Cargando...

Mundo > Migraciones

Muchos venezolanos regresan a su país porque ven mejoras en la situación económica

Aún hay muchos que se van, pero de los 6 millones que salieron, sobre todo a países vecinos, el flujo de los que vuelven está creciendo

Tiempo de lectura: -'

07 de julio de 2022 a las 05:01

Todavía no hay cifras que den una magnitud exacta porque el gobierno de Nicolás Maduro es remiso a suministrarlas, pero el fenómeno ya es visible en las calles y en las ciudades de Venezuela. La cadena británica BBC, insospechable de simpatizar con el chavismo, le ha dedicado al fenómeno un reportaje: muchos venezolanos que emigraron en los últimos años por la crisis económica, el desempleo y las dificultades para llenar la canasta básica han comenzado un camino de regreso.

Algunos recibieron mensajes familiares de que la situación está mejorado, en primer lugar, porque la inflación dejó de ser galopante. Y eso ha repercutido en las posibilidades de conseguir alimentos y medicamentos. Otros porque escucharon que el mercado de trabajo está aclarando y se han creado nuevos puestos. Y muchos porque lo prefieren al exilio, donde no encontraron las mejoras que buscaban y sienten una ola creciente de rechazo.

Colombia fue en los últimos años el principal destino de 1,8 millones de venezolanos que salieron por vía terrestre y aun caminando por una frontera violenta pero porosa. Le siguió como destino Perú, y luego Ecuador. Finalmente, a todos los países de la región, elegida por los más pobres y menos preparados.

El éxodo alcanzó el pico de su éxodo en 2018, registrando una tasa de migración neta -los que salen menos los que regresan- de alrededor de 1.850.000 personas, según datos de la consultora Datanálisis.

En el año 2021, el saldo migratorio fue de -180.000 personas: aún negativo, pero apenas el 10 por ciento de lo que fue en 2018.

“La diferencia entre lo que ganaban afuera y lo que pueden ganar en Venezuela ya no es tanta (...) para muchos no tiene sentido quedarse afuera", dijo a la cadena británica el economista Luis Vicente León, presidente de la consultora.

"Venezuela sigue perdiendo gente. Sigue siendo más los que salen que los que regresan, pero las salidas han caído drásticamente y ahora hay cada vez más gente regresando", añadió.

En 2016, cuando la economía de Venezuela caía un 18,6 por ciento y la inflación rompía todos los récords con cerca de 800 por ciento, millones de venezolanos tomaron la decisión de emigrar.

En ese entonces, el hambre, el desempleo, el alto costo de la vida y el salario mínimo que no alcanzaba para cubrir la canasta básica, empujaron a muchos a buscar una mejor vida en otras naciones de Sudamérica y el mundo. Pero ese fenómeno, iniciado en 2013, ha tocado fondo, según los expertos.

De hecho, desde hace meses, la economía venezolana muestra algunos signos de recuperación, informa la BBC. La dolarización de facto de la economía venezolana ha disminuido la escasez y aliviado la inflación, según algunos análisis.

En marzo, Venezuela tuvo una tasa de inflación mensual de 1,%, la más baja registrada desde septiembre de 2012, y en abril -producto del alza de precios mundiales por la guerra ruso-ucraniana- subió hasta 4,%, muy por debajo del 24,6% que había registrado en abril de hace un año.

Por otro lado, la producción de petróleo, principal fuente de riqueza para el Estado, empezó a incrementarse a finales del año pasado, después de tocar fondo en noviembre de 2020, cuando cayó a 434.000 barriles al día.

En diciembre del año pasado Venezuela produjo 718.000 barriles diarios y desde entonces la producción se ha mantenido ligeramente por debajo de los 700.000 barriles.

Es aún una cifra muy pequeña para un país que producía más de tres millones de barriles diarios en 1998 y que tiene las mayores reservas probadas de crudo del mundo, pero casi duplica la registrada durante la caída histórica en 2020.

Todos estos datos son previos al parcial desbloqueo de los Estados Unidos al gobierno de Caracas, como resultado de la necesidad de crudo venezolano tras el corte de las compras a Rusia. Exxon vuelve a tener permiso de Washington para operar y las petroleras francesas e italiana sigue igual camino.

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) ubica este año a Venezuela como uno de los países que más crecerá en la región con un estimado de 5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), aunque el Fondo Monetario Internacional apunta a un más modesto 1,5 por ciento, pero igual en suba.

Para el economista León, la mejora es producto de una cierta apertura económica obligada por las sanciones norteamericana y el aislamiento de Venezuela. "La presión y la pérdida del control del gobierno sobre la economía lo obligó a permitir una dolarización de facto de la economía y también llevó a procesos de apertura de precios y a ser menos hostil con el sector privado", sostuvo el directivo de Datanálisis.

"La economía sigue siendo pequeña, pero está en una mejor posición que hace un par de años". En paralelo, subieron las repatriaciones y bajaron los exilios económicos.

Calcular el número exacto de personas que regresan es casi imposible, debido a que el gobierno venezolano no publica estadísticas sobre migración. Lo que se sabe es por datos de organismos internacionales que siguen esos fenómenos a escala global. Según la ACNUR, Venezuela está en el segundo puesto mundial de migraciones en la actualidad, lo que no es poco en un mundo con casi 190 millones de migrantes.

Muchos venezolanos están regresando a su país, pero todavía hay muchos otros que se siguen yendo. Pero la mayoría de los que vuelven son los que está en países de la región, que regresan por la misma carretera por la que se fueron.

"La mejora es evidente. Se ve que la gente está invirtiendo en negocios, se ve más mantenimiento en las calles, el venezolano ahora se da gustos de vez en cuando", dijo una mujer joven que regresó con su hijo pequeño de Perú, pero dejó a su marido afuera, por si las expectativas no se confirman.

"Venezuela atravesó por tres grandes olas migratorias”, dijo el economista León. Primero salió la élite; luego salieron los profesionales que no veían un buen futuro profesional; y la más reciente fue también la más masiva. Fue generalmente una población más pobre y con menos formación y se fueron a países más cercanos, la mayoría por tierra", señala.

"Y los últimos que emigraron son también los primeros en regresar", concluye. La razón es relativamente simple: se puede volver por tierra y estás más cerca. Las diferencias salariales en los trabajos menos calificados ahora son menores y no justifican permanecer lejos de la familia. También hay indicios indirectos de que hubo regresos en los sectores medios y altos: el número de inscritos en algunos colegios privados de Caracas está en aumento.

"Hace un par de años las señoras de servicios en Venezuela ganaban entre 10 y 15 dólares mensuales y les era imposible sobrevivir con eso. Ahora pueden ganar entre 200 y 250 dólares mensuales", asegura.

"La diferencia entre lo que ganaban afuera y lo que pueden ganar en Venezuela ahora ya no es tanta. Y si a eso le sumas que en el propio país no tienen que lidiar con xenofobia y que normalmente no tendrían que pagar alquiler, porque tienen sus casas o se quedan en viviendas familiares, para muchos no tiene sentido quedarse afuera".

Pero como observa el economista León, la Venezuela actual no es un solo país sino varios. "Hay segmentos de la población cuyos ingresos se han dolarizado y para ellos la situación ha mejorado. Pero para otros, cuyos ingresos no son en dólares, están peor que antes, porque sus costos se dolarizaron", explica.

El maltrato a los extranjeros es otra de las razones que muchos venezolanos tuvieron para volver a su patria. A fines del año pasado, el campamento armado por cientos de migrantes en las playas del norte de Chile fue violentamente destruidos y quemados por pobladores que aducían un deterioro de su calidad de vida.

"Cuando llegamos, a pesar de que lo hicimos con pocos recursos, no había mucha xenofobia. La gente era muy cálida y abierta, pero en el último año que pasé en Perú noté mucho la diferencia", relató una mujer venezolana de regreso a su país. Las dificultades para resolver cuestiones sencillas como abrir una cuenta bancaria fueron menores en relación al bullying en la escuela a su hijo de sólo 3 años.

A mediados de mayo pasado, la Cancillería venezolana anunció que había repatriado a 264 venezolanos desde Perú con el programa gubernamental "Plan Vuelta a la Patria", puesto en marcha en 2018 para facilitar el retorno de migrantes.

Según el organismo, desde la creación de este programa en 2018 hasta la fecha, han retornado al país caribeño alrededor de 30.000 venezolanos provenientes de más de 20 naciones.

  Desde noviembre de 2021, en Argentina también se ve un cambio en el flujo migratorio, registró la BBC en base a datos del diario Clarín. Unos mil venezolanos abandonan cada mes el país de regreso al suyo.

Muchos de los que regresan han iniciado emprendimientos abriendo pequeños restaurantes, comprado automóviles para trabajar de taxistas, y otros simplemente han retomado las labores que solían hacer antes de partir al extranjero. Todos sueñan con que el país vuelva a ser "como antes" aunque saben que no ocurrirá de la noche a la mañana.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...