia ventaja sobre Luis Lacalle Pou.

Según Equipos Consultores, Vázquez obtendría el 54,5% de los votos, mientras Lacalle Pou conseguiría el 40% del total, según la última proyección divulgada en Subrayado, mientras que había un 5,5% de votos en blanco o anulados.

El director de la consultora, Ignacio Zuasnabar, afirmaba al presentar los datos que existía una “diferencia amplia” entre las dos fórmulas, lo que dejaba sin margen para sorpresas sobre quién sería el triunfador.

Por su parte, según las últimas proyecciones de Cifra, Vázquez obtendría el 54,8% del total de los votos y Lacalle Pou el 40,4%. Según esta encuesta dentro del FA el 97% votaría a Vázquez y el 3% lo haría en blanco, mientras que en la interna del Partido Nacional 92% votaría a Lacalle Pou, el 4% a Vázquez y el restante 4% lo haría en blanco. 

La realidad les dio la razón a las encuestas.

El batacazo frenteamplista
Desde que se puso en marcha la reforma constitucional, solo una vez el Frente Amplio triunfó en primera vuelta y eso ocurrió en octubre de 2004, cuando Tabaré Vázquez obtuvo el 51% de los sufragios en primera vuelta, frente al 34% de Jorge Larrañaga por el Partido Nacional y el 10% de Guillermo Stirling, por el Partido Colorado. Esa noche desde el balcón del Hotel Presidente, donde Vázquez tenía su comando de campaña, el mandatario pronunció la recordada frase: "Festejen, uruguayos, festejen, que la victoria es de ustedes".
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...