Cargando...
Maximiliano Cantera jugó de Bergessio

Fútbol > EL ANÁLISIS

Nacional: cambió el técnico, renovó el plantel, pero el estreno dejó más dudas que certezas

Nacional se renovó con la esperanza de mejorar lo hecho en el Apertura y obtener el tricampeonato, pero el inicio del Clausura no dio para ilusionarse

Tiempo de lectura: -'

11 de septiembre de 2021 a las 21:52

El debut de Nacional en el Clausura dejó más dudas que certezas. De entrada, resignó dos puntos que al cabo de la primera fecha pueden agregarle más preocupación y nerviosismo. El empate 1-1 con Cerro Largo en el estadio Raúl Goyenola fue un resultado justo, porque ninguno de los dos equipos demostró superioridad, pero mientras el conjunto arachán presentó un plantel similar al que terminó octavo en el Apertura, Nacional se renovó con la esperanza de obtener el tricampeonato. Y para eso, debe ganar el Clausura o la Tabla Anual, no tiene otra alternativa.

Los dirigentes tricolores le dieron la responsabilidad del plantel al técnico Martín Ligüera, después que Alejandro Cappuccio no consiguiera los objetivos deportivos en la primera parte de la temporada. Además, se pusieron en gastos para fortalecer el equipo: volvió el capitán Diego Polenta que tantas alegrías les dio en los últimos tiempos y llegaron Mario Risso -el zaguero que tan bien jugó en Plaza Colonia, campeón del Apertura-, Matías Zunino y Diego Rodríguez, futbolistas hechos, con la finalidad de dotar de experiencia y calidad al equipo.

El gol de Mario Risso

Pero nada de eso se vio en la primera presentación. Nacional cometió errores defensivos, no tuvo elaboración de juego en la mitad de la cancha, le fallaron los futbolistas que tenían que generar por las bandas, y Ligüera puso a Maximiliano Cantera en la posición de Gonzalo Bergessio, quien no jugó porque está suspendido. No metió de 9 a Guillermo May o al juvenil Thiago Vecino, a los que conoce por haberlos dirigido en Tercera división, sino que ensayó una variante por fuera del guion acostumbrado.

El técnico expresó después del partido que quedó conforme con la actuación de Cantera porque “batalló mucho en inferioridad”, lo cual es cierto. Cantera fue de los mejores jugadores de Nacional dentro de un panorama general de regular para abajo. Pero no tiene las condiciones para jugar de Bergessio, necesita más panorama, cancha hacia adelante y entonces abandona el área. De todas formas, tuvo dos ocasiones, ambas tapadas por el gigante ecuatoriano Alexander Domínguez en el primer tiempo: un golpe de cabeza y un remate corto.

A Brian Ocampo y Alfonso Trezza, quienes debían acompañarlo por los extremos, les faltó claridad. Ocampo se empecinó en intentar meterse para el medio y siempre se quedó sin la pelota. En el segundo tiempo entró por él el argentino Leandro Fernández. Después de unos primeros minutos enredados, con ganas de protestar faltas que no eran, se metió en el partido y participó de dos ataques con profundidad. En uno realizó un gran desborde por derecha y la jugada terminó en un remate de Diego Rodríguez que desvió Domínguez.

El festejo del gol de Risso

Es verdad que Nacional se quedó con 10 rápidamente y lo sintió. Después del gol convertido de cabeza por el debutante Risso, el zaguero cometió una falta que no solo le costó la tarjeta roja directa, sino que la respuesta fue un tiro libre notablemente ejecutado por Leandro Otormin para poner el empate. Todo sucedió en un puñado de minutos y tras un desajuste defensivo tricolor, que quedó e inferioridad numérica en un contragolpe rival.

No solo se desarmó la línea de cuatro, sino que también el mediocampo, porque Rafael García pasó a jugar de zaguero. Le costó reaccionar hasta el final del primer tiempo. Tampoco fue el mejor partido de Felipe Carballo y Ligüera dejó en el banco a Andrés D’Alessandro, uno de los pocos jugadores que tenía para intentar un cambio desde la mitad de la cancha.

Polenta mostró en el fondo su voz de mando, la viveza para dejarse caer cuando el rival lo atosiga y que el árbitro sancione a su favor, la presencia en las dos áreas, y ahí ganó Nacional, aunque físicamente aún le falta mejorar. Risso también es un futbolista de porte, que suele ganar en las alturas, pero Nacional ya no lo tendrá para el próximo partido. Nacional sufrió varias expulsiones en la primera parte de la temporada y es una de las debilidades que debe mejorar, pero ya empezó mal, con una roja antes de la media hora de juego.

Después de lo visto este sábado, la esperanza tricolor está puesta en la recuperación de Matías Zunino y en la vuelta de Bergessio, futbolistas que pueden colaborar en la mejoría futbolística. Le quedan 14 partidos a Ligüera para encontrar el rendimiento o por lo menos ganar, porque eso fue lo que el técnico dijo que iba a priorizar en esta etapa.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...