Fútbol > ESPAÑA

Luis Súarez siente el cambio de un equipo a otro: todavía no encuentra socios en Atlético de Madrid

La difícil transición de pasar a un equipo que juega totalmente diferente que Barcelona en el que estuvo seis años; luego de un debut fulgurante, a Luis Suárez casi no le llegó la pelota en los dos encuentros siguientes y salió frustrado

Tiempo de lectura: -'

03 de octubre de 2020 a las 13:25

La transición que ha sufrido Luis Suárez de pasar de un equipo ensamblado en el que hacía seis años jugaba como Barcelona, a este Atlético de Madrid, comenzó a sentirse luego de jugar tres partidos en una semana por la Liga Española.

Luego de un debut espectacular en el que estuvo solo 20 minutos en la cancha el sábado pasado ante Granada y dio una asistencia en la primera pelota que tocó, para convertir posteriormente dos goles, el delantero salteño tuvo dos partidos prácticamente para el olvido y en ambos fue titular.

Tanto el miércoles contra Huesca de visita (0-0), como este sábado ante Villarreal (otro 0-0 y prácticamente sin llegadas) de locales en el Wanda Metropolitano, Suárez comenzó a notar lo que significa la transformación de pasar de un equipo a otro.

En Barcelona hacía seis años que jugaba y tocaba de primera, se conocía de memoria con sus compañeros que en todos los casos, eran futbolistas clase A.

Sin embargo, la realidad en Atlético de Madrid es totalmente diferente.

El uruguayo no solo extraña a su amigo y uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, el argentino Lionel Messi, sino a varios excompañeros más.

Con Messi se entendieron de entrada y desde allí, jugaron de memoria. Sin mirarse ya sabían lo que debían hacer.

Pero no solo extraña al argentino. El inglés Kieran Trippier, ex Tottenham Hotspur de la Premier League, tiene otro estilo diferente al de Sergi Roberto y no desborda ni llega con criterio hasta el fondo. No hace normalmente el 2-1 junto a uno de los mejores que tiene Atlético de Madrid, Ángel Correa, otro argentino.

Por el andarivel zurdo, Jordi Alba ya no existe más. Alba le daba de dos a tres pases casi de gol por partido a Suárez. Allí, en los colchoneros, juega el brasileño Renan Lodi, quien sustituyó a su compatriota Filipe Luis cuando este se fue a mitad del año pasado a Flamengo con el que fue campeón de la Copa Libertadores. Lodi demostró que está a años luz de Jordi Alba. Nunca mete un buen centro, un pase al vacío, y eso también lo siente Suárez.

Thomas y Koke, también están lejos de lo que podían hacer Sergio Busquets e Iván Rakitic para abrir el juego.

Ya tampoco está otro socio que tuvo Suárez en los últimos años: el chileno Arturo Vidal. En ese puesto juega Saúl, uno de los mejores que tiene Atlético de Madrid, pero que tiene claroscuros.

Y en ofensiva, hasta ahora en los tres encuentros que disputó el uruguayo, nunca pudo estar ni un minuto con Diego Costa, el brasileño nacionalizado español. Si bien tienen estilos de juego similares para la posición de delantero centro, el técnico podría probarlos en tándem para ver los resultados.

Sin embargo, hasta ahora sigue apostando a la gran promesa que tiene no solo el fútbol europeo y el club, sino el seleccionado portugués: Joao Félix, quien el mes que viene cumplirá 21 años.

Es mucho lo que a esta altura extraña el uruguayo y se va a tener que habituar a este juego totalmente distinto que tiene su nuevo club, porque allí jugará durante los próximos dos años.

A los 69 minutos del partido ante Villarreal de este sábado, Suárez salió frustrado, con bronca, porque como sucede siempre, quería seguir jugando, como le sucede a todos los futbolistas del mundo.

Y aquí se puede ver el video de su salida:

Esa frustración se dio porque quería demostrar que él podía buscar algún resquicio como para romper esa defensa que no se le despegó en todo momento, obligada por su técnico, Unai Emery, quien tantas veces fue campeón con Edinson Cavani en Paris Saint-Germain.

Claro que el planteamiento del técnico argentino Diego "Cholo" Simeone no es el mismo que el de los entrenadores que tuvo Suárez en Barcelona, tiene otro estilo y a él deberá habituarse también el delantero uruguayo.

En estos últimos dos encuentros, al uruguayo se lo vio tratando de bajar un poco al medio para recepcionar el balón ya que a él no le llegaba nunca limpio. Jugar así es muy difícil por más oficio que pueda tener.

Contra Villarreal, el salteño tuvo la peor valoración en puntaje de todo el equipo según la prensa española. Pateó solo dos veces al arco y en ambos casos, la pelota se fue afuera, perdió ocho pelotas y no dio ningún pase ofensivo de relevancia a sus socios de ofensiva. 

Luego del comienzo arrollador de la semana pasada, estos dos partidos de 0-0 y casi sin llegadas al arco contrario, harán replantear la táctica a Simeone, mientras que Suárez de a poco, deberá tratar de habituarse a sus nuevos compañeros en lo que será todo un desafío más allá de su experiencia y su extraordinario nivel goleador que supo tener.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...